¿Partícula Dios o partícula de Dios?. Implicaciones filosóficas y teológicas. Leonardo Boff

¿Partícula Dios o partícula de Dios? 

Implicaciones filosóficas y teológicas

2013-02-04

Desde los años 60 del siglo pasado, los físicos teóricos se  planteaban esta pregunta: ¿cómo pudieron las partículas elementales sin  masa que surgieron con el big bang, ganar masa después de fracciones de  billonésimas de segundo? ¿Cuál fue la partícula o campo energético que  confirió masa a las partículas virtuales haciendo así irrumpir la  materia que compone todo el universo?

Sabemos, y lo hago de forma extremadamente pedestre, que la materia  (según Einstein energía altamente condensada) está compuesta por  partículas elementales: topquarks y leptones. Cuando estos se unen dan  origen a los protones y a los neutrones. Estos, a su vez, se unen y  forman el núcleo atómico. Leptones, de carga negativa, son atraídos por  el núcleo atómico, con carga positiva, y juntos forman los átomos. Todos los seres que existen se componen de átomos.

Por tanto, los topquarks y leptones son los ladrillitos básicos con los  cuales estamos construidos nosotros mismos y todo el universo. Junto con estas partículas elementales operan las cuatro fuerzas originarias que  ordenan todo el universo, cuya naturaleza la ciencia todavía no ha  conseguido descifrar. Ellas, la fuerza gravitatoria, la  electromagnética, la nuclear débil y fuerte, actúan conjuntamente y  responden de la expansión, ordenación y complejización de todo el  proceso cosmogénico.

Peter Higgs (1929-) un tranquilo investigador de física teórica de la  universidad de Edimburgo en Escocia, sugirió que debería existir una  partícula, un bosón o un campo energético, responsable de la masa de  todas las partículas. El físico Leon Lederman (Nobel de Física) la llamó  partícula de Dios. Otros la denominaron partícula Dios, por ser la creadora de toda la materia del universo.

¿Qué sería ese bosón de Higgs o campo de Higgs? Los físicos lo imaginan  como un fluido viscoso finísimo que llena todo el universo, a semejanza  del éter de Aristóteles y de la física clásica. Cuando las partículas  elementales sin masa, puramente virtuales, tocan ese bosón o  interaccionan con el campo Higgs sufren resistencia, son frenadas,  presionadas y consolidadas y de esta manera ganan masa y peso.

El 4 de julio de 2012 en el Gran Colisionador de Hadrones, entre Suiza y Francia, después de acelerar partículas que colisionan casi a la  velocidad de la luz, los científicos del Consejo Europeo de  Investigación Nuclear (CERN) identificaron una partícula que cumple las  características atribuidas al bosón de Higgs. Se supone que sea él u  otra partícula similar, pero que efectivamente confiere masa a las  partículas elementales.

Esta verificación confirma el modelo estándar del universo originado por el big bang; de ahí su importancia.

¿Pero cómo entra Dios en todo esto? Si dijésemos que esta partícula es  Dios, seguramente la teología no lo aceptaría, pues haría de Dios una  parte del universo. Dios es más. Es aquella Energía de Fondo, aquel  Abismo posibilitador y sustentador del universo, que antecede al big  bang. El estaría más allá del «muro de Planck», el límite infranqueable, anterior al tiempo cero, a partir del cual en 10 elevado a la potencia  -43 segundos después del big bang habría surgido la materia del  universo. Detrás de este muro se esconde aquella Energía poderosa y  amorosa que origina todo, inalcanzable para la física pero accesible  para la mística.

Si dijésemos que el bosón de Higgs es la partícula de Dios podemos aceptarlo teológicamente; sería el medio por el cual Dios  traería las partículas materiales a la existencia y así todo el  universo: un acto exclusivamente divino. Esa es la ontología originaria  de Dios. La partícula de Dios nos muestra cómo se crea todo lo  que nos es dado ver. Filosófica y teológicamente diría: ella nos revela  cómo Dios hizo surgir el mundo. Y ese acto no es un acto del pasado,  sino que se realiza en cada momento y en todas partes del universo y  también en nosotros que estamos a merced de esta partícula de Dios. En caso contrario, todo dejaría de ser, volvería a la nada. Como la creación es continua, aquí estamos.

El libro El Tao de la Liberación: explorando la ecología de la transformación, de M. Hathway y L. Boff, ha sido premiado en 2010 en Estados Unidos con la medalla de oro en Ciencia y Cosmología.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: