MOSAICO, 24-I-013

DSCN0639

La Piedad. El casahuate floreado. Foto de Silviano

Martínez Campos, 24-I-013

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 24 de Enero.-  NO ES POR presumir, pero si no lo digo, reviento. Como todo niño campesino, tuve el privilegio de ver, o percibir, o apreciar o contemplar, las cosas en grande, y en pequeño. En aquella edad en la cual ninguna opinión compromete, ni por supuesto  ahora su recuerdo, salvo el compromiso de dar testimonio de cómo pasa la vida, a través de uno, las caminatas  por los potreros permitían familiarizarse con las piedras del camino (en veces a tropezones), o con los ondulantes caminares de los gusanos, o con los amenazantes zumbidos de las abejas o las avispas, o los tábanos, o los chacuacos (y sus arquitectónicas viviendas) o con los jicotes negros y amarillos, de amenazante picadura y dulcísima miel. Pero también la amigable contemplación del asombroso firmamento, en noche oscura, en cielo estrellado.  Y aquellas bellísimas constelaciones cuyos  nombres no logré aprender, salvo El Arado (Orión) y Las Cabrillas (¿Las Pléyades?); pobre de mi, tal maravilla de cosas para mi estuvo vedada comprender a través de la matemática, de la cual olvidé hasta la regla de tres y los tan enigmáticos quebrados que creo cayeron en desuso en las preocupaciones de la enseñanza escolar. Pero sí llegue a la admiración, al gozoso entusiasmo (¿puede ser sinónimo de oración?), de lo que años después habría de captar con el intelecto (en aquella frasecita de: los cielos proclaman la gloria de Dios).  BUENO, PUES LOS saberes de ahora nos están revelando a través de la ciencia que habitamos un Universo maravilloso, el cuál es nuestro, del cual formamos parte, del cual no podemos (ni debemos pretender) escapar. Y tal vez eso nos ayude a admirar, cortejar, amar mucho más a nuestra mamá la Tierra, y desde ella a todo lo que nos rodea, que por lo visto y sabido, es bastante grande, enigmático, misterioso. ASÍ NOS TOCÓ, edad maravillosa, aun cuando trágica. Pero como dicen, lo contrario del mor no es el odio, sino el miedo. Y es todo un misterio siquiera captar que un adolescente pueda decir, en su despedida: no quiero vivir. O que un adolescente mate a sus padres y hermanitos. DESDE LO PEQUEÑO se recrean las cosas. La autoridad municipal parece entenderlo una vez que se propone rehabilitar y restaurar los sitios recreativos, parques, en las colonias, y los parques que ya son parte de la ciudad. Es el caso del parque Lázaro Cárdenas, conocido como de La Placa (referida a la placa conmemorativa de su  inauguración en tiempo del Presidente López Mateos), donde ahora se levanta, también un monumento al político piedadense don Humberto Romero Pérez. Poco más de cuatro millones de pesos se invierten, en áreas peatonales, cenadores (comedores), kiosco par trabajos creativos. BRASIL, QUE COMPARTE las inmensidades de lo que conocemos como Amazonia, aparte de su riqueza humana,cultural de  país latinoamericano,  es considerado algo así como el pulmón de la Tierra. Si se destruye su biodiversidad (y hay riesgos), nos lleva el cambio climático a todos. Hay conciencia entre muchos y parece que sus últimos gobernantes sintonizan con los tiempos nuevos. A ese gran país se va de embajadora de México, la política Beatriz Paredes, quien según entiendo ve con  particular preocupación el deterioro ambiental general y como política no es pasiva en torno a ello. EL MANIFIESTO POR la Vida, por una Etica para la Sustentabilidad, fue elaborado, con el auspicio de la ONU y gobiernos latinoamericanos, enfocado a la educación ambiental en ámbitos académicos y de enseñanza. En su parte introductoria indica que: “La crisis ambiental es una crisis de civilización. Es la crisis de un modelo económico, tecnológico y cultural que ha depredado a la naturaleza y ha negado a las culturas alternas. El modelo civilizatorio dominante degrada el ambiente, subvalora la diversidad cultural, y desconoce al Otro (al indígena, al pobre, a la mujer, al negro, al Sur), mientras privilegia un modo de producción y un estilo de vida insustentables, que se han vuelto hegemónicos en el proceso de la globalización. La crisis ambiental es la crisis de nuestro tiempo. No es una crisis ecológica, sino social. Es el resultado de una visión mecanicista del mundo, que, ignorando los límites biofísicos de la naturaleza y los estilos de vida de las diferentes culturas, está acelerando el calentamiento global del planeta. Este es un hecho antrópico y no natural. La crisis ambiental es una crisis moral de ins­tituciones políticas, de aparatos jurídicos de dominación, de relaciones sociales injustas, y de una racionalidad instrumental en conflicto con la trama de la vida”. Y precisa que “La idea de elaborar un Manifiesto para la Sustentabilidad surgió del Simposio sobre Ética y Desarrollo Sustentable, celebrado en Bogotá, Colombia, entre los días 2 y 4 de mayo de 2002, en el cual participaron: Carlos Galano (Argentina); Marianella Curi (Bolivia); Óscar Motomura, Carlos Walter Porto Gonçalves, Marina Silva (Brasil); Augusto Ángel, Felipe Ángel, José María Borrero, Julio Carrizosa, Hernán Cortés, Margarita Flórez, Alfonso Llano, Alicia Lozano, Juan Mayr, Klaus Schütze y Luis Carlos Valenzuela (Colombia); Eduardo Mora y Lorena San Román (Costa Rica); Ismael Clark (Cuba); Antonio Elizalde y Sara Larraín (Chile); María Fernanda Espinosa y Sebastián Haji Manchineri (Ecuador); Luis Alberto Franco (Guatemala); Luis Manuel Guerra, Beatriz Paredes y Gabriel Quadri (México); Guillermo Castro (Panamá); Eloisa Tréllez (Perú); Juan Carlos Ramírez (CEPAL); Lorena San Román y Mirian Vilela (Consejo de la Tierra); Fernando Calderón (PNUD); Ricardo Sánchez y Enrique Leff (PNUMA)… (www.silviano.wordpress.com).

¿Cuál es el sentido de los buenos deseos para 2013?. Leonardo Boff

Qual es el sentido de los buenos deseos para 2013?

27/01/2013

Ya estamos avanzados en el año nuevo y todavía nos expresamos buenos deseos de salud y prosperidad. ¿Qué sentido tienen tales votos en el contexto mundial y nacional en el que vivimos?

Ellos ganan sentido si ocurre lo que pide con urgencia la Carta de la Tierra, uno de los documentos más importantes y promotores de esperanza del comienzo del siglo XXI: «un cambio en la mente y en el corazón, un nuevo sentido de interdependencia global y de responsabilidad universal» (conclusión). Es decir, si tuviésemos el coraje de cambiar nuestra forma de vivir, si el modo de producción y de consumo tomase en cuenta los límites de la Tierra, en especial, la escasez de agua potable y los millones y millones de personas que pasan hambre.

No es imposible que pueda haber una quiebra sincronizada del sistema-Tierra y del sistema-vida. Los tsunamis y los huracanes son pequeñas anticipaciones. La biodiversidad podrá en gran parte desaparecer, como en las conocidas 15 grandes destrucciones sufridas antaño por la Tierra. Muchos humanos también perecerán y se salvarán apenas retazos de nuestra civilización.

Jared Diamond, conocido especialista en biología evolutiva y biogeografía de la Universidad de California, en su libro Colapso: por qué unas sociedades perduran y otras desaparecen (Debate 2006) mostró como ese colapso ocurrió en la Isla de Pascua, en la cultura maya y en Groenlandia del Norte. ¿No sería una miniatura de lo que podría ocurrir con la Tierra, una Isla de Pascua ampliada? ¿Quién nos garantiza que eso no será posible?

Hay flechas en nuestros caminos que apuntan en esa dirección. Y nosotros, divirtiéndonos, riendo despreocupadamente, jugando en las bolsas especulativas, como en la fábula de Kierkegaard: un teatro está en llamas, el payaso pide a gritos a los espectadores que vengan a apagarlo, pero nadie acude pues todos creen que es parte de la obra. El teatro se quema, consumiendo el auditorio, los espectadores y los alrededores. Noé fue el único que leyó las señales de los tiempos: construyó un arca salvadora, garantizándola para él, su familia y representantes de la biodiversidad.

Pero entre Noé y nosotros hay una diferencia: ahora no disponemos de un Arca que salve a algunos y deje perecer a los demás.  Esta vez o nos salvamos todos o perecemos todos. Con razón nos convoca en su parte final la Carta de la Tierra:

«Como nunca antes en la historia, el destino común nos convoca a buscar un nuevo comienzo». Obsérvese que no se habla de reformas,  mejoras, recortes, regulaciones, sino «de un nuevo comienzo». No es que tales iniciativas no tengan sentido, pero serán siempre más de lo mismo e intrasistémicas. No resuelven el problema-raíz: el sistema que debe ser cambiado, solo retrasan la solución. El sistema se encuentra corroído por dentro y se ha transformado en una amenaza para la vida y el futuro de la Tierra De él no podrá venir vida nueva que incluya a todos y salve nuestro ensayo civilizatorio. Esto supone reconocer que los valores y los principios, las instituciones y los organismos, los hábitos y los modos de producir y consumir ya no nos aseguran un futuro discernible. Un «nuevo comienzo» implica inventar una nueva Tierra y forjar un nuevo estilo de «bien vivir» y «bien convivir», produciendo lo suficiente y lo decente para todos, sin olvidar a la comunidad de vida y a nuestros hijos y nietos.

Los ejes articuladores ya no serán la economía, el mercado, el sistema bancario ni la globalización, sino la vida, la humanidad y la Tierra, considerada como Gaia, superorganismo vivo del cual nosotros somos su porción consciente e inteligente. Todos los demás subsistemas han de servir a este gran sistema uno y diverso en el cual todos serán interdependientes, construyendo juntos un destino común, también con la Madre Tierra.

La situación de la Tierra y de la humanidad es comparable a un avión en la pista de despegue. Comienza a correr. Todo piloto sabe que llega un momento crítico en el que el avión debe despegar, pues en caso contrario se estrellará al final de la pista. No son pocos, como Mijaíl Gorbachev, Martin Rees, James Lovelock, Eduard Wilson, y Albert Jacquard entre otros, los que nos advierten: hemos pasado el punto crítico y no levantamos vuelo. ¿Hacia dónde vamos?

Como la evolución no es continua sino que da saltos, nunca perdemos la esperanza, antes bien la cultivamos, de un salto cuántico que nos salve con una nueva mente y un nuevo corazón y, por eso, con un destino prometedor para 2013.

*Leonardo Boff es teólogo, filósofo y escritor.

MOSAICO, 17-I-013

DSCN0370

La Piedad. En la explanada, don Amadito y doña Petrita. (Foto SMC)

Martínez Campos, 17/I/013

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 17 de Enero.-  NOS HAN TOCADO TIEMPOS tan moviditos, por cualquier lado que seles mire, que de plano ya nos  sentimos todos trambuluqueados. Sobrarían los ejemplos, pero me atrevo a mencionar dos muy importantes, el de las cabañuelas y el de la cuesta de enero. Ahora las cabañuelas parece son permanentes, porque ya avanzado el primer mes, los nublados se repiten y las natas de nieblas (espero que no sea neblumo) se extienden. Y también la cuesta de enero, ésta más metafórica puesto que ha significado siempre las angustias entre paterfamilias porque el dinero alcance, una vez de los gastos protocolarios, obligados por las costumbres decembrinas de echar la casa por la ventana. Pero si las cabañuelas nos dejan la incertidumbre de los cambios climáticos, la cuesta de enero  nos deja la seguridad de que se prolongará hasta diciembre y, en un descuido, se volverá permanente por siglos y siglos. DICE LA PRESIDENCIA municipal que los 536 empleados municipales se verán beneficiados con un incremento salarial negociado del 4.5 por ciento. No sé si pueda haber consenso negociado de que ese aumento sea significativo conforme a sus tabuladores, que no han de ser tan abultados como los de funcionarios de niveles superiores, o regidores. “Así mismo, dentro de los acuerdos alcanzados con el gremio sindical se negoció la adquisición de un vehículo para uso del departamento de Parques y Jardines que forma parte de la Dirección de Servicios Públicos…, Ambas partes, reconocieron la disposición para alcanzar acuerdos en las negociaciones sin que ello afectara los servicios que se prestan a los piedadenses por parte de los empleados municipales. Así mismo, ratificaron su compromiso por hacer de La Piedad, el mejor municipio de Michoacán”, señaló también la dependencia. LA VENTAJA DE la medicina institucionalizada, es que su cobertura se extiende cada vez más a “quienes más lo necesitan”, como se dice ahora, aun cuando a veces los médicos, paramédicos y personal (no se diga los “pacientes”, que muchas veces deben ser pacientes) deveras la sufran cuando los medicamentos no llegan, o llegan retrasados. Las enfermedades no las inventamos nosotros, aun cuando dicen que hay enfermedades de la pobreza (falta de alimentación adecuada o de condiciones ambientales y sanitarias adecuadcas), o de la riqueza (en este caso por tragones),pero si llegan, pues a curarlas y para eso está la profesión médica tan noble y la noble profesión de paramédicos, socorristas y trabajadores del ramo. DEL 21 AL 23 de febrero se efectuarán aquí en La Piedad, las jornadas quirúrgicas de labio leporino y paladar hendido. Desde hace 28 años, viene cada año un equipo de médicos estadounidenses de “INTERFACE de San Diego,  California, en coordinación con la Fundación Filantropica La Piedad, AC.y la CRUZ ROJA Mexicana, delegación La Piedad, lugar donde se ofrecerá la atención a los niños que reciban las intervenciones”, anunció el gobierno municipal. Y agregó que La recepción de candidatos a las operaciones y la entrega de fichas, se llevará a cabo el 21 de febrero, en las instalaciones de la Cruz Roja Mexicana, ubicada en la calle Pedro Moreno número 95, Fraccionamiento Peña. Las cirugías se efectuarán los días 22 y 23 de febrero. “Cabe señalar, que las operaciones se efectuarán para todas aquellas personas de la región del Bajío, sin importar el estado o municipio, que tengan este padecimiento y se prestará servicio de albergue y alimentos para los familiares  que acompañan a los enfermos y sus servicios serán gratuitos”. Y para mayor información se puede acudir directamente a las instalaciones del DIF La Piedad, ubicadas en Enrique Ramírez No.75 Fraccionamiento Jardines del Carmen. O bien, en los teléfonos (352) 522-01-22 y/ó  526-59-67”, dijo también la presidencia municipal. DESPUÉS DE LO que voy a decir (escribir), el padre Ricardo González, de Zamora, me va a decir que qué me tomo. Lo voy a decir de manera popular: resulta que durante su homilía, en la fiesta patronal de Ziquítaro, el ombligo del mundo dicho sea de paso, se voló la barda al ir al mero fondo del asunto y decir que si nos aceptamos, todos, hijos de Dios, aceptaremos nuestra dignidad y respetaremos a los demás que por ser ellos también hijos de Dios, merecen respeto. Bien dicho en nuestro pueblito, que a lo largo de los tiempos a veces ha recibido motes de pelionero, en una fama que, la mera verdad, a veces parece abultada, porque no somos ni más ni menos pelioneros que los demás, je je. Y nos invitó a prestar especial atención a los ancianos y enfermos (o al revés voltiado, que es lo mismo). EN MI CASO, viendo las cosas a estas alturas de los 78 entraos a los 79, llego a la conclusión de que para mi es una bendición haber llegado a viejo. Y eso a pesar de los múltiples tropezones en la vida y de que a veces se me olvidan los nombres de personas que no veo en medio siglo…o menos porque dicen que no es que se vaya el tren, pero a veces como que empieza a irse el avión, je je. En cuanto a mi oficio, reconociendo mis límites, en mi región he recibido tanto en Penjamillo como en La Piedad, reconocimientos de las autoridades por mi trayectoria. Y agradezco infinito a GUIA, donde llevo en colaborar unos veinte años, esa felicitación y esa expresión de “ nuestro eficiente columnista y corresponsal en La Piedad”. Gracias mil, pero no crean, también reconozco mis límites, porque como digo, no es lo mismo 20 que 78 entraos a 79. (www.ziquitaromipueblito.wordpress.com).

San Jorge y el Dragón: dos dimensiones del ser humano. Leonardo Boff

San Jorge y el Dragón:

dos dimensiones del ser humano

2013-01-25

Toda religión, también el cristianismo, tiene muchas valencias. Además de centralizarse en Dios, elabora narraciones sobre el drama paradójico del ser humano, generando sentido, una interpretación de la realidad, de la historia y del mundo.

Ejemplar es la leyenda de san Jorge y el combate feroz con el dragón narrada en el artículo anterior. En primer lugar, el dragón es dragón, por lo tanto una serpiente. Pero alada, con una enorme boca que emite fuego y humo y un olor mortífero.

En Occidente representa el mal y el mundo amenazador de las sombras. En Oriente es un símbolo positivo, símbolo nacional de China, señor de las aguas y de la fertilidad (long). Entre los aztecas la serpiente alada (Quezalcoatl) era un símbolo positivo de su cultura. Para nosotros occidentales el dragón es siempre terrible y representa la amenaza a la vida o las duras dificultades de la supervivencia. Los pobres dicen: “tengo que matar un dragón cada día, tal es la lucha por la supervivencia”.

Pero el dragón, como lo mostró la tradición psicoanalítica de C. G. Jung con Erich Neumann, James Hillmann, Etienne Perrot y otros, representa uno de los arquetipos (elementos estructurales del inconsciente colectivo o imágenes primordiales que estructuran la psique) más ancestrales y transculturales de la humanidad.

Y junto con el dragón viene siempre el caballero heroico que se enfrenta a él en lucha feroz. ¿Qué significan estas dos figuras? De la mano de categorías de C. G. Jung y sus discípulos, especialmente de Erich Neumann que estudió específicamente este arquetipo (A história da origem da consciência, Cultrix 1990), y de la psicoterapia existencial-humanística de Kirk J. Schneider (O eu paradoxal, Vozes 1993) procuremos entender lo que está en juego en ese enfrentamiento. Él enseña y nos desafía.

El camino de la evolución lleva a la humanidad del inconsciente al consciente, de la fusión cósmica con el Todo (Uroboros) a la emergencia de la autonomía del ego. Este paso, totalmente realizado, es dramático; por eso, el ego debe retomarlo continuamente si quiere gozar de libertad y de autonomía.

Es importante reconocer que el dragón aterrador y el caballero heroico son dos dimensiones importantes del mismo ser humano. En nosotros el dragón es nuestro universo ancestral, oscuro, nuestras sombras, de donde surgimos hacia la luz de la razón y de la independencia del ego. No sin razón en algunas iconografías, especialmente en una de Cataluña (es su patrono) el dragón aparece envolviendo todo el cuerpo del caballero. En un grabado de Rogério Fernandes (com.br) el dragón aparece envolviendo el cuerpo de san Jorge, que lo sujeta con el brazo, y tiene su rostro, nada amenazador, a la altura del de san Jorge. Es un dragón humanizado formando una unidad con san Jorge. En otras imágenes (en Google hay 25 páginas de san Jorge con el dragón) el dragón aparece como un animal domesticado al cual san Jorge, de pie, conduce sereno, no con la lanza sino con un bastón.

La actividad del héroe, en este caso san Jorge, en su lucha con el dragón, muestra la fuerza del ego, valeroso, iluminado, que se afirma y conquista autonomía, pero siempre en tensión con la dimensión oscura del dragón. Conviven, pero el dragón no consigue dominar al ego.

Dice Neumann: «La actividad de la conciencia es heroica cuando el ego asume y realiza por sí mismo la lucha arquetípica con el dragón del inconsciente, llevándola a una síntesis satisfactoria» (Op. cit. p. 244). La persona que hace esta travesía no reniega del dragón, pero lo mantiene domesticado e integrado como su lado de sombra. Por esta razón, en la mayoría de los relatos, san Jorge no mata al dragón, solamente lo domestica y lo reinserta en su lugar, dejando de ser amenazador. Ahí surge la síntesis feliz de los opuestos; el yo paradójico encuentra su equilibrio pues alcanza la armonización del ego con el dragón, del consciente con el inconsciente, de la luz con la sombra, de la razón con la pasión, de lo racional con lo simbólico, de la ciencia con el arte y con la religión (Cf. Schneider, p. 138).

El enfrentarse a las oposiciones y la búsqueda del equilibrio constituye la característica de personalidades maduras, que integraron las dimensiones de sombra y de luz. Así lo vemos en Buda, Francisco de Asís, Jesús, en Gandhi y en Luther King.

Los cariocas tienen gran veneración por san Jorge, más que por san Sebastián, patrono oficial de la ciudad. Éste es un guerrero, acribillado por las flechas, por lo tanto, “derrotado”. El pueblo siente necesidad de un santo guerrero valiente que vence las adversidades. Y san Jorge representa el santo ideal.

Tal vez los que veneran a san Jorge ante el dragón no saben nada de esto. No importa. Su inconsciente lo sabe y activa y realiza en ellos su obra: el deseo de luchar, de afirmarse como egos autónomos que se enfrentan e integran las dificultades (los dragones) dentro de un proyecto positivo de vida (san Jorge héroe victorioso). Y salen fortalecidos para la lucha de la vida.

ZIQUITARO. SU FIESTA PATRONAL 2013. III

(Texto y fotos de Silviano Martínez Campos)

MartÍnez Campos, 16/I/013

GUIA

Silviano Martínez Campos

ZIQUÍTARO, municipio de Penjamillo.-  La comunidad de Ziquítaro reiteró una vez más su devoción a la Virgen de Guadalupe, durante la fiesta patronal que culminó el día 12 con una misa concelebrada en la que el oficiante, padre Ricardo González, de Zamora, expuso el fondo del mensaje guadalupano: la dignidad de cada ser humano, hijo de Dios y la invitación por ello a valorarse y con una fe más madura, hacer comunidades más pacíficas y más justas.

Durante una semana La Guadalupana recorrió los diversos barrios, donde fue velada su imagen, en medio del festivo entonar de cánticos y el tronido de cohetes que, según testimonios, parecían sana competencia para ver quién expresaba mejor sus alegrías, manifestadas también con diversas bandas de música que alegraron los aires ziquitarenses.

Pero el doce, la fiesta central, el ambiente externo al templo se alegró durante la mañana con una banda del pueblo de músicos, Ichán, la que hizo bailar por la noche en la cancha deportiva anexa a la plaza, a cientos de lugareños y visitantes; mientras iluminaba el lado oriente de la plaza, el casillo vistoso a cargo de artesanos de Jacona.

La celebración, 87

La celebración, 87

SERENATA FAMILIAR

Por la noche,  una serenata festiva y familiar, en torno al bello jardín, por cuyos corredores paseaban jóvenes, muchachos y muchachas con lo mejor de sus galas, los de aquí, y los de allá, del otro lado, los familiares que  se congregan para convivir con los suyos de aquí.

Pero una serenata peculiar, por cuanto “daban la  vuelta”, desde luego sin ramos como antes ni confetis, ni serpentinas, pero sí carriolas en abundancia los jóvenes esposos con sus pequeños, mientras otros en sus mismos brazos, lo que daba la impresión de ser una serenata familiar donde los adultos, mayores o no tanto, observaban atentos desde las bancas a la juventud festiva.

LA FUENTE DE LA ALEGRÍA

El presbítero Ricardo González, doctor en teología y maestro en el seminario mayor de Zamora, se fue a fondo con su mensaje, en torno al significado de la fiesta guadalupana, al subrayar la fuente de la verdadera alegría y de la verdadera confianza en estos tiempos difíciles que vivimos. Ni el tener, ni el poder ni el saber dan seguridades, sino la confianza motivada por el hecho de sentirse hijos de Dios, condición que es de todo ser humano, y por lo tanto asumir su verdadera dignidad y respetar la de los demás.

Recordó que en 1531, año de las apariciones, los indígenas sentían gran tristeza, sus ciudades y templos habían sido destruidos y el mismo Juan Diego a sí mismo se consideraba disminuido, pero al aparecérsele una mujer vestida de sol, va tomando conciencia de su dignidad de hijo de Dios.

La celebración, 107

La celebración, 107

LA CLAVE, RECONOCERSE HIJOS DE DIOS

Luego, en otra parte de su homilía, el padre Ricardo González habría de afirmar ante una feligresía atenta que llenaba el templo: “Muchas de las dificultades que encontramos hoy en  nosotros, en las personas con las que convivimos, es porque no nos hemos reconocido verdaderamente como hijos amados de Dios. Y andamos buscando nuestra dignidad y nuestra valía en los bienes, en el poder sobre otros, en lo que sabes. María de Guadalupe nos enseña en ese encuentro con Juan Diego, que valemos no  por ninguna de esas cosas, que valemos  porque Dios nos ama y nos trajo a la vida y nos acompaña todos los días. Allí está nuestro valor y eso nadie nos lo  puede arrebatar”.

“Cada uno de los seres humanos somos hijos de Dios. Por lo tanto, somos hermanos unos de los otros y merecemos respeto, no por el color de la piel. No por el dinero ni la casa que tenga, no por lo que sabe o por los vínculos y poderíos que tenga con otras personas. No, el otro me merece respeto y dignidad, porque es hijo de Dios, igual que yo”, dijo también el presbítero.

Y además expresó el maestro de los seminaristas zamoranos: “Por todos lados oímos quejas de violencia e inseguridad. Que esta comunidad sea reconocida porque sabe respetar la dignidad de las personas. Porque las familias educan a sus hijos para que cada  persona sea valiosa, la vida de cada persona valga …Cuando escuchamos a María diciendo: yo soy portadora de un mensaje de paz del Dios por quien se vive, que eso inspire nuestra manera de vivir”.

“ Que seamos amantes, defensores, promotores de la vida. Y de la vida en todas sus manifestaciones. Vivir no es solamente respirar. Vivir según Dios, es estar en paz con los demás. Para qué queremos vida física si estamos llenos de temor; para qué queremos vida si estamos entre el miedo y la inseguridad. Necesitamos recuperar como creyentes, como devotos de María de Guadalupe, el amor por la vida, y la vida que Dios quiere, es la vida de hijos y de hermanos”, expresó.

La celebración, 85

La celebración, 85

En referencia al tío Bernardino que se menciona en el relato guadalupano, simboliza para nosotros el valor tan grande que tiene a los ojos de Dios los ancianos y los enfermos, dijo el sacerdote, y agregó que ser devotos de María de Guadalupe, es preocuparnos por los hermanos ancianos y enfermos. Nuestra devoción a María de Guadalupe tiene qué manifestarse en eso, en asistirlos, en acompañarlos, en visitarlos.

La cultura de hoy nos dice que vales cuanto produces, que los ancianos ya no valen,  porque no producen, y los vamos relegando, los vamos olvidando. Que esta comunidad sea reconocida por el gran respeto y la preocupación por las personas grandes y enfermas. Así los reconocemos como hijos amados de Dios y nos hacemos comprometidos con ellos para valorarlos, para reconocerlos, dijo también.

El párroco de Ziquítaro, Manuel Vázquez, estuvo acompañado en la celebración también por su hermano Juan Vázquez, quien es párroco en una población de los Estados Unidos: y por el  párroco de Churintzio, Martín García.

Agradeció el padre Manuel la colaboración de los feligreses para el buen funcionamiento de las cosas durante la fiesta, y mencionó a las familias de Arturo Esqueda Rodríguez y a la familia Aguiñiga Salgado. Un informe completo de gastos se dará después, dijo, aunque precisó que ingresos y egresos estuvieron más o menos empatados.

Los festejos,  culminaron el día 13 con un jaripeo y un baile fuera del programa parroquial. Muchos de los visitantes migrantes, empezaron a regresar a sus lugares de residencia en los Estados Unidos.

La celebración, 91

La celebración, 91

+++++

(Enseguida la homilía del padre Ricardo González, en transcripción mía (smc). Creo que es fiel a lo que expresó el presbítero,  salvo una que otra palabra en que me falló la audición, o sea mi grabación y lo señalo con un paréntesis)

…..  ( era) “1531, cuando aquel hombre sencillo llamado Juan Diego caminaba para una instrucción cristiana . Había mucha tristeza en los corazones de estas gentes.  Sus ciudades habían sido destruidas, sus templos. Es cierto que habían llegado unos hombres del mar con armas y también les habían propuesto a un Dios llamado Jesucristo, salvador todos los hombres. Sin embargo,esta fe y este anuncio, aunque incluso ya había sido (  ) con el sacramento del bautismo, no había calado en los corazones de estgas peronas. Se sentían humillados, desposeídos, tristes. A estge hombre se aparece u na mujer vestida de sol… ( )Y en este encuentro sucede una transformación profunda: Juan Diego, que el mismos e dice yo soy solamente un ala ( ), yo soy un gusano, no valgo. A través del diálogo con auqella señora, portadora de un mensaje de Esperanza: yo soy la madre de Dios por quien se vive y quiero escuchar sus sufrimientos y quiero llevárselos al  Dios de la vida. Juan Diego va transformándose y tomando conciencia de su dignidad. El se resiste, él se siente indigno y le dice manda a uno que sí tenga crédito a este mensaje al arzobispo de la ciudad de México.

La celebración, 92

La celebración, 92

Pero ella insiste: quiero que seas tu, y en esos varios encuentros con él, Juan Diego termina siendo consciente de su dignidad de hijo de Dios, incluso evangelizador, anunciador de buenas noticias parfa sus hermanos. Por eso el encuentro guadalupano es tan parecido a los encuentros evangélicos: Jesús se encuentra con Zaqueo, se encuentra con la pecadora, se encuentra con un enfermo, y en esos encuentros hay un paso: el corazón  se siente tomado en cuenta, se siente amado incondicionalmente y reconocido como él. Y la vida cambia.

Muchas de las dificultades que encontramos hoy en  nosotros, en las personas con las que convivimos, es porque no nos hemos reconocido verdaderamente como hijos amados de Dios. Y andamos buscando nuestra dignidad y nuestra valía en los bienes, en el poder sobre otros, en lo que sabes. María de Guadalupe nos enseña en ese encuentro con Juan Diego, que valemos no  por ninguna de esas cosas, que valemos  porque Dios nos ama y nos trajo a la vida y nos acompaña todos los días. Allí está nuestro valor y eso nadie nos lo  puede arrebatar.

La celebración, 82. San Expedito, la imagen más antigua, tal vez, en el templo.

La celebración, 82. San Expedito, la imagen más antigua, tal vez, en el templo.

       El encuentro de María de Guadalupe se hace entonces una buena noticia, como escuchábamos hoy en el relato del Evangelio, cuando ella visita a su prima santa Isabel y le dice: bienaventurada tu que has creído. María nos recuerda siempre que seremos dichosos y felices y podemos cantar como ella: “mi alma glorifica al Señor y se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador”, porque tenemos fe, p orque a través de la fe nos sabemos hijos suyos,  y amados incondicionalmente. Y de allí tiene qué surgir el modo como nos percibimos y el modo como percibimos a los demás.

         Cada uno de los seres humanos somos hijos de Dios. Por lo tanto, somos hermanos unos de los otros y merecemos respeto, no por el color de la piel. No p or el dineroni la casa que tenga, no por lo que sabe o por los vínculos y poderíos que tenga con otras personas. No, el otro me merece respeto y dignidad, p orque es hijo de Dios, igual que yo.

La celebración, 84

La celebración, 84

         Juan Diego, entonces escucha esta voz de María de Guadalupe, lleva el mensaje, lo sabemos bien, a través de…no le creen, le piden una señal y al final  llevando las rosas en su ayate, se muestra la imagen de María de Guadalupe tal como se conserva en la Basílica. Y esa imagen, es signo permanente de su preocupación por  nosotros. Como una madre, escucha nuestras súplicas, como una madre, entiende nuestros sufrimientos y los lleva a Dios.

    Creer en María de Guadalupe, ser devotos suyos, tener la ocupación ( ) en una comunidad, primero nos lleva a la gratitud porque nos sabemos acompañados, porque nunca nos sentimos solos; pero también nos lleva, como decía la oración colecta, a buscar caminos para que esta comunidad viva en la justicia y en la paz.

          Por todos lados oímos quejas de violencia e inseguridad. Que esta comunidad sea reconocida porque sabe respetar la dignidad de las personas. Porque las familias educan a sus hijos para que cada  persona sea valiosa, la vida de cada persona valga …Cuando escuchamos a María diciendo: yo soy portadora de un mensaje de paz del Dios por quien se vive, que eso inspire nuestra manera de vivir. Que seamos amantes, defensores, promotores de la vida. Y de la vida en todas sus manifestaciones. Vivir no es solamente respirar. Vivir según Dios, es estar en paz con los demás.   Para qué queremos vida física si estamos llenos de temor; para qué queremos vida si estamos entre el miedo y la inseguridad. Necesitamos recuperar como creyentes, como devotos de María de Guadalupe, el amor por la vida, y la vida que Dios quiere, es la vida de hijos y de hermanos.

La celebración, 86

La celebración, 86

       En el relato de la Vírgen de Guadalupe se habla de un tío Bernardino. Ese es hombre anciano y enfermo que le preocupa mucho a María. Ella le dice no te preocupes, él está  bien. Y realmente, en ese momento, él, (el tío Bernardino) estaba bien.

         Simboliza para nosotros el valor tan grande que tiene a los ojos de Dios los ancianos y los enfermos.Ser devotos de María de Gudalupe, es preocuparnos por los hermanos ancianos y enfermos. Nuestra devoción a María de Guadalupe tiene qué manifestarse en eso, en asistirlos, en acompañarlos, en visitarlos.

       La cultura de hoy nos dice que vales cuanto produces, que los ancianos ya no valen,  porque no producen, y los vamos relegando, los vamos olvidando. Que esta comunidad sea reconocida por el gran respeto y la preocupación por las personas grandes y enfermas. Así los reconocemos como hijos amados de Dios y nos hacemos comprometidos con ellos para valorarlos, para reconocerlos.<

       Nos dice san Pablo  (segunda lectura) que Jesús vino precisamente a devolvernos la dignidad de hijos de Dios que se había perdido por el pecado. Ser hijos quiere decir confiar en Dios, hacer su voluntad. María lo demostró desde el principio y toda su vida es eso, es aceptación, es confianza, aunque a veces las cosas no se vean claras, aunque el entorno parezca contradecir esta continua presencia de Dios en la vida, tenemos qué confiar en que El sí está, en que El sí escucha.

       Queremos pedir en esta Eucaristía, por las familias de esta comunidad. Las que están aquí, y las que  por distintas razones tienen qué dejar esta comunidad para irse a buscar un trabajo, o estudios. Pero que se sientan vinculadas siempre a su comunidad, que se sientan orgullosas de pertenecer a este pueblo, bajo el patronato de María de Guadalupe. Vamos a pedir especialmente por los jóvenes que vean siempre con mucho de su pertenencia a este pueblo y que como María se sientan bienaventurados porque creen. Muchos jóvenes se alejan de la fe, a veces  por  mal testimonio de los que somos más adultos, a veces porque no hemos sabido contagiarles ( )que la fe no es una serie de obligaciones, de cargas y de renuncias sino es primero, una buena noticia y que la verdadera alegría sólo puede venir de la fe.

La celebración, 94

La celebración, 94

           Que la alegría de este mundo que ofrece, el que se droga, el que está borracho, el que se siente muy alegre, esa alegría se desvanece muy rápido. La verdadero alegría sólo viene de la fe, de la certeza profunda del corazón de que Dios está aquí. Y gánense a los (estudiantes?) y a los niños y a los jóvenes de esta comunidad que vale la pena creer. … ( )El Papa nos ha invitado en este año a dar gracias por el don de la fe, a valorarla, a profundizarla, a transmitirla con más entusiasmo. Solamente, creo yo, una comunidad con una fe  más madura, más auténtica, podrá traernos comunidades más pacíficas y más justas”.

La celebración, 93

La celebración, 93

La celebración, 88

La celebración, 88

La celebración, 97

La celebración, 97

La celebración, 99

La celebración, 99

<

La celebración, 103

La celebración, 103

La celebración, 104

La celebración, 104

La celebración, 105

La celebración, 105

La celebración, 108

La celebración, 108

La celebración, 109

La celebración, 109

La celebración, 106

La celebración, 106

La celebración, 105

La celebración, 105

La celebración, 88

La celebración, 88

<

La celebración, 95

La celebración, 95

“Salve Jorge”: ¿de Palestina o de Capadocia?- Leonardo Boff

Em português, conferir 


“Salve Jorge”: ¿de Palestina o de Capadocia?

2013-01-18

En Brasil y en otras partes del mundo hay millones de personas que  ven novelas en la televisión. Una, actualmente, “Salve Jorge”, se  desarrolla en Capadocia, Turquía, donde habría vivido san Jorge.

Entre los estudiosos existe un debate ya antiguo sobre el lugar de su  nacimiento. Ha sido ampliamente discutido por Malga di Paulo,  investigadora de la vida del santo, que fue quien proporcionó los datos  para la actual novela. Próximamente va a ser publicado un libro suyo.  Para Malga, que conoce a fondo la Capadocia, todos los indicios llevan a aquel lugar como la patria natal de este famoso mártir. Otros lo sitúan en Lod, Palestina, hoy Israel, donde se construyó un santuario en su  honor.

Es muy poco lo que podemos decir de forma segura sobre el tema. La  escuela de historiadores críticos de la vida de los santos y de los  mártires, surgida a partir del siglo XVII, los Bolandistas, y su obra el  Acta Sanctorum deja abierta la cuestión. Otro grupo, creado en  torno a A. Buttler, basándose en los Bolandistas, y accesible en  portugués a través de los 12 volúmenes de La Vida de los Santos (Vozes 1984) asevera: «Hay toda una serie de motivos para creer que san  Jorge fue un mártir real y verdadero que sufrió la muerte en Lida  (Palestina) probablemente en la época anterior a Constantino (306-337).  Fuera de esto, parece que nada más se puede afirmar con seguridad» (vol. IV, p. 188).

Me inclino por afirmar que Palestina y no Capadocia es su lugar de  nacimiento. La razón se apoya en el hecho de que habría habido una  confusión de nombres. En efecto, había en Capadocia un obispo llamado  Jorge de Capadocia, hecho históricamente bien confirmado. Entró en la  historia de la teología por las polémicas acerca de la naturaleza de  Cristo: ¿sería sólo semejante a la de Dios (arrianos) o sería la misma  (anti-arrianos)? Tal discusión dividió a la Iglesia. El emperador  Constancio II (uno de sus títulos era el de Papa) quería asegurar la  unidad del imperio mediante una confesión única, en este caso, la  arriana. Ocupó militarmente Alejandría, foco de la resistencia  anti-arriana, e impuso a Jorge de Capadocia como obispo arriano  (357-361), asesinado más tarde.

Mi hipótesis es que los primeros compiladores de la vida de san Jorge,  ya en el siglo V y después en el siglo XII, confundieron a san Jorge con ese conocido Jorge de Capadocia y así lo hicieron nacer allí. Una  hipótesis.

Dejando a un lado la discusión, es importante recordar su figura más  conocida: un guerrero montado sobre un caballo blanco, vestido con  coraza, con una cruz roja sobre fondo blanco, enfrentándose con su lanza puntiaguda a un terrible dragón.

Como su padre era militar siguió esa carrera. Fue tan brillante que el  emperador Diocleciano lo incorporó a su guardia personal con el alto  cargo de Tribuno. Cuando este imperador obligó, bajo pena de  muerte, a todos los cristianos a renunciar a la fe cristiana y adorar a  los dioses romanos, Jorge se negó y salió en defensa de sus hermanos en  la fe. Preso y torturado, dice la leyenda que salió milagrosamente ileso de la caldera de plomo y de varios envenenamientos. Pero acabó siendo  decapitado.

Al principio, en Occidente era venerado como un simple mártir, con su  típica palma. Con el tiempo, y especialmente debido a las cruzadas, pasó a ser representado como guerrero, con sus instrumentos propios, y  asociado especialmente al enfrentamiento con el dragón, símbolo del mal y del demonio.

La leyenda más conocida en Occidente es la siguiente:

En cierta ocasión, Jorge, como militar, pasó por Libia en el norte de  África. En la pequeña ciudad de Silca el pueblo vivía aterrorizado. En  un lago vecino reinaba un terrible dragón. Su soplo era tan mortífero  que nadie podía aproximarse a él para matarlo. Cobraba dos carneros al  día. Terminados estos, exigía víctimas humanas, escogidas por sorteo. Un día la suerte cayó sobre la hija del rey. Vestida de novia fue al  encuentro de la muerte. Y he aquí que entonces aparece san Jorge con su  caballo blanco y con su larga lanza. Hiere al dragón y lo domina. Le  amarra la boca con el cinto de la princesa y ésta lo conduce manso como  un cordero hasta el centro de la ciudad. Y todos, agradecidos, se  convirtieron a la fe cristiana.

Es patrono de Inglaterra desde 1222 pero oficialmente sólo desde 1347 con Eduardo III, y se celebra con fiesta solemne (the St. George’s Day), y también lo es de Rusia, de Portugal, de Bulgaria, de Grecia, de Cataluña y de muchísimas ciudades.

Cuando el Vaticano en 1969 hizo una revisión de la lista de los santos y retiró de ella al popular San Jorge, por motivos no totalmente claros,  se organizó una gran polémica. Hubo un clamor general, especialmente por parte de Inglaterra, de Cataluña y también del equipo de futbol  Corinthians. El cardenal don Paulo Evaristo Arns, corinthiano fervoroso, intercedió ante el Papa Pablo VI en 1969 para que mantuviese la  veneración a san Jorge, al menos como celebración optativa. A lo que el  Papa respondió: “No podemos perjudicar a Inglaterra ni a la nación  corinthiana; sigan con la devoción”. En el año 2000 Juan Pablo II, con  sentido pastoral, restableció la fiesta. San Jorge está presente en las  tradiciones afro: Ogum para la Umbanda y Oxossi para el candomblé-nagô.  En Río de Janeiro el 23 de abril, que es su fiesta, es día feriado  municipal, pues es el patrono oficioso de la ciudad.

En el próximo artículo intentaremos descifrar el arquetipo de base que  subyace al guerrero san Jorge y al dragón. Hasta entonces, hacemos  nuestra la oración popular:

«Andaré vestido y armado con las armas de san Jorge para que mis  enemigos, teniendo pies no me alcancen, teniendo manos no me peguen y  teniendo ojos no me vean… que mis enemigos queden humildes y sumisos a  Vos. Amén».

Silviano en El Taller