ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. MÉXICO, UNA APARCERÍA

LUN 29-10-12

FRANCISCO GÓMEZ MAZA

ANÁLISIS A FONDO: MÉXICO, UNA APARCERÍA

·       Muy empobrecedor pago por hora

·       La pesadilla para los trabajadores

El pago por hora, los contratos parciales, que cuando el Congreso de la Unión apruebe las reformas a la Ley Federal del Trabajo se impondrán en México, acelerarán el empobrecimiento y ahondarán la ansiedad y la angustia en el pecho de los trabajadores. El espejo es la propia economía de los Estados Unidos de Norteamérica, donde millones de personas medio viven porque el salario no les alcanza más que para su maltrecha supervivencia.

Un contrato parcial; un pago de salario parcial, iguales a una vida parcial, castigada por la forzada austeridad de recursos insuficientes para vivir, para pagar el alquiler de la casa, el departamento o el cuchitril donde se duerme y se ama; para pagar la luz, el teléfono, el agua, el médico, sin siquiera imaginar que los fines de semana están dedicados al descanso y al esparcimiento.

Un reporte del periódico neoyorquino, The New York Times, fechado el 27 de octubre, revela las condiciones infrahumanas en que subsisten millones de trabajadores que son contratados por las empresas a tiempos parciales y con pago por horas. Y el sistema es alentado por los avances tecnológicos que desplazan la mano de obra por los bots que hacen el trabajo sin ganar un solo céntimo.

Y si esta maldición la padecen los ciudadanos de la economía más poderosa del globo terráqueo, imagine lo que pasará con los trabajadores en un país tercermundista como México, el patio trasero de los Estados Unidos.

En los United States, si bien siempre ha habido trabajadores contratados a tiempo parcial, especialmente en las cadenas de restaurantes, que suman millones, y en los establecimientos comerciales minoristas, actualmente la práctica de contratar empleados en esa modalidad se ha multiplicado, mucho más que hace años, pues lo que buscan los empleadores es reducir costos y armonizar la dotación de personal al tráfico de clientes.

En las últimas dos décadas, muchos grandes comercios minoristas pararon de un cociente de entre 70 y 80 por ciento de contrataciones de tiempo completo a poco menos del 70 por ciento de contrataciones a tiempo parcial en toda la industria, como, como se lo confió al NYT Burt P. Flickinger III, director ejecutivo del Grupo de Apoyo Estratégico, firma de consultoría minorista en el estado de California.

Nadie ha recabado los datos detallados de los trabajadores contratados a tiempo parcial en las principales tiendas de Estados Unidos, pero la Oficina de Estadísticas del Trabajo ha constatado que el sector de comercio al por menor y al por mayor, con un total de 18.6 millones de puestos de trabajo, ha reducido un millón de empleos a tiempo completo desde 2006, en tanto que ha adicionado poco más de 500,000 contratados a tiempo parcial.

Muchos empleadores programan ahora turnos hasta de dos o tres horas, cuando históricamente los planeaban de ocho horas, informó al diario David Ossip, fundador de la empresa Dayforce, fabricante del software utilizado por cadenas como Aéropostale y Pier One Imports.

En dos de las principales industrias – comercio minorista y hospedaje -, el número de trabajadores contratados a tiempo parcial, que preferirían trabajar a tiempo completo, ha aumentado a 3.1 millones; o sea, dos veces y la mitad de uno desde 2006.

Vale el ejemplo de la disparidad: De acuerdo con la Oficina de Estadísticas Laborales, los trabajadores a tiempo parcial, en el sector servicios, recibieron una indemnización media de 10.92 dólares por hora, en junio, lo cual incluye 8.90 dólares en salario y beneficios por 2.02. Mientras tanto, los trabajadores de tiempo completo, en ese sector, promediaron un 57% más de la remuneración total –17.18 dólares por hora -, compuesto por 12.25 en salarios y 4.93 en beneficios. Los costos de los beneficios son mucho más bajos para los trabajadores de tiempo parcial y sólo el 21 por ciento de ellos está en los planes de jubilación en comparación con el 65 por ciento de los de tiempo completo.

Susan J. Lambert, de la Universidad de Chicago, le dijo al NYT que el empleo de trabajadores a tiempo parcial ha aumentado también debido a la disminución del poder de los sindicatos.

La situación en que trabajan y viven millones de trabajadores en el mismo corazón del imperio es preocupante. Imagine lo que ocurrirá en México cuando los empleadores contraten, amparado por la ley, a tiempos parciales y pago por hora.

David Henson, ex asistente gerencial en un Walmart en Thief River Falls, Minnesota, dijo que muchas trabajadoras contratadas a tiempo parcial muchas veces llegan al centro de trabajo al borde de las lágrimas. Muchas de estas mujeres son madres solteras. No ganan lo suficiente para mantener a su familia. Y quieren desesperadamente más horas… Muchas viven ansiosas por conseguir un segundo empleo… Y agréguele que las computadoras están ávidas de seguir reduciendo sus horas de trabajo.

Difícil, muy difícil sobrevivir con un salario de 8.25 por hora y con sólo 15 horas a la semana… Con 800, hay que pagar la renta mensual de 800 más las facturas por servicios públicos, teléfono, trasporte…

El empleo cada vez más frecuente de trabajadores a tiempo parcial es una pesadilla para muchos trabajadores, que son empujados a la pobreza y obligados a usar los miserables vales de alimentos y servicios médicos. Y con horarios de trabajo que cambian de una semana a otra, los trabajadores enfrentan serias dificultades para organizar el cuidado de sus niños, asistir a la universidad, o contratarse en un segundo empleo.

“Es como una aparcería”, dijo Flinckinger. Las empresas se beneficial del empleo de trabajadores a tiempo parcial. Algo así como que, si usted tiene una gran cantidad de agricultores con pequeñas parcelas, trabajan muy duro para producir en esa cantidad limitada de tierra.

Esto es lo que quiere el presidente Calderón para los trabajadores mexicanos. Y por lo visto es lo que quieren los diputados y senadores y hasta el presidente electo Enrique Peña Nieto.

analisisafondo@cablevision.net.mx

Francisco Gómez Maza

MOSAICO, 18-X-012

++++++

(Fotos proporcionadas por la Presidencia Municipal de La Piedad)

Martínez Campos, 18/X/012

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 18 de Octubre.-  NO DEJABA NUNCA de “almirarme” aquella habilidad del “dependiente”, empleado, o trabajador de mostrador, para rasgar una tela. Era cosa nada más de medir la parte a cortar, con un metro lineal amarillo, hacer un pequeño corte en el borde de la tela y ¡paz!, a dos manos jalar en dirección de alejamiento del cuerpo, y ya estaba el trozo del material listo para entregarlo a la clienta femenina. Por supuesto que recuerdo ese agradable episodio, porque además el olor, o aroma de las telas tenía su peculiaridad, fuesen la proletaria cabeza de indio que así se llamaba una, popelina otra, percal una más y no recuerdo algún otro género. Mi admiración no se quedaba en el rito del corte, sino iba más allá, al olor de la tela nueva. Por eso cuando  paso entre telas ahora principalmente de materiales sintéticos, de variado colorido y admirables diseños en el gran almacén de aquí, cuando la Lupita me encarga algo para costura, parezco recordar aquellas incursiones de mamá Benita en las tiendas de Penjamillo, fuese la de don Ireneo Raya, los Morales o los Coronado, o no sé, donde había, en las reales misceláneas de entonces, telas de donde cortar  para los calzones o las camisas de Silviano. Digo esto porque aun cuando no estoy seguro, sospecho que el dicho aquel de “en gustos se rompen géneros”, tiene su origen tal vez en el manejo de antaño de las telas y sus consiguientes rasgaduras. Y EN REALIDAD, en nuestra sociedad consumista y de ofertas multiformes, multicolores y por lo demás llamativas, en gustos se rompen géneros y hay para todos ellos, tanto en el comprar, en el vender, como en el divertirse y…en el conocer. Pero cierto, no es lo mismo un espectáculo masivo, de esos comercializados que convocan multitudes, a esos que van un poco más al fondo del alma construida con gran creatividad y esfuerzo, a lo largo de las generaciones. Nuestras tradiciones, pues, lo clásico, lo  perenne, en el arte, así sean monumentos o el arte de la música. AQUÍ SE PRESENTÓ, en el Teatro del Pueblo, la Banda Sinfónica Purépecha, dentro del tercer gran festival michoacano que tuvo su afortunada extensión en La Piedad, auspiciado por el CONACULTA, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. la Casa de la Cultura local, que cumple treinta años, y el gobierno municipal piedadense. Al presentar el evento, el director de Cultura del municipio, doctor Benjamín Buenrrostro, hizo referencia al valor del conjunto musical presentado en el evento coincidente con otras actos culturales que se llevan a cabo en Michoacán, como el concurso tradicional de la raza purépecha, en Zacán, estos días y las celebraciones de muertos, en esta temporada. Habría de hacer hincapié el doctor Buenrrostro, el que la Banda Sinfónica Purépecha está integrada por maestros de diversos conjuntos de su género, procedentes de  comunidades como Cherán, Cheranástico, Cedina, Pichátaro, Comachuén , Arantepacua, Quitzeo , San Felipe de los Herreros, Ahuirán, Nurío, Ocumicho, Ichán, Tiríndaro, Naranja de Tapia, San Andrés Ziróndaro, Ihuatzio, Coanajo, San Jerónimo Porenchécuaro, entre otros.  Dirigidos por el joven maestro Samuel Cedillo, interpretaron, Granada, de Agustín Lara,  Nereidas, un danzón oaxaqueño de Amador Pérez;  Esa Flor, un son abajeño de Nelson Jerónimo. La Caballería Ligera, una obertura de Franz Von Suppé; Macarenita, un paso doble de Núñez; Media Noche, un son abajeño de Francisco Salmerón, La Forza dil Destino, obertura de Giuseppe Verdi; Patria Mia, una marcha. Natalia, una polka en arreglo, Bonita Mujer, un abajeño de Olegario Sebastián, Lindo Michoacán, tradicional. Once Pueblos, un son abajeño de Francisco Granado y Un día Alegre. LO IDEAL ES que haya trabajo digno y bien remunerado para todos, aún para los de la llamada tercera edad. Pero mientras, son loables todos los esfuerzos por suplir las injusticias. Es el caso de dispensarios parroquiales y los llamados bancos de alimentos. Y la obligada asistencia a menesterosos en casos de desastre, según dónde y cuándo. Aquí acaba de establecerse un banco de alimentos, para unas 1,500 familias. “Para que las familias accedan a los beneficios del Banco de Alimentos de La Piedad, los promotores visitarán las colonias con mayor marginación. Así mismo, las familias candidatas a acceder al programa, serán evaluadas en un estudio, para que posteriormente asistan a la capacitación en nutrición, psicología y huertos familiares, cuestión que es indispensable para recibir los apoyos alimenticios”. Carmen Rojas Abarca, la directora del DIF municipal, estará muy activa en este programa. PUES SI, MIENTRAS no se logre el equilibrio en justicia en nuestro mundo convulsionado,  y esto va para largo, serán necesarios los programas asistenciales, que llevados con razón (bien programados) y pasión (con el trato fraternal de rigor),  de algo, o de mucho han de servir. Pero eso sí, que por favor no se  publiciten durante campañas electorales, que para el caso local, y de Michoacán, nuestro receso en esos menesteres, será, aún, de tres años. Y BIENVENIDAS LAS ELITES, en el saber y el conocer y en el arte, mientras su virtuosismo sea desparramado por todos los confines de la Tierra. Y una cosa es cierta, nos lo dicen los científicos, estamos llegando a una mentalidad común en cuando al origen de todo esto que nos rodea, y se llama nueva cosmología. Y a revisar todo, porque nos lo pide la urgencia ecológica. Y también en cuestiones de fe, pero allí, aun cuando sea difícil entenderlo, es el mismo Regalo, el de siempre, sólo que habrá qué cambiar el paquete de presentación. Porque la mera verdad, en gustos se rompen géneros.

(www.lapiedadymiregion.wordpress.com; www.ziquitaromipueblito.wordpress.com; www.silviano.wordpress.com).

En el principio está la comunión, no la soledad; comensalidad: paso de lo animal a lo humano. Leonardo Boff

(De Servicios Koinonía)
Noten que estamos enviando los dos artñiculos de Leonardo de esta semana.
Para português, conferir


En el principio está la comunión, no la soledad

2012-10-26

Escribíamos anteriormente que Dios es misterio en sí mismo y para sí mismo. Para los cristianos se trata de un misterio de comunión, no de soledad. Es la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. La ortodoxia afirma: hay tres Personas y un solo Dios. ¿Es eso posible? ¿No sería un absurdo 3=1? Aquí tocamos en lo que los cristianos sobrentienden cuando dicen “Dios”. Es diferente al monoteísmo absoluto judío y musulmán. Sin abandonar el monoteísmo, es necesaria una aclaración de esta Trinidad.

El tres es con seguridad un número. Pero no como resultado de 1+1+1=3. Si pensamos así, matemáticamente, entonces Dios no es tres sino uno y único. El número tres funciona como un símbolo para indicar que bajo el nombre Dios hay comunión y no soledad, distinciones que no se excluyen sino que se incluyen, que no se oponen sino que se componen. El número tres sería como la aureola que colocamos simbólicamente alrededor de la cabeza de las personas santas. No es que ellas anden por ahí con esa aureola, sino que para nosotros es el símbolo que indica que estamos delante de figuras santas. Lo mismo ocurre con el número tres.
Con el tres decimos que en Dios hay distinciones. Si no hubiese distinciones reinaría la soledad del uno. La palabra Trinidad (número tres) está en lugar de amor, comunión e inter-retro-relaciones. Trinidad significa exactamente esto: distinciones en Dios que permiten el intercambio y la mutua entrega de Padre, Hijo y Espíritu.
En rigor, como ya lo vio el genio de san Agustín, no se debería hablar de tres personas. Cada Persona divina es única y los únicos no se suman porque el único no es un número. Si digo uno en términos de número, entonces no hay como parar: siguen el dos, el tres, el cuatro y así indefinidamente. Kant erróneamente lo entendió así y por eso rechazaba la idea de Trinidad. Por lo tanto,  el número tres tiene valor simbólico y no matemático. ¿Qué es lo que simboliza?
C. G. Jung viene en nuestra ayuda. Él escribió un amplio ensayo sobre el sentido arquetípico-simbólico de la Trinidad cristiana. El tres expresa la relación tan íntima e infinita entre las distintas Personas que se unifican, es decir, se hacen uno, un solo Dios.
Pero si son tres Únicos ¿no resultaría el triteísmo, es decir, tres Dioses en vez de uno, el monoteísmo? Así sería si funcionase la lógica matemática de los números. Si sumo una manga + una manga + una manga, resultan tres mangas. Pero con la Trinidad no es así, pues estamos delante de otra lógica, la de las relaciones interpersonales. Según esta lógica, las relaciones no se suman; ellas se entrelazan y se incluyen, formando una unidad. Así, padre, madre e hijos constituyen un único juego de relaciones, formando una única familia. La familia resulta de las relaciones inclusivas entre los miembros que la componen. No hay padre y madre sin hijo, ni hay hijo sin padre y madre. Los tres se unifican, se hacen uno, una única familia. Tres distintos pero una sola familia, la trinidad humana.
Cuando hablamos de Dios-Trinidad entra en acción esta lógica de las relaciones interpersonales y no la de los números. En otras palabras: la naturaleza íntima de Dios no es soledad sino comunión.
Si hubiese un solo Dios, reinaría verdaderamente la soledad absoluta. Si hubiese dos, uno frente a otro, habría distinción y al mismo tiempo separación y exclusión (uno no es el otro) y una mutua contemplación. ¿No sería egoísmo a dos? Con el tres, el uno y el dos se vuelven hacia el tres, superan la separación y se encuentran en el tres. Irrumpe la comunión circular y la inclusión de los unos en los otros, por los otros y con los otros, en una palabra: la Trinidad.
Lo que primero existe es la simultaneidad de tres Únicos. Nadie es antes o después. Surgen juntos comunicándose siempre de manera recíproca y sin fin. Por eso decíamos: en el principio está la comunión. Como consecuencia de esta comunión infinita resulta la unión y la unidad en Dios. Entonces: tres Personas y un solo Dios-comunión.
¿No nos dicen exactamente eso los modernos cosmólogos? El universo está hecho de relaciones y no existe nada fuera de ellas. El universo es la gran metáfora de la Trinidad, todo es relación de todo con todo: un uni-verso. Y nosotros dentro de él.


Comensalidad: paso de lo animal a lo humano

2012-10-23

La especificidad del ser humano surgió de una forma misteriosa y es  de difícil reconstrucción histórica. Pero hay indicios de que hace siete millones de años a partir de un antepasado común habría comenzado la  separación lenta y progresiva entre los simios superiores y los  humanos.

Etnobiólogos y arqueólogos nos señalan un hecho singular. Cuando  nuestros antepasados antropoides salían a cosechar frutos, semillas,  cazas y pesca, no comían individualmente. Recogían los alimentos y los  llevaban al grupo. Y ahí practicaban la comensalidad, esto es:  distribuían los alimentos entre ellos y los comían comunitariamente.  Esta comensalidad permitió el salto de la animalidad hacia la humanidad. Esa pequeña diferencia hace toda una diferencia.

Lo que ayer nos hizo humanos, todavía hoy sigue haciéndonos de nuevo  humanos. Y si no está presente, nos deshumanizamos, crueles y sin  piedad. ¿No es esta, lamentablemente, la situación de la humanidad  actual?

Un elemento productor de humanidad, estrechamente ligado a la  comensalidad, es la culinaria, la cocina, es decir, la preparación de  los alimentos. Bien escribió Claude Lévi-Strauss, eminente antropólogo  que trabajó muchos años en Brasil: «el dominio de la cocina constituye  una forma de actividad humana verdaderamente universal. Así como no  existe sociedad sin lenguaje, así tampoco hay ninguna sociedad que no  cocine algunos de sus alimentos».

Hace 500 mil años el ser humano aprendió a hacer fuego y a domesticarlo. Con el fuego empezó a  cocinar los alimentos. El «fuego culinario» es  lo que diferencia al ser humano de otros mamíferos complejos. El paso de lo crudo a lo cocido se considera uno de los pasos del animal al ser  humano civilizado. Con el fuego surgió la cocina propia de cada pueblo,  de cada cultura y de cada región.

No se trata nunca de cocinar solamente los alimentos sino de darles  sabor. Las distintas cocinas crean hábitos culturales, entre nosotros  frecuentemente vinculados a ciertas fiestas como Navidad (pavo asado),  Pascua (huevos de chocolate), año nuevo (carne de cerdo) san Juan (maíz  asado) y otras.

Nutrirse nunca es un acto biológico individual mecánico. Consumir  comensalmente es comulgar con los que comen con nosotros, comulgar con  las energías cósmicas que subyacen a los alimentos, especialmente la  fertilidad de la tierra, el sol, los bosques, las aguas y los vientos.

Debido a este carácter numinoso del comer/consumir/comulgar, toda  comensalidad es en cierta forma sacramental. Adornamos los alimentos,  porque no comemos sólo con la boca sino también con los ojos. El momento de comer es uno de los más esperados del día y de la noche. Tenemos la  conciencia instintiva y refleja de que sin el comer no hay vida ni  supervivencia, ni alegría de existir y de coexistir.

Durante millones de años los seres humanos fueron tributarios de la  naturaleza, sacaban de ella lo que necesitaban para sobrevivir. De la  apropiación de los frutos de la naturaleza evolucionaron hacia su  producción mediante la creación de la agricultura que supone la  domesticación y el cultivo de semillas y plantas.

Hace unos 10 a 12 mil años ocurrió tal vez la mayor revolución de la  historia humana: de nómadas, los seres humanos se hicieron sedentarios.  Fundaron los primeros pueblos (12.000 a.C.), inventaron la agricultura  (9.000 a.C.) y empezaron a domesticar y a criar animales (8.500 a.C.).  Se creó un proceso civilizatorio extremadamente complejo con  revoluciones sucesivas: la industrial, la nuclear, la cibernética, la de la nanotecnología, la de la información hasta llegar a nuestro tiempo.

Primero, fueron cultivados vegetales y cereales salvajes, probablemente  por obra las mujeres, más observadoras de los ritmos de la naturaleza.  Todo parece haberse iniciado en Oriente Medio entre los ríos Tigris y  Éufrates y en el valle del Indo de la India. Ahí se cultivó el trigo, la cebada, la lenteja, las habas y el guisante. En América Latina fue el  maíz, el aguacate, el tomate, la yuca y los fríjoles. En Oriente fue el  arroz y el mijo. En África, el maíz y el sorgo.

Después, hacia 8.500 a.C. se domesticaron especies animales, comenzando  por cabras, carneros, y luego el buey y el cerdo. Entre las galináceas  la primera fue la gallina. Todo fue por la invención de la rueda, la  azada, el arado y otros utensilios de metal hacia el año 4.000 a.C.

Estos pocos datos son hoy día avalados científicamente por arqueólogos y etnobiólogos usando las más modernas tecnologías del carbono  radioactivo, el microscopio electrónico y el análisis químico de  sedimentos, de cenizas, de pólenes, de huesos y carbones de maderas. Los resultados permiten reconstruir cómo era la ecología local y cómo se  efectuaba su utilización económica por parte de las poblaciones humanas.

Al plantar y recoger el trigo o el arroz se podían crear reservas,  organizar la alimentación de los grupos, hacer crecer la familia y así  la población. El ser humano tuvo que ganar la vida con el sudor de su  frente. Y lo hizo con furor. El avance de la agricultura y de cría de  animales hizo desaparecer lentamente la décima parte de toda la  vegetación salvaje y de todos los animales. Todavía no había  preocupación por la gestión responsable del medio ambiente. También  sería difícil imaginarla, dada la riqueza de los recursos naturales y la capacidad de regeneración de los ecosistemas.

De todas formas, el neolítico puso en marcha un proceso que nos ha  llegado hasta el día de hoy.  La seguridad alimentaria y el gran  banquete que la revolución agrícola podría haber preparado para toda la  humanidad, en el cual todos serían igualmente comensales, todavía no  puede ser celebrado todavía. Más de mil millones de seres humanos están a los pies de la mesa, esperando alguna migaja para poder matar el  hambre.

La Cúpula Mundial de la Alimentación celebrada en Roma en 1996, que se  propuso erradicar el hambre para el 2015, dijo que «la seguridad  alimentaria existe cuando todos los seres humanos tienen, en todo  momento, acceso físico y económico a una alimentación suficiente, sana y nutritiva, que les permite satisfacer sus necesidades energéticas y sus preferencias alimentarias a fin de llevar una vida san y activa». Ese  propósito fue asumido por las Metas del Milenio de la ONU.  Lamentablemente la propia FAO en 1998 y ahora la ONU comunicaron que  estos propósitos no serán alcanzados a menos que se supere el foso  demasiado grande de las desigualdades sociales.

Mientras no demos este salto no completaremos todavía nuestra humanidad. Este es el gran desafío del siglo XXI, el de ser plenamente humanos.

Dios, ese desconocido conocido. Leonardo Boff

Dios, ese desconocido conocido

2012-10-18

El 5 y 6 de octubre tuvo lugar en Asís una edición más del «Atrio de los Gentiles», iniciativa del Consejo Pontificio de la Cultura del  Vaticano, enfocada a la cuestión de Dios. El presidente de Italia,  Giorgio Napolitano y el cardenal Gianfranco Ravasi, al frente del  Consejo y famoso exégeta bíblico, realizaron un incitante diálogo sobre «Dios, ese desconocido».

Con el «Atrio de los Gentiles» se está haciendo un esfuerzo para poner a dialogar a creyentes y no creyentes. El Atrio era el espacio alrededor  del templo de Jerusalén accesible a los gentiles (paganos) que, de otra  manera, jamás podrían entrar en el templo. Ahora se busca quitar las  prohibiciones para que todos puedan acceder al templo.

A este propósito me permito una reflexión que me acompaña a largo de  toda mi vida de teólogo: pensar a Dios más allá de las objetivaciones  religiosas (metafísicas) y procurar interpretarlo como Misterio siempre  desconocido y, al mismo tiempo, siempre conocido. ¿Por qué este camino?  Einstein nos da una pista: «el hombre que no tiene los ojos abiertos al  Misterio pasará por la vida sin ver nunca nada».

Efectivamente, a dondequiera que dirijamos la mirada, hacia lo grande y  hacia lo pequeño, hacia fuera y hacia dentro, hacia lo alto y hacia lo  bajo, hacia todos los lados, encontramos el Misterio. Misterio no es lo  desconocido; es lo conocido que nos fascina y nos atrae para conocerlo  más y más, y, al mismo tiempo, nos causa extrañeza y reverencia. Porque  siempre está ahí, se ofrece permanentemente a nuestro conocimiento y al  intentar conocerlo, percibimos que nuestra sed y hambre de conocerlo  nunca se sacia. Pero, en el mismo momento en que lo captamos, se nos  escapa en dirección a lo desconocido. Lo perseguimos sin cesar y aún así sigue siendo Misterio en todo conocimiento, creándonos una atracción  invencible, un temor y una reverencia irresistibles. El Misterio es.

Mi tesis de base es esta: En el principio estaba el Misterio. El  Misterio era Dios. Dios era el Misterio. Dios es Misterio para nosotros y para Sí mismo.

Es Misterio para nosotros en la medida en que nunca acabamos de  aprehenderlo ni por la razón ni por la inteligencia. Cada encuentro deja una ausencia que lleva a otro encuentro. Cada conocimiento abre otra  ventana a un nuevo conocimiento. El Misterio de Dios no es el límite del conocimiento sino lo ilimitado del conocimiento. Es el amor que no  conoce reposo.  El Misterio no cabe en ningún esquema ni es aprisionado  en ninguna doctrina. Está siempre por conocer.

El Misterio es una Presencia ausente. Y también una Ausencia presente.  Se manifiesta en nuestra absoluta insatisfacción que incansablemente y  en vano busca satisfacción. En este transitar entre Presencia y Ausencia se realiza el ser humano, trágico y feliz, entero pero inacabado.

Dios es misterio en sí mismo y para sí mismo. Dios es misterio en sí mismo porque su naturaleza es Misterio. Por eso, Dios en cuanto Misterio se  autoconoce y, sin embargo, su autoconocimiento nunca termina. Se revela a sí mismo y se retrae sobre sí mismo. El conocimiento de su naturaleza  de Misterio es cada vez entero y pleno y, al mismo tiempo, abierto  siempre a una nueva plenitud, permaneciendo siempre Misterio, eterno e  infinito para Dios mismo. Si no fuese así no sería lo que es: Misterio.  Por lo tanto, es un absoluto Dinamismo sin límites.

Dios es Misterio para sí mismo, es decir, por más que Él se autoconozca  nunca agota su autoconocimiento. Está abierto a un futuro que es  realmente futuro. Por lo tanto, a algo que todavía no se ha dado, pero  que puede darse como nuevo para sí mismo. Con la encarnación Dios empezó a ser aquello que antes no era. Por lo tanto, en Dios hay un devenir,  un hacerse.

Pero el Misterio, por un dinamismo intrínseco, se revela y se auto  comunica permanentemente. Sale de sí y conoce y ama lo nuevo que se  manifiesta de él. Lo que va a revelarse no es reproducción de lo mismo,  sino siempre distinto y nuevo, también para Él. A diferencia del enigma, que una vez conocido desaparece, el Misterio cuanto más conocido más  aparece como desconocido, es decir, como Misterio que invita a más  conocimiento y a mayor amor.

Decir Dios-Misterio es expresar un dinamismo sin residuo, una vida sin  entropía, una irrupción sin pérdida, un devenir sin interrupción, un  eterno venir a ser siendo siempre, y una belleza siempre nueva y  diferente que jamás se marchita. Misterio es Misterio, ahora y siempre,  desde toda la eternidad y por toda la eternidad.

Delante del Misterio se ahogan las palabras, desfallecen las imágenes y  mueren las referencias. Lo que nos cabe es el silencio, la reverencia,  la adoración y la contemplación. Éstas son las actitudes adecuadas al  Misterio.

Asumiendo tal comprensión se derriban todos los muros. Ya no habrá Atrio de los Gentiles y tampoco existirá más templo porque Dios no tiene  religión. Él es simplemente el Misterio que liga y religa todo, cada  persona y el universo entero. El Misterio nos penetra y estamos  sumergidos en Él.

MOSAICO, 11-X-012

(Ficardo Guzmán Romero, entonces alcalde piedadense, entrega en nombre

del Cabildo el reconocimiento “Humberto Romero Pérez”, al periodista

Silviano Martínez Campos, por trayectoria. Observan Ligia López, actual diputada

local y Hugo Anaya actual presidente municipal de La Piedad. Foto de Presiden-

cia municipal)

Martìnez Campos, 11/X/012

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 11 de Octubre.-  ENTRE MUCHOS PIEDADENSES y entre sus actuales gobernantes municipales, se conserva la memoria de quien fuera su alcalde   Ricardo Guzmán Romero. Y se pretende perpetuar dicha memoria mediante un monumento en su honor. Sería fecha oportuna para concretarse dicha iniciativa de las autoridades y de sectores de la sociedad civil, el próximo aniversario, 2 de noviembre, de la trágica muerte del alcalde sacrificado. De hecho, han comenzado los trabajos físicos para dicho monumento, en el parque “Venustiano Carranza”, frente al parque Morelos, a unas cuadras, hacia el Oriente, del centro de La Piedad. A ese propósito, sigue en marcha la campaña entre los pobladores, a fin de recabar fondos que contribuyan a costear los gastos de dichas obras y el consiguiente monumento en bronce y con esa finalidad se realizará una charreada el próximo domingo (14 de octubre), en el Lienzo Charro local. El vocero del Ayuntamiento, Bruno Aceves, hizo mención a que la decisión de dicho homenaje, el monumento de referencia, fue acuerdo del Cabildo y de la sociedad civil que organiza la colecta. Como encargada de dicha asociación, está la licenciada Blanca Iris Espinoza, pero colaboran estrechamente en la meritoria labor, la señor Carmelita López, la esposa de Ricardo Guzmán, así como, entre otras personas, Antonio León, Luis Lópezy empresas como Lapisa. Bruno Aceves aseguró que desde el Ayuntamiento esta acción del monumento se ve como noble, la gente está contenta, hay un ambiente positivo y dijo que la charreada será entre la asociación local, los charros de Ganaderos Unidos de Irapuato y sus similares de Valle de Santiago. Y habrá banda de música tradicional, la de Buenavista. Treinta pesos la entrada, no es mucho para una causa como éstas. Esto será, como se ha informado, el domingo próximo en la mañana y todo lo que se colecte será para afianzar los fondos para el monumento. Es que, asegura el vocero, se quiere a Ricardo Guzmán, quien no sólo dejó un legado en obras sino en su disposición al servicio a favor de esta comunidad piedadense.

The emblem of the United Nations

The emblem of the United Nations (Photo credit: Wikipedia)

LOS NOTICIEROS DE ahora, por lo menos los nuestros, no se prestan para guardar la calma. Y quien se atreva a prender la tele luego de las novelas, para ver los dichos informativos, ya sabe que se va a encontrar con la pantallita sembrada de violencia (ya sabe que allí es simbólica, virtual) que corresponde, por desgracia, a una realidad, concreta, viviente, vital o como se  puedan referir los hechos, aquí, y allá. Y como se dice, quien no quiera ver fantasmas que no salga de noche. Y lo mismo se palpa en los textos informativos, sean impresos o virtuales. La convulsión planetaria (aquí sin exageraciones) pues, que de alguna manera nos alcanza a todos, no sólo a los trabajadores de algunas latitudes europeas, a quienes ya de plano les desapareció el sueldo y sus prestaciones. Pero esa convulsión nos alcanza a todos, de manera real “o virtual”. Pero las maravillas de la comunicación nos dicen que paralelamente a la tragedia, está surgiendo, no digo por debajo en los subterráneos sino de manera paralela y transparente, un mundo nuevo, de los que a pesar de todo no pierden la Esperanza y proponen lo que  parece imposible, revertir las orientaciones de muerte (en todos los ámbitos del vivir) hacia las orientaciones de vida (en todos los ámbitos del vivir). PONGO DOS DE los múltiples ejemplos que percibe uno si se atreve a informarse: los obispos chilenos, su conferencia episcopal, acaba de dar a conocer una carta a su feligresía, pero que por su contenido es de llamar la atención a toda la comunidad cristiana (y no sólo) en el ámbito más amplio. Desde luego, los obispos van a fondo en su documento y para citar algo de él, transcribo los temas de uno de los rubros (¿así se dice?): “III. CAMBIOS DE NUESTRO TIEMPO: hechos que nos interpelan a) Hechospositivos: el cambio como una gran oportunidad 1. Cambios tecnológicos 2. Mejor conocimiento de la naturaleza. Consecuencias para la vida humana 3. Erradicación de la ignorancia y transparencia 4. Valoración de los derechos humanos 5. Promoción de la mujer  6. Mayor conciencia ante las injustas discriminaciones  7. Exigencias de mayor libertad y participación  8. Exigencias de mayor respeto a la naturaleza.  b) Hechos que crean malestares. 1. Malestar ante un determinado tipo de globalización  2. Malestar ante la excesiva centralidad de lo económico  3. Malestar ante el individualismo y la soledad  4. El profundo malestar existencial  5. Deficiencias en el rol del Estado 6. Desigualdad social  7. El “lucro” desregulado  8. Efectos en la naturaleza 9. consecuencias en la vida familiar “.

Español: Adolfo Pérez Esquivel, Nobel de la Pa...

Español: Adolfo Pérez Esquivel, Nobel de la Paz 1980 (Photo credit: Wikipedia)

English: Naela Chohan & Boutros Boutros Ghali ...

English: Naela Chohan & Boutros Boutros Ghali at her art exhibition for the International Women’s Day at UNESCO in Paris (2002) (Photo credit: Wikipedia)

Y UN GRUPO de personalidades, en Europa, acaba de dar a conocer un Proyecto para una Declaración Universal de la Democracia, en siete apartados y 30 artículos. En lo relativo a democracia social, dice:….” Artículo 19

La libertad sindical debe permitir a los

trabajadores actuar plenamente y sin obstáculos en la

defensa de sus intereses, pudiendo participar así, en

pie de igualdad, en discusiones libres con los

representantes de los empresarios y de los gobiernos

para llegar a decisiones de carácter democrático, que

permitan promover el bien común y garantizar el

ejercicio de su trabajo en condiciones aceptables”. Dicho proyecto acaba de ser presentado en el Foro Mundial para la Democracia y es promovido por amplio grupo de personalidades, entre ellas Federico Mayor, quien fuera director de la UNESCO, Mario Soares, quien fue presidente de Portugal, Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz 1980, arzobispo Desmond Tutu, Nobel de la Paz 1984, Javier Pérez de Cuéllar, quien fuera secretario general de la ONU, Boutros Boutros-Ghali, quien fue secretario generalde la ONU, y muchos más. El documento, distribuido por el Foro UBUNTU, puede ser signado por cualquier ciudadano que se interese por cambiar las cosas en estas dimensiones planetarias, también, y no sólo en su lugarcito, porque de plano, nuestro planetita extraviado es también nuestro ombligo del Mundo… (www.lapiedadymiregion.wordpress.com; www.ziquitaromipueblito. wordpress.com ; www.silviano.wordpress.com).

MOSAICO, 4-X-012

Español: Edificios en construcción a lo largo ...

Español: Edificios en construcción a lo largo del Paseo de la Reforma. El complejo de las tres torres de Reforma 222 y las dos torres de Capital Reforma (en construcción) en Paseo de la Reforma, Ciudad de México. (Photo credit: Wikipedia)

Español: Torre Mayor desde el Paseo de la Refo...

Español: Torre S.T Regis y Torre Mayor en Pase...

Español: Torre S.T Regis y Torre Mayor en Paseo de la Reforma, Ciudad de México. (Photo credit: Wikipedia)

Español: Paseo de la Reforma, Torre Mayor, Tor...

Español: Paseo de la Reforma, Torre Mayor, Torre Libertad en la Ciudad de México. (Photo credit: Wikipedia)

Español: Edificio Reforma 265 ubicado en Paseo...

Español: Edificio Reforma 265 ubicado en Paseo de la Reforma en la Ciudad de México. (Photo credit: Wikipedia)

Martínez Campos, 4/X/012

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez  Campos

LA PIEDAD, 4 de Octubre.-  EL COMPAÑERISMO, ESE don que a mi modo de ver sólo da la convivencia y el trato directo en los ambientes laborales o profesionales, a mi modo de ver no es una flor que abunde, en los jardines de las relaciones humanas. Lo impiden las disposiciones personales, o de los grupos, o los esquemas que use uno para relacionarse, porque no es lo mismo el compañerismo del trato humano, que la camaradería fincada, a veces, en el esquema ideológico que uno trae, en el momento, y que puede hasta volverse efímero. DIGO ESTO PORQUE recuerdo, estoy recordando, aquellas convivencias, dentro y fuera de sus instalaciones, en el Instituto Federal Electoral durante las jornadas consideradas ahora históricas, del 2000, entre consejeros, vocales y trabajadores en lo que fue, entonces, cabecera de este distrito.  Había una motivación que afloraba en el ambiente: estábamos realmente participando todos, junto con miles de funcionarios electorales en el país y los millones de votantes, en un cambio que, en medio de tropiezos y desencuentros, estaba realmente transformando a México. LAS CONVIVENCIAS, PUES, los tratos amables (sin sublimar, por mi parte, roces inevitables en toda convivencia), a fin de que los procesos no se salieran de su cauce legal. Y “afuera”, una que otra convivencia, de esas también necesarias para afianzar la fortaleza de espíritu y de cuerpo. De esas que sin llegar a banquete, podrían catalogarse en el rango de comidas (almuerzos)  profesionales, pues. Durante una de ellas, me permití, en lo que tengo cayo, externar mis confidencias y dije que carecía yo de método para estudiar y leer y que mis lecturas obviamente no eran académicas, sino motivadas por la necesidad profesional o el gusto de informarme, del momento. Pues ese es su método, me repuso Angélica, competente abogada ,vocal de grata memoria en el trabajo de aquellas jornadas.  COSA  PUES DE MÉTODO, en mucho autodidacto. Recuerdo cómo en aquellos tiempos de aprendizaje infantil, memorizaba uno, literalmente, los textos y era un mérito hacerlo. Pero recuerdo también cómo en un plantel de corte eclesial, en Puebla, nos enseñaban a leer mediante una regla golpeadora (en la mesa o escritorio, claro) que llevaba el ritmo mediante uno, dos o tres golpecitos para indicar pausas en comas, puntos y comas y puntos seguidos y aparte. Así aprendió uno el ritmo en la lectura. Gracias.  NO ALCANZA MI capacidad de previsión para considerar si el libro tiene porvenir ante el acelere de los medios electrónicos. Con mayor razón  si no se imponen métodos novedosos en cuanto a elaboración del papel, por aquello de que los árboles no alcanzan y alcanzarán menos, para elaborarlo. Pero de que sigue vigente la necesidad de leer, textos impresos en papel o electrónicos, que ni qué. Se llevó aquí a cabo el primer encuentro regional de bibliotecarios y se entregaron reconocimientos a bibliotecarios con más de 20 años de servicios. El alcalde piedadense Hugo Anaya Ávila, dijo a los presentes “ que las bibliotecas deben ser entidades vivas donde haya actividad y no espacios exclusivamente de almacenamiento de libros, revistas, enciclopedias, cuentos, periódicos y otras diversas ediciones. Para ello, insistió, es clave el papel del bibliotecario y su acercamiento a la gente”. Había pugnado porque se cultive el deseo por la lectura y que los bibliotecarios acerquen a toda la gente, especialmente a los niños, el mundo de los libros. SEPTIEMBRE, EL MES patrio, es desde luego mes para recordar. Recordar a los héroes y heroínas “que nos dieron  patria”. Diría que no sólo recordarlos en la anécdota histórica ni con bellos desfiles, sino con su memoria para nosotros, aquí, y ahora, hacer patria. Es un lugar común, pero debe repetirse porque la patria (ahora también se dice matria), el lugar donde nuestros padres y madres, parece salirse de nuestras manos.SEPTIEMBRE, PARA RECORDAR aquel día 19 cuando retembló en sus centros la tierra, con los grandes terremotos en la ciudad de México, principalmente. Pero hubo otro “terremoto” que a veces olvidamos, la gran explosión de solidaridad, un millón en las calles desenterrando muertos, ayudando a heridos y dando alimento a los menesterosos. AUNQUE YA ESTAMOS en octubre, recordar que ese 2 de octubre no se olvida. Y cada quien la recuerda a su manera, con protestas a veces desubicadas, arremetiendo contra los que ahora no la deben. Pero sí, recuerdo, entre otros acontecimientos, aquellas gigantescas manifestaciones por Paseo de la Reforma, mismas que  presencié desde la banqueta. Nunca he vuelto a ver y sentir un corazón colectivo palpitar al unísono por una noble causa. ALONSO LUJAMBIO FUE homenajeado por el gobierno federal, encabezado por el Presidente Felipe Calderón. Claro, un recuerdo por el funcionario víctima de la enfermedad. Pero también la emoción, el afecto externado por deudos y funcionarios. Aunque suene raro, estos también son actos de amor. Tal vez a la política le haga falta desarmarla de intemperancia, golpeteo inmisericorde, destrucción contra todo lo que se atraviese, ejercicio de riñones, para darle también algo, o mucho, de corazón. Amor (esto suena raro en ese medio) pero traducido en justicia, solidaridad, cuidado del débil, y esto, expresado así, suena más razonable. HOY 4 DE octubre, día de San Francisco, el de Asís. Su espíritu de vinculación a lo creado, sigue vigente. Recuerdo a muchos “franciscos” que han pasado por mi vida. En particular mu abuelo materno papá Pachito, no ilustrado, pero sabio, interesadísimo por el acontecer global, mucho antes que la palabrita se  pusiera de moda; a la madre Francisca, que en Penjamillo me enseño a leer y me mandaba en el ínterin, con Marina la cocinera, para mis calditos de frijol sancochado. Y porque me regaló aquel librito que me introdujo en la lectura de mi tradición y en esas andamos todavía…Gracias. (www.lapiedadymiregion.wordpress.com; www.ziquitaromipueblito.wordpress.com; http://www.silviano.wordpress.com).

MOSAICO, 26-IX-012

Alonso Lujambio, político mexicano.

Alonso Lujambio, político mexicano. (Photo credit: Wikipedia)

Leonardo Valdés Zurita, político mexicano, Pre...

Felipe Calderón Hinojosa, Presidente de México.

Felipe Calderón Hinojosa, Presidente de México. (Photo credit: Wikipedia)

Martínez Campos, 26/IX/012

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 26 de Septiembre.-  HAY COSAS TAN obvias, tan obvias, que no se da cuenta uno de ellas, hasta que se pone “en un rincón”, el rincón del sí mismo, para pensarlo. Como eso de que cada quien, cada uno de nosotros, tiene una historia, o más bien, es una historia, engarzada de manera inefable al momento inaprensible de la  historia más general. Y se menciona una memoria colectiva (no la inconsciente, por demás inaprensible pero real), sino esa de los libros, de los testimonios, de los monumentos, de la obra creada por nuestra especie, aquí, y allá, a través de los días, meses, años, siglos y milenios. NO SÉ SI además de darse el trágico Alzheimer personal, haya algún Alzheimer colectivo, aun cuando hay autores que lo aseguran, en alguna determinada dimensión del existir de la especie. Y en lo pequeño, entre nosotros, se van diluyendo las cosas en la memoria porque se van diluyendo las generaciones protagonistas. Como en el caso del movimiento estudiantil mexicano d e 1968 y su trágica noche de Tlatelolco, cuyo 44 aniversario se cumple precisamente el 2 de octubre, el martes próximo. A ESE PROPÓSITO, recuerdo el trabajo que me hicieron favor de publicarme en GUIA de Zamora, Mich., hace 14 años, cuando se cumplían treinta del trágico acontecimiento. En ese escrito, hacía referencia de Aquella Negra Noche de Tlatelolco, a mis impresiones como redactor en un diario, aprovechando datos de hojas amarillentas, datos que me mandaron esa noche los reporteros que cubrían el evento, o informaciones colaterales. Entre esos reporteros, Javier Ibarrola me envió, por teléfono (no existían entonces las maravillas tecnológicas que aprovechamos ahora los periodistas), lo siguiente: “Ibarrola (Javier) 1:47 am 2-X-68 (ya día 3).“El general José Hernández Toledo se encuentra postrado en una de las habitaciones para generales del quinto piso del Hospital Militar y su estado es satisfactorio según el parte oficial emitido por los cirujanos Ricardo Blanco Cancino y Antonio Torres de Anda, quienes a las 19:30 horas lo intervinieron quirúrgicamente. El general está herido de bala con trayectoria de arriba hacia abajo en el hemitorax derecho a la altura del omóplato. El proyectil no se encontró, ya que al parecer se fraccionó. Tampoco pudo ser precisado el calibre del arma con que se le hirió durante el zafarrancho en Nonoalco. Aún bajo los efectos de la anestesia, a la una y media de la madrugada, Hernández Toledo comentó que si querían derramamiento de sangre creía que era suficiente la que él había derramado. Haciendo una pausa dijo que no obstante los efectivos que él comandaba portaban armas de alto poder, como ametralladoras y lanzacohetes, él ordenó que no se usaran. El general Hernández Toledo fue el primer militar herido que llegó al Hospital Militar”. “Ibarrola (Javier) 1:55 am 2-X-68 (ya día 3). Dan un muerto nada más Pedro Gustavo López Hernández, por herida de arma de fuego que le entró en la región occipital izquierda y le salió en la región pectoral derecha. Soldados heridos: José Bosh de la Dirección Federal de Seguridad con herida en el muslo izquierdo. Soldado de infantería Pablo Venegas Martínez, herida en sedal en la región parietal derecha; soldado de caballería Florentino Moreno, Enríquez, herido en la región inguinal penetrante de abdomen; el cabo de infantería Víctor García Elizalde, herido en el muslo izquierdo; capitán primero Ernesto Morales Soto, herido en el codo derecho y con fracturas: declaró que todos los soldados que resultaron heridos, lo fueron por francotiradores que desde arriba de los edificios dispararon; soldado de infantería Antonio Vargas Villa, herido en la pierna derecha; soldado de infantería Rafael Martínez Ortega, fractura expuesta del tercio medio del cúbito izquierdo, y el soldado de infantería Ramiro Ramírez Guzmán, 2 heridas cortantes del cuero cabelludo en la región parietal izquierda”. El colega Javier Ibarrola, acaba de fallecer, según me enteré por escritos en un blog de mi colega y amigo Francisco Gómez Maza.  TUVE EL PRIVILEGIO de desempeñarme como consejero electoral en el Instituto Federal Electoral, IFE, durante los procesos del 2000 y 2003, cuando La Piedad era cabecera en este distrito. Creo recordar que durante una de las reuniones de consejeros en Michoacán, encaminadas a su adiestramiento, el entonces consejero Alonso Lujambio, en el Instituto que dirigía José Woldemberg,  nos dio una conferencia sobre los temas respectivos que como académico politólogo y consejero, dominaba. Acaba de fallecer el hombre tan fructífero. CUANDO FELIPE CALDERÓN era dirigente del Partido Acción Nacional, vino a una reunión con partidarios, en el Salón El Campanario, en el centro de La Piedad. Lo esperé abajo, en el portal y aceptó breve entrevista que los periodistas llamamos de banqueta, o sea en la calle. Luego se marchó, solo, hacia su vehículo, rumbo al Oriente de la plaza. Ayer el Presidente de México Felipe Calderón Hinojosa, pronunció ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, enérgico y para mi emotivo discurso. Probablemente su discurso sea reiteración de lo que ya ha expresado durante su administración por terminar; pero lo que ha expresado en el máximo foro mundial y la índole universal de sus planteamientos, particularmente en temas del deterioro ambiental (cambio climático) y el crimen organizado, son para mover a la crítica y a la acción a quienes directamente estaban dirigidos, pero también para suscitar debate  según competencias . EN OTRAS NOTICIAS, como se dice en la jerga del oficio, le robaron la nómina de los trabajadores que cobran en las oficinas de la Tesorería, a la presidencia municipal. Según comunicado, fue entre las 8 de la noche del viernes 21 y la madrugada del sábado y el monto de lo sustraído fue de 85 mil pesos en efectivo. Desde luego el alcalde Hugo Anaya dio instrucciones para que se pagara el lunes (se cruzó el fin de semana) a los 90 empleados municipales afectados. El asunto se turnó a las autoridades competentes. Que harán las investigaciones del caso y no se dará a conocer más sobre el particular, mientras no se disponga de avances. Así se dijo, y mi fuerte resfriado me bloqueó y me impidió enterarme de más. (www.lapiedadymiregion.wordpress.com; www.ziquitaromipueblito.wordpress.com; www.silviano.wordpress.com).

Cuarenta años de “Jesucristo el el Liberador”. Leonardo Boff

Fotografía de Gustavo Gutiérrez Merino, teólog...

Fotografía de Gustavo Gutiérrez Merino, teólogo peruano de reconocimiento mundial (Photo credit: Wikipedia)

[Aelantamos un poco la puesta en línea de este artículo de Leonardo

por el hecho de que el Congreso al que se refiere está siendo celebrado en stos momentos,
y en las próximas horas concluye.
Em português, em baixo].

Cuarenta años de «Jesucristo el Liberador»

2012-10-11

En el Instituto Humanitas de la Unisinos de los Jesuitas en  São Leopoldo (Brasil) se está celebrando del 7 al 11 de octubre el 40º aniversario del nacimiento de la Teología de la Liberación. Están  presentes los principales representantes de América Latina,  especialmente, su primer formulador, el peruano Gustavo Gutiérrez.  Curiosamente en ese mismo año de 1971, sin que ninguno supiese de los  otros, Gutiérrez en Perú, Hugo Assman en Bolivia, Juan Luis Segundo en  Uruguay y yo mismo en Brasil publicábamos nuestros escritos, que son  considerados los fundadores de este tipo de teología. ¿No sería la  irrupción Espíritu que soplaba en nuestro Continente marcado por tantas  opresiones?

Para burlar los órganos de control y represión de los militares, yo  publicaba todos los meses de 1971 un artículo en una revista para  religiosas Sponsa Christi (Esposa de Cristo) con el título: Jesucristo el Liberador. En marzo de 1972 reuní los artículos y me arriesgué a publicarlos en  forma de libro. Tuve que esconderme durante  dos semanas porque  la  policía política me buscaba. Las palabras «liberación» y «liberador» habían sido prohibidas y no podían ser usadas públicamente. Al abogado  de la Editora Vozes le costó mucho convencer a los agentes de vigilancia de que se trataba de un libro de teología, con muchas notas de pie de  página de literatura alemana y que no era una amenaza para el Estado de   Seguridad Nacional.

¿Cuál es la singularidad del libro (hoy en su 21 edición)? Presentaba,  fundada en una exégesis rigurosa de los evangelios, una figura de Jesús  como liberador de las distintas opresiones humanas. Contra dos de ellas  tuvo que enfrentarse directamente: la religiosa en forma de  fariseísmo en la estricta observancia de las leyes religiosas. La otra,  política, la ocupación romana que implicaba reconocer al imperador como «dios» y asistir a la penetración de la cultura helenística pagana en  Israel.

A la opresión religiosa, Jesús contrapone una «ley» mayor, la del amor  incondicional a Dios y al prójimo. Éste es para él  toda persona de la  cual me aproximo, especialmente los pobres e invisibles, aquellos que no cuentan socialmente.

A la política se opone, en vez de someterse al imperio de los Césares,  anunciando el Reino de Dios, un delito de lesa majestad. Este Reino  comportaba una revolución absoluta del cosmos, de la sociedad, de cada  persona y una redefinición del sentido de la vida a la luz de Dios,  llamado Abba, es decir, padre amoroso y lleno de misericordia,  que hacía que todos se sintiesen sus hijos e hijas y hermanos y hermanas unos de otros.

Jesús actuaba con la autoridad y la convicción de alguien enviado por el Padre para liberar a la creación herida por las injusticias. Mostraba  un poder que aplacaba tempestades, curaba enfermos, resucitaba muertos y llenaba de esperanza a todo el pueblo. Algo realmente revolucionario  iba a suceder: la irrupción del Reino que es de Dios y también de los  humanos por su compromiso.

En estos dos frentes creó un conflicto que lo llevó a la cruz. No murió  en la cama rodeado de discípulos, sino ejecutado en la cruz como  consecuencia de su mensaje y de su práctica. Todo indicaba que su utopía había sido frustrada. Pero he aquí que sucedió algo inaudito: la hierba no creció sobre su sepultura. Unas mujeres anunciaron a los apóstoles  que había resucitado. La resurrección no hay que identificada con la  reanimación de un cadáver, como el de Lázaro, sino como la irrupción del ser nuevo, no sujeto ya al espacio-tiempo y a la entropía natural de la vida. Por eso atravesaba paredes, aparecía y desaparecía. Su utopía del Reino como transfiguración de todas las cosas, al no poder realizarse  globalmente, se concretó en su persona mediante la resurrección. Es el  Reino de Dios concretado en Él.

La resurrección es el hecho mayor del cristianismo sin el cual no se  sostiene. Sin ese acontecimiento bienaventurado, Jesús sería como tantos profetas sacrificados por los sistemas de opresión. La resurrección  significa la gran liberación y también una insurrección contra este tipo de mundo. Quien resucita no es un Cesar o un Sumo Sacerdote, sino un  crucificado. La resurrección da razón a los crucificados de la historia  de la justicia y del amor. Ella nos asegura que el verdugo no triunfa  sobre la víctima. Significa la realización de las potencialidades  escondidas en cada uno de nosotros: la irrupción del hombre nuevo.

¿Cómo entender a esa persona? Los discípulos le atribuyeron todos los  títulos, Hijo del Hombre, Profeta, Mesías y otros. Al final concluyeron: humano así como Jesús sólo puede ser Dios mismo. Y empezaron a llamarle Hijo de Dios.

Anunciar un Jesucristo liberador en el contexto de opresión que existía y aún persiste en Brasil y en América Latina era y es peligroso. No sólo  para la sociedad dominante sino también para ese tipo de Iglesia que  discrimina a mujeres y laicos. Por eso su sueño siempre será retomado  por aquellas personas que se niegan a aceptar el mundo así como existe.  Tal vez sea este el sentido de un libro escrito hace 40 años.


Quarenta anos de “Jesus Cristo Libertador”

Entre os dias 7-10 de outubro está acontecendo em São Leopoldo junto ao Instituto Humanitas da Unisinos dos Jesuitas, a celebração dos 40 anos do surgimento da Teologia da Libertação. Lá estão osprincipais representantes da América Latina, especialmente, seu primeiro formulador, o peruano Gustavo Gutiérrez. Curiosamente no mesmo ano, 1971, sem que um soubesse do outro, tanto Gutiérrez (Peru), quanto Hugo Assman (Bolivia), Juan Luiz Segundo (Uruguai) e eu (Brasil) lançávamos nossos escritos, tidoscomo fundadores deste tipo de teologia. Não seria a irrupção Espírito que soprava em nosso Continente marcado por tantas opressões?

Eu, para burlar os órgãos de controle e repressão dos militares, publicava todo mês no ano 1971 um artigo numa revista para religiosas Sponsa Christi (Esposa de Cristo) com o título: Jesus Cristo Libertador. Em março de 1972 reuni os artigos e arrisquei sua publicação em forma de livro. Tive que esconder-me por duas semanas, pois a polícia política me procurava.  As palavras“libertação” e “libertador”haviam sido banidas e não podiam ser usada publicamente. Custou muito ao advogado da Editora Vozes, que fora pracinha na Itália, para convencer os agentes da vigilância de que se tratava um livro de teologia, com muitos rodapés de literatura alemã e que não ameaçava o Estado de Segurança Nacional.

Qual a singularidade do livro (hoje na 21.edição)? Ele apresentava, fundada numaexegese rigorosa dos evangelhos, uma figura do Jesus como libertador das várias opressões humanas. Com duas delas ele se confrontou diretamente: a religiosasob a forma do farisaísmo da estrita observância das leis religiosas. A outra, política, a ocupação romana que implicava reconhecer o imperador como “deus”e  assistir a penetração da cultura helenísticapagã em Israel.

À opressão religiosa Jesus contrapôs uma “lei” maior, a do amor incondicional a Deus e ao próximo. Este para ele é toda pessoa da qual eu me aproximo, especialmente os pobres e invisíveis, aqueles que socialmente não contam.

À política, ao invés de submeter-se ao Império dos Césares, ele anunciou o Reino de Deus, um delito de lesa-majestade. Este Reino comportava uma revolução absoluta do cosmos, da sociedade, de cada pessoa e uma redefinição do sentido da vida à luz do Deus, chamado de Abba, quer dizer,  paizinho bondoso e cheio de misericórdia fazendo que todos se sentissem seus filhos e filhas e irmãos e irmãs uns dos outros.

Jesus agia com a autoridade e a convicção de alguém enviado do Pai para libertar a criação ferida pelas injustiças. Mostrava um poder que aplacava tempestades, curavadoentes, ressuscitava mortos e enchia de esperança todo o povo. Algo realmente revolucionário iria acontecer: a irrupção do Reino que é de Deus mas também dos humanos por seu engajamento.

Nas duas frente criou um conflito que o levou à cruz. Portanto, não morreu na cama cercado de discípulos.  Mas executado na cruz em consequência de sua mensagem e de sua prática. Tudo indicava que sua utopiafora frustrada. Mas eis que aconteceu um evento inaudito: a grama não cresceu sobre sua sepultura. Mulheres anunciaram aos apóstolos que Ele havia ressuscitado. A ressurreição não deve ser identificada com a reanimação de seu cadáver, como o de Lázaro. Mas como a irrupção do ser novo, não mais sujeito ao espaço-tempo e à entropia natural da vida. Por isso atravessava paredes, aparecia e desaparecia. Sua utopia do Reino, como transfiguração de todas as coisas, não podendo de realizar globalmente, se concretizou em sua pessoa mediante a ressurreição. É o Reino de Deus concretizado nele.

A ressurreição é o dado maior o cristianismo sem o qual ele não se sustenta. Sem esse evento bem-aventurado, Jesus seria como tantos profetas sacrificados pelos sistemas de opressão. Aressurreição significa a grande libertação e também uma insurreição contra este tipo de mundo. Quem ressuscita não é um Cesar ou um Sumo-Sacerdote, mas um crucificado. A ressurreição dá razão aos crucificados da história da justiça e do amor. Ela nos assegura que o algoz não triunfa sobre a vítima. Significa a realização as potencialidades escondidas em cada um de nós: a irrupção do homem novo.

Como entender essa pessoa? Os discípulos lhe atribuíram todos os títulos, Filho do Homem, Profeta, Messias e outros. Por fim concluíram: humano assim como Jesus só pode ser Deus mesmo. E começaram a chama-lo de Filho de Deus.

Anunciar um Jesus Cristo libertador no contexto de opressão que existia  ainda persiste no Brasil e na América Latina era e é perigoso. Não só para a sociedade dominante mas também para aquele tipo de Igreja que discrimina mulheres e leigos. Por isso seu sonho sempre será retomado por aqueles que se recusam aceitar o mundo assim como existe. Talvez seja este o sentido de um livro escrito há 40 anos.

Prosperidad con o sin crecimiento. Leonardo Boff

Prosperidad con o sin crecimiento

2012-10-05


La crisis ecológico-social que se extiende por todos los países nos está obligando a repensar el crecimiento y el desarrollo, como sucedió en la Río+20. Sentimos empíricamente los límites de la Tierra. Los modelos hasta ahora vigentes se muestran insostenibles.

Por esta razón, muchos analistas afirman: los países desarrollados deben superar el fetiche del desarrollo/crecimiento sostenible a toda costa. Ellos no lo necesitan porque han conseguido prácticamente todo lo necesario para una vida decente y libre de necesidades. Por eso, en lugar de crecimiento/desarrollo se impone una visión ecológico-social: la prosperidad sin crecimiento (mejorar la calidad de vida, la educación, los bienes intangibles). Por el contrario, los países pobres y emergentes necesitan prosperidad con crecimiento. Ellos tienen urgencia de satisfacer las necesidades de sus poblaciones empobrecidas (80% de la humanidad).

Ya no es sensato perseguir el propósito central del pensamiento económico industrialista/consumista/capitalista que planteaba la pregunta: ¿cómo ganar más?, y que suponía la dominación de la naturaleza en vista del beneficio económico.

Ahora ante la realidad que ha cambiado, la pregunta es otra: ¿cómo producir, viviendo en armoníacon la naturaleza, con todos los seres vivos, con los seres humanos y con el Trascendente?

En la respuesta a esta pregunta se decide si hay prosperidad sin crecimiento para los países desarrollados y con crecimiento para los pobres y emergentes.

Para comprender mejor esta ecuación es ilustrativo distinguir cuatro tipos de capital: el natural, el material, el humano y el espiritual. En la articulación de los cuatro se genera la prosperidad con o sin crecimiento. El capital natural está formado por los bienes y servicios que la naturaleza ofrece gratuitamente. El capital material es el producido por el trabajo humano. Y aquí hay que considerar bajo qué condiciones de explotación humana y de degradación de la naturaleza ha sido construido. El capital humano está formado por la cultura, las artes, las visiones de mundo, la cooperación, realidades pertenecientes  a la esencia de la vida humana. Aquí es importante reconocer que el capital material ha sometido al capital humano a distorsiones pues también ha hecho mercancía de los bienes culturales. Como denunció recientemente David Yanomami, chamán y cacique, en un libro lanzado en Francia y titulado La caída del cielo: «vosotros, blancos, sois el pueblo de la mercancía, el pueblo que no escucha la naturaleza porque solo se interesa por beneficios económicos»(desinformemonos.org).

Lo mismo se debe decir del capital espiritual. Pertenece también a la naturaleza del ser humano que se pregunta por el sentido de la vida y del universo, lo que podemos esperar más allá de la muerte, los valores de excelencia como el amor, la amistad, la compasión y la apertura al Transcendente. Pero debido al predominio de lo material, lo espiritualse encuentra anémico y todavía no puede mostrar toda su capacidad de transformación y de creación de equilibrio y de sustentabilidad a la vida humana, a la sociedad y a la naturaleza.

El desafío que se presenta hoy es: cómo pasar del capital material al capital humano y espiritual. Lógicamente, lo humano y lo espiritual no eximen del capital material. Necesitamos un cierto crecimiento material para garantizar, con suficiencia y decencia, el sostenimiento material de la vida.

Sin embargo, no podemos restringirnos a un crecimiento con prosperidad porque éste no es un fin en sí mismo. Se ordena al desarrollo integral del ser humano.

Modernamente, fue Amartya Sen, el indio y premio Nobel de economía de 1998, quien mejor nos ayudó a comprender lo que es el desarrollo humano, capaz de ser sostenible y traer prosperidad. El título de su libro define ya la tesis central: Desarrollo como libertad (Companhia das Letras 2001). El autor se sitúa en el corazón del capital humanoal definir el desarrollo como «el proceso de expansión de las libertades sustantivas de las personas» (p. 336).

El brasilero Marcos Arruda, economista y educador, presentó también un proyecto de educación transformadora a partir de la praxis y como ejercicio democrático de todas las libertades (Educación para una economía del amor: educación de la praxis y economía solidaria, Idéias e Letras 2009).

No se trata solamente de atender a la nutrición y la salud, condiciones de base para cualquier prosperidad, lo decisivo reside en  transformar al ser humano. Para Amarthya Sen y para Arruda son fundamentales para eso la educación y la democracia participativa. La educación no para ser secuestrada como un artículo de mercado (profesionalización), sino como la forma de hacer surgir y desarrollar las potencialidades y capacidades del ser humano, cuya «vocación ontológica e histórica es ser más… lo que implica un superarse, un ir más allá de sí mismo, un activar los potenciales latentes en su ser» (Arruda, Educación para una economía del amor,103).

El crecimiento/desarrollo que busca la prosperidad supone entonces la ampliación de las oportunidades de modelar la vida y definirle un destino. El ser humano se descubre un ser utópico, es decir, un ser siempre en construcción, habitado por un sinnúmero de potencialidades. Crear las condiciones para que ellas puedan salir a la luz y sean implementadas es el propósito del desarrollo humano como prosperidad.

Se trata de humanizar lo humano. Al servicio de este propósito están los valores ético-espirituales, las ciencias, las tecnologías y nuestros modos de producción. La forma política más adecuada para propiciar el desarrollo humano sostenible y próspero es, según Sen y Arruda, al lado de la educación, la democracia participativa. Todos deben sentirse incluidos para, unidos, construir el bien común.

Este capital humano y espiritual cuanto más se usa más crece, al contrario del capital material que cuanto más se usa más disminuye. Tal vez sea este el gran legado de la crisis actual.

Leonardo Boff

Discurso del Presidente de México Felipe Calderón Hinojosa, ante la Asamblea General de la ONU

(Tomado de Prensa, Presidencia de la República)

El Presidente Calderón en la Participación en el Debate General de la 67° Sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas

26 sep 2012 | Discurso

Nueva York, EUA, 26 de septiembre de 2012

Señor Presidente.

Señoras y señores Jefes de Estado y de Gobierno.

Señoras y señores:

Por convicción y por historia, México es un aliado estratégico de la Organización de las Naciones Unidas.

Ha sido el nuestro, uno de los países fundadores de la ONU y como fundador, compartimos plenamente los postulados fundamentales de nuestra gran Organización.

Para mí, ésta es la última ocasión en que asisto como Presidente de México a la Asamblea General de Naciones Unidas. Y a lo largo de estos seis años, México ha participado en muy diversos foros para abrirle paso a las iniciativas de la ONU.

Hemos trabajado para que se consolide como el principal organismo para el diálogo y la paz, para la seguridad y para la vigencia plena del derecho, para la vigencia plena de la ley y, en particular, del Derecho Internacional.

Sabemos muy bien que hoy el mundo enfrenta desafíos que verdaderamente amenazan la viabilidad misma de la humanidad.

El primer desafío, pienso, es la actual emergencia económica y la urgencia de desarrollar el comercio y el crecimiento global con alta generación de empleo.

Es un problema que tiene en crisis a poblaciones enteras y que ha impedido a las naciones en desarrollo abatir graves rezagos que tenemos en materia de pobreza, ignorancia y marginación.

Como ustedes saben, México asumió este año, 2012, fundamentalmente, la Presidencia del Grupo de los 20, del G20, y nuestra misión era muy clara: teníamos que conciliar los intereses aparentemente opuestos, por cierto, entre los países emergentes y los países desarrollados.

Y como muchos saben, la reunión previa que habíamos tenido del G20, en Cannes, no pudo avanzar todo lo que hubiéramos querido en la adopción de medidas para reactivar la economía internacional.

Y por eso, la Presidencia mexicana trabajó arduamente para construir consensos mucho más amplios. Incorporamos al mayor número de países posibles, escuchamos a todos los sectores que pudimos: a sindicatos, a empresarios, a organizaciones ciudadanas, a jóvenes y llevamos todas sus propuestas al seno del G20.

Fueron varios meses en que se celebraron, incluso, varias reuniones ministeriales y preparatorias, y logramos acercar posiciones que parecían aparentemente divergentes.

Y este trabajo fue para que la Cumbre del G20 que tuvimos en Los Cabos, en junio en México, alcanzáramos, como fue el caso, logros significativos.

Y si bien es cierto que todavía meses antes había surgido, incluso, la duda acerca de la viabilidad misma, por ejemplo, del euro como una moneda única para varios países europeos, en la reunión de Los Cabos se refrendó por esos integrantes, con apoyo del resto del Grupo del G20, un sólido compromiso, no sólo con el euro como moneda unitaria, sino con la unidad financiera, la unidad fiscal y la unidad política de la zona del euro.

Se precisaron y se ampliaron los compromisos de las instituciones financieras internacionales, especialmente, desde luego, de las europeas, pero también, del Fondo Monetario Internacional, por ejemplo.

Y entre los logros más significativos yo destaco el Plan de Acción de largo plazo de Los Cabos. Un plan de acción ambicioso, que tiene el propósito, no sólo de enfrentar la coyuntura económica actual, sino  de avanzar hacia una recuperación económica plena y permanente, que todos anhelamos.

Asimismo, algo muy importante, se acordó ahí, la mayor aportación de recursos al Fondo Monetario Internacional que se tenga registro  en la historia de esta Institución nuestra.  Se trata, además, de 450 billones de dólares comprometidos y que están ahí, disponibles para auxiliar a cualquier país desarrollado o en desarrollo, que enfrente la situación financiera crítica que acompaña a la crisis actual.

Y es cierto. Los problemas financieros en algunos países de Europa subsisten, son problemas de larga recuperación, pero desde nuestro punto de vista, amigas y amigos, la perspectiva hoy de solución es mejor de la que prevalecía antes de la reunión del G20.

Y este compromiso de los países del G20 ha sido, a mi juicio, un elemento valioso para que hoy la economía mundial empiece a registrar perspectivas, perspectivas más optimistas, de recuperación en el mediano plazo, que las que tenía apenas hace un año o poco menos.

Por eso, pienso que en esa materia comienza a darse un punto de inflexión en las perspectivas económicas y debemos abonar todos a que esa recuperación pueda ahora materializarse en el cumplimiento de los compromisos.

Ello, sin embargo, no debe disuadirnos. Al contrario. Debemos redoblar esfuerzos para superar, definitivamente, esta crisis global e  impulsar el desarrollo de nuestras sociedades.

Quiero subrayar que la Cumbre de Los Cabos del G20 no abordó sólo el tema de la crisis internacional, mucho menos sólo el tema europeo. Se ocupó de los temas urgentes, pero, también, de los temas importantes.

Nos ocupamos de que las naciones recuperemos el crecimiento, con un enfoque de sustentabilidad, por ejemplo; y colocamos en la agenda varios temas que son de la mayor importancia. Les menciono cuáles: el crecimiento verde, al cual me referiré más adelante, la  seguridad alimentaria de nuestros pueblos y la inclusión financiera de los más pobres.

A este respecto, por ejemplo, el hecho de que casi tres mil millones de personas en el mundo, adultos, no tengan acceso a servicios financieros representa un obstáculo claro para la justicia pero, también, un obstáculo para la eficiencia y el crecimiento de las economías.

Y, por eso, en México hemos ampliado el acceso de la población a los servicios financieros. Hoy, los bancos cuentan con requisitos simplificados para la apertura de cuentas. Estamos estableciendo una banca nueva, completamente, a través de los teléfonos celulares que tiene más del 80 por ciento de la población; y, mediante corresponsales bancarios, estamos brindando servicios financieros en las localidades más remotas.

También, el Gobierno a mi cargo, está introduciendo, no sólo programas de justicia y de combate a la pobreza, sino que la gran cantidad de apoyos gubernamentales, que damos a  los más pobres ahora, se hacen a través de un esfuerzo de incorporación financiera.

Cómo.

Por ejemplo, el Programa Oportunidades. Un programa pionero de transferencias económicas para seis y medio millones de familias.

Estamos hablando de más de la cuarta parte de toda la población de México. Las familias pobres en el país, están recibiendo mes a mes un apoyo económico para adquirir alimentos y lo más indispensable, con la condición de que las madres de familia lleven a sus hijos a la escuela y lleven a sus hijos al médico, como la única forma de romper estructuralmente la miseria.

Y estos apoyos se entregan a través de tarjetas de crédito, de débito, y cada una de esas tarjetas está asociada a una cuenta bancaria individual, a la que nunca hubieran tenido acceso, quizá, esas seis y medio millones de familias pobres en el país.

El otro tema que impulsamos en el G20 es la seguridad alimentaria. El aumento en el precio de los alimentos en el mundo explica, en gran parte, por qué desde el año 2010 hasta la fecha están saliendo en el Norte de África, y en muchas partes del mundo, está saliendo la gente a la calle, más allá de las razones políticas que pueda haber en cada Nación.

Porque si las familias más pobres destinan la mitad de su ingreso a buscar alimento, y ese alimento aumenta 10, 20 por ciento, estamos hablando de un empobrecimiento neto en el mundo superior a esos porcentajes.

Estamos hablando de que uno de los problemas más dramáticos para combatir la pobreza es evitar, precisamente, esta enorme carestía en el precio de los alimentos a nivel global. De eso hablamos en el G20, de seguridad alimentaria.

Y concretamente logramos acuerdos para promover más inversión en tecnología, más inversión pública, más inversión privada en agricultura para, con los mismos recursos, con la misma tierra, con la misma agua, producir en todo el mundo más y mejores alimentos.

México fue protagonista de la llamada revolución verde a principios de los 70. Hoy, se requiere otra revolución verde para producir alimentos y México quiere ser activo partícipe en esa transformación tecnológica y de política pública y, también, de cooperación internacional, que implica proveer alimentos a los más pobres del mundo.

En el G20 demostramos que es posible encontrar soluciones tanto en problemas urgentes y de coyuntura, como en los problemas y desafíos de largo plazo.

Señor Presidente:

El segundo reto, de los cuatro quiero mencionar hoy, es el referente a los Objetivos del Milenio, que atinadamente ha establecido la Organización de las Naciones Unidas, los Objetivos del Desarrollo del Milenio. Porque es evidente que sintetizan los anhelos de todos nuestros pueblos por un desarrollo armónico, humano y sustentable.

Mi país, a pesar del alza inusitada en el precio internacional de los alimentos, a pesar de la peor crisis económica mundial que tengan memoria las generaciones presentes en el mundo, hemos avanzado con firmeza en el cumplimiento de tales objetivos.

Quiero subrayar, amigos, que México está cumpliendo con las Metas del Milenio. A tres años de que venza el plazo fijado, hemos hecho realidad, por ejemplo, uno de los principales anhelos de cualquier Nación, desarrollada o en desarrollo, la cobertura universal en salud en mi país.

Qué significa.

Que hoy, en México, hay médico, medicinas, tratamiento y hospital para cualquier mexicana o cualquier mexicano que lo necesite. Y ello nos permitirá cumplir los compromisos asumidos, por ejemplo, en reducción de mortalidad materna, en reducción de mortalidad infantil.

Estamos, además, atacando severamente problemas como el VIH-Sida, y en México se están proporcionando atención médica gratuita y retrovirales gratuitos a todos los pacientes con VIH-Sida en el país, y con ello, estamos enfrentando y superando este grave problema y desafío a nivel mundial.

Además, no sólo alcanzamos la cobertura en salud, alcanzamos, también, la cobertura universal en educación primaria; y eso significa que hoy toda niña y todo niño en edad escolar, entre los cinco y los 13 años de edad, tiene un lugar en una escuela pública y gratuita.

Y, además, hemos cerrado la brecha entre hombres y mujeres, de tal manera, que a nivel de educación básica y a todos los niveles, prácticamente, es igual la participación ya, afortunadamente, entre hombres y mujeres en la educación del país.

Hemos logrado progresos importantes. Hemos construido más de mil 200 hospitales o clínicas nuevas en seis años. Y hemos creado 140 universidades desde cero, nuevas, públicas y gratuitas, donde se están formando 113 mil ingenieros cada año, que, además, de tener mejores oportunidades de ingreso, están revolucionando la competitividad de la industria mexicana.

Y, también, hemos logrado progresos por encima de las metas acordadas en el acceso de los mexicanos a agua potable, en el acceso a las tecnologías de la información, y en el acceso a una vivienda digna.

Casi 650 mil créditos hipotecarios para otro tanto número de viviendas se otorgan cada año en nuestro país, particularmente, a trabajadores que ganan menos de 20 dólares al día.

Todos estos avances nos colocan en tiempo y en la ruta para cumplir uno de los Objetivos del Milenio en el plazo que nos hemos establecido.

En el ámbito global, México es consciente de que los avances son desiguales, pero ello no debe ser motivo para que claudiquemos en nuestros esfuerzos. Debemos blindar el avance alcanzado y darle un sentido de continuidad.

Por eso, sugiere México que avancemos en una segunda generación de Objetivos del Milenio, objetivos que sean universales, que sean medibles y que sean adaptables a las distintas realidades nacionales, en temas como equidad de género, protección del ambiente, crecimiento verde, educación, alimentación, acceso al agua y gobernanza democrática internacional. Deben ser parte medular de la agenda de desarrollo del 2015.

Señor Presidente:

El tercer desafío. El cambio climático. Su impacto puede ser irreversible, tanto para la sociedad como para los recursos naturales.

Yo sé que en todos sus países se está viviendo, o alguna sequía sin precedentes o alguna inundación sin precedentes.

Aquí mismo, en Manhattan, hace menos de dos años pasó un huracán en medio de la Quinta Avenida, por primera vez en la historia. Y, por primera vez, se desarrollan tornados en Maine y Massachusetts.

El cambio climático está afectando a todas las naciones. Y esto es un desafío en marcha arrolladora a la humanidad, que si no se enfrenta hoy, los costos de cada pueblo para enfrentar sus consecuencias serán significativamente mayores.

México busca utilizar todas sus capacidades para despertar un sentido de responsabilidad en esta lucha mundial contra el calentamiento global. Y, por ello, creamos un programa unilateral especial para combatirlo. Nos comprometimos, por ejemplo, a disminuir en 50 millones de toneladas de bióxido de carbono anuales para este año, 2012, un compromiso hecho en 2008.

Y lo estamos cumpliendo. Al término de este año habremos cumplido la meta.

Somos el primer país que entregó una comunicación nacional en la Convención Marco de Cambio Climático. Y no sólo eso, hemos entregado cuatro y hoy mismo, hoy presentaré, a nombre de México, la Quinta Comunicación Nacional en la Convención Marco Sobre Cambio Climático.

Y en ella estamos reportando no sólo cómo hemos cumplido nuestros compromisos, sino estamos demostrando que hemos logrado desfasar, desvincular el crecimiento económico de México de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por ejemplo, en las últimas dos décadas, nuestras emisiones de bióxido de carbono han crecido 40 por ciento menos que la tasa de crecimiento económico del país.

Y lo hacemos, porque en México estamos superando un falso debate que se ha dado aquí, en Naciones Unidas y que se da en todos los foros económicos del mundo.

El debate parece ser, o crecemos o atendemos el cambio climático; o terminamos con la pobreza o terminamos con el calentamiento global. Pareciera que no se pueden las dos cosas. Y sí, sí se puede, y yo diría, sí se debe.

Tenemos que superar el falso dilema que hay entre o proteger el medio ambiente o auspiciar el crecimiento económico, entre combatir la pobreza o combatir el cambio climático.

En México estamos haciendo las dos cosas. Por ejemplo, ProÁrbol, es un programa de pago de servicios ambientales, el más grande del mundo, quizá, donde le estamos pagando a las comunidades indígenas y pobres, que habitan en bosques y selvas, les estamos pagando por el agua que nos proveen, por el oxígeno que respiramos. Les pagamos por no talar los árboles, por recuperar sus cuencas, porque los servicios ambientales permanezcan para nosotros.

Y con este programa a la vez que cuidamos nuestros bosques y selvas estamos proveyéndole ingreso a las comunidades más pobres que nunca habían tenido. Y en seis años con él hemos plantado, por ejemplo, mil 300 millones de árboles en el país.

Yo recuerdo un programa de Naciones Unidas, hace cinco años, por plantar mil millones de árboles en todo el mundo, y participamos con entusiasmo. Nosotros hemos plantado mil 300 millones en seis años, y hemos decretado tres y medio millones de hectáreas como Áreas Naturales Protegidas.

Un resultado promisorio es que de acuerdo con la FAO, un organismo de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, México ha reducido su tasa neta de deforestación de 350 mil hectáreas por año en la década de los 90, a 150 mil hectáreas por año entre 2005 y 2010. Y estoy seguro que la hemos reducido aún más entre el 10 y el 12, con la esperanza de que en esta misma década no sólo llegaremos a la tasa cero, sino que revertiremos la deforestación de selvas y bosques en el país.

Por este desafío, también, contribuimos con la ONU y con mucho gusto para organizar la Conferencia de las Partes en materia de Cambio Climático, la COP16, en Cancún.

Y, honestamente, amigos, esa fue una COP bastante exitosa contra todos los pronósticos. Ahí, por ejemplo, concretamos acuerdos para operar por primera vez el esquema de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación, la llamada REDD Plus, que permitirá a las naciones en desarrollo contribuir a la reducción de emisiones conservando y acrecentando bosques y selvas.

La mayor riqueza de los países pobres cuál es en materia natural.

Nosotros, los países en desarrollo, no contaminan con industrias que no tienen, la mayor riqueza son los bosques y las selvas, y la emisión de gases de carbono proviene de la deforestación. Si se le da el apoyo que requieren los países en desarrollo para conservar bosques y selvas, estarán contribuyendo a reducir emisiones de carbono y, a la vez, se estará contribuyendo a elevar el ingreso de esas comunidades. Eso lo acordamos en Cancún, en la COP16.

Este acierto, además, muestra un potencial que se abrió en la lucha contra el calentamiento global. Logramos, por ejemplo, zanjar diferencias entre países desarrollados y en desarrollo. Logramos hacer a un lado este juego perverso de echarnos la culpa unos a otros: No, la culpa la tienen ustedes, los ricos, porque son los que contaminan. No, la culpa la tienen ustedes, los pobres, porque están emitiendo muchos gases de efecto invernadero.

Señores, aquí todos somos responsables y aquí todos debemos tener la solución. Somos corresponsables del planeta que compartimos y que no reconoce nuestras fronteras en materia ambiental.

Por esa razón, el principio de responsabilidades comunes, pero diferenciadas, permitió llegar a acuerdos razonables en Cancún y creamos el Fondo Verde contra el Cambio Climático, que propuso México y establecimos al principio consensos.

Por ejemplo, para establecer claramente el umbral de no más de dos grados en el aumento de temperatura del planeta en el largo plazo, compromisos de reducción de emisiones, un marco institucional para la adaptación al calentamiento global, así como mecanismos de financiamiento y transferencia de tecnología.

Estos avances hicieron revivir el multilateralismo en materia climática y siguieron en la exitosa Plataforma de Acción de Durban, en 2011.

Señor Presidente:

Finalmente. El cuarto desafío y aquí quisiera su atención, porque voy a hablar del tema y el problema que está causando más muertes violentas en todo el planeta, el problema que está causando la muerte de miles y miles de jóvenes, particularmente en nuestra querida América Latina y el Caribe.

El cuarto desafío es la delincuencia organizada transnacional, que está segando la vida de miles y miles de jóvenes y que es una de las más graves amenazas globales de nuestros tiempos.

Las organizaciones criminales articulan redes de operación en torno a los grandes flujos ilegales, no sólo de droga, flujos ilegales de armas, flujos ilegales de dinero, flujos ilegales de la inadmisible trata de personas.

Y para controlar sus mercados, su oferta y sus clientes, y para cobrar la renta a ciudadanos honestos en los lugares que dominan, utilizan la violencia.

Bajo esa lógica, buscan controlar territorios y cooptar gobiernos.  Le disputan la fuerza del Estado al Estado mismo. Aprovechan la debilidad o la franca corrupción institucional para establecer sus cotos de  poder y su impunidad.

Se enquistan en las comunidades y  ahí  controlan todo lo que pueden controlar.  Cobran cuotas a la gente honesta por su trabajo. Cobran cuotas a los empresarios y a los ganaderos, y controlan, además, delitos, como la extorsión, el robo y el secuestro.

El crimen organizado, señoras y señores,  es una de las principales causas de muerte, hoy en día, es una de las principales causas de la violencia, que Naciones Unidas tiene obligación de combatir. Es una de las mayores amenazas, también, para la democracia en el Siglo XXI.

Vaya si México ha padecido las consecuencias de ello, y que son también las consecuencias, por desgracia, de años de inacción ante la expansión brutal de este fenómeno delictivo.

Por ello, proteger a las familias, proteger a los mexicanos, protegerlas de la criminalidad ha sido para mi Gobierno, no sólo un imperativo legal, constitucional, sino, también, un imperativo ético, político, un imperativo categórico.

Y hemos combatido con fuerza, con determinación, con coraje, esta amenaza, inadmisible para nuestros pueblos. Y lo hemos hecho convencidos de que nuestro principal deber, como gobernantes, es proteger a las familias.

Al mismo tiempo, hemos impulsado una transformación verdaderamente histórica en las instituciones encargadas del cumplimiento de la ley. Porque estamos desarrollando nuevas y mejores capacidades policiacas y judiciales en la lucha por la seguridad. Necesitamos nuevas y mejores capacidades, que sepan defender la libertad y la legalidad.

Lamentamos, sin embargo, que este esfuerzo no se observa por igual en todos los países que debieran hacerlo.

Quiero, explícitamente, lamentar ante ustedes, por ejemplo, que la Conferencia Diplomática realizada aquí mismo, en julio pasado, no llegó a ningún acuerdo para adoptar el Tratado sobre Comercio de Armas. Y eso hubiera  sentado las bases para controlar una venta irresponsable de armas de alto poder al crimen organizado transnacional.

Sepan ustedes que, en mi Gobierno, en estos casi seis años, hemos decomisado más de 150 mil armas a los criminales. 150 mil armas.

Y, por ello, México impulsa un Tratado que limite o que prohíba, por lo menos, que regule, la transferencia de armas convencionales, porque sabemos que existe el riesgo, sabemos que eso pasa, que éstas no van a las manos de los buenos ciudadanos que quieren defender a su Patria.

Van a las manos de los criminales. Sí, para eso es el negocio de la industria: para cometer violaciones horribles y sin precedentes al derecho internacional y a los pueblos.

Ahora bien. El tráfico de armas sólo es una arista del problema. Es un problema  complejo. Hoy tenemos, señoras y señores, que reconocer, entre todos, una verdad indiscutible: el consumo de drogas ilegales en muchos países desarrollados está matando a miles y miles de jóvenes en los países de producción y de tránsito. Está causando una violencia que nuestros pueblos no merecen.

Los países consumidores de droga no han avanzado o al menos no han avanzado de manera relevante en la reducción del consumo de esas drogas. Y aquí hay mucho trabajo por hacer en materia de la reducción de la demanda, de la prevención de las adicciones.

Se requiere redoblar esfuerzos para atender este problema de salud pública: políticas preventivas contra las adicciones, campañas en los medios de comunicación, que hagan entender a los jóvenes de todo el mundo que las adicciones a las drogas son la nueva esclavitud del Siglo XXI, son una cadena pesada que ata al adolescente de por vida, hasta su muerte, a su proveedor.

Pero, al margen de eso, necesitamos recordar, también, señores, que el mayor poder de las organizaciones criminales.

De dónde viene.

Viene de los multimillonarios recursos económicos con los que se financian. Recursos que, a su vez, fluyen de los países consumidores de droga. Y mientras no se detenga esa montaña de dinero, mientras no se detenga el flujo de dinero que pagan los consumidores, la delincuencia organizada va a seguir comprometiendo la paz y va a seguir acechando sociedades enteras y gobiernos.

Por eso, aquí, en esta alta tribuna del mundo, quiero decirlo con toda claridad: Ha llegado el momento de que los países consumidores evalúen con toda sinceridad, con toda honestidad, si pueden, si cuentan con la voluntad y con la capacidad para reducir el consumo de drogas de manera significativa y sustancial.

Porque si no es así, sino se puede reducir ese consumo, es urgente que tomen ya acciones contundentes para al menos reducir los extraordinarios flujos de dinero, que están terminando en las manos de las organizaciones criminales.

Sé que hasta ahora se ha seguido un enfoque bien intencionado. El enfoque es alejar la droga de los jóvenes, mediante el combate legal al tráfico de drogas. Pero tiene un problema fundamental: genera un mercado negro y las enormes ganancias derivadas del mercado negro, provocado por la prohibición, han exacerbado la ambición de los criminales, han aumentado todavía más el masivo flujo de recursos hacia sus organizaciones.

Esto les permite crear redes poderosas, les da una capacidad de corrupción prácticamente ilimitada, son capaces de comprar gobiernos y cuerpos policiacos enteros, dejando inermes a las sociedades, dejando indefensas a las familias, especialmente a las naciones más pobres.

Es cierto, una Nación poderosa puede tener un Poder Judicial poderoso, puede tener policías imbatibles.

Pero qué me dicen de las naciones pobres de nuestros continentes, y yo hablo por las nuestras, en América Latina y el Caribe; pero qué pasará con África, o con Asia, o con tantas naciones que no tienen el poder económico para hacerle frente a los criminales.

La creciente demanda de drogas, entendámoslo de una vez, le está dando a los criminales un poderío económico y que se está transformando, en algunos casos, en político, para hacerse de la voluntad de una autoridad.

Y, por otro lado, insisto, tanto dinero despierta en ellos tal ambición que se barre cualquier escrúpulo, y que los hace cometer las peores atrocidades y los peores actos de crueldad que haya visto la humanidad.

El dinero de los consumidores está causando la muerte de miles y miles de jóvenes, en América Latina, en el Caribe, por esa violencia asociada al narcotráfico. Y en particular, las naciones estamos sufriendo de manera mucho más aguda los efectos devastadores de esta situación, particularmente, nosotros.

Quiénes. Las naciones que estamos entre la zona de producción, por ejemplo, en Los Andes, en Sudamérica, y el mercado más grande del mundo de consumo de drogas, que son los Estados Unidos. Y ahí vamos, Colombia, y Venezuela, y Guatemala, y El Salvador, y Honduras, y el Caribe, Haití, Dominicana, Jamaica. Todos ellos.

Por eso, amigos, les comparto que en diciembre del año pasado nos reunimos los Presidentes de la zona, los Jefes de Estado y de Gobierno de Centroamérica, más México y Colombia, y estaba de invitado el Presidente de Chile, en lo que llamamos el Mecanismo de Concertación de Tuxtla, y ahí emitimos una declaración muy importante: La Declaración de Mérida.

Y ahí expresamos que es urgente lograr una sensible reducción de la demanda de drogas ilegales por parte de los países consumidores. Sí. Pero, también, dijimos que si esto no es posible las autoridades de esos países deben, entonces, tienen la obligación moral de explorar todas las alternativas para eliminar las estratosféricas ganancias de los criminales, incluyendo explorar las opciones regulatorias o de mercado, orientadas, precisamente, a ese propósito.

No sólo eso. Meses más tarde, nos reunimos todos los países del Continente en la VI Cumbre de las Américas, en Cartagena, Colombia. Y ahí varios mandatarios de América Latina reiteramos nuestra preocupación y llegamos a un acuerdo medular, desde Canadá hasta Chile, de darle un mandato a la OEA para analizar, sobre la base de evidencia científica, todas las opciones, todas las opciones que nos permitan combatir este flagelo con mayor eficacia.

También, acordamos por unanimidad, por cierto, establecer un esquema hemisférico contra la delincuencia organizada transnacional, que permita coordinar en tiempo real a las distintas entidades encargadas de la seguridad en el hemisferio.

Hoy, propongo, formalmente, que ésta, nuestra Organización de las Naciones Unidas, se comprometa en el tema, que haga una valoración profunda de los alcances y de los límites del actual enfoque prohibicionista en materia de drogas.

Y eso no implica que se deba bajar la guardia, nosotros no lo haremos. No vamos a ceder ni un milímetro a las organizaciones criminales, lo que sí significa es que los países debemos asumir las responsabilidades comunes que tenemos en el problema y que, también, son diferenciadas de acuerdo al origen y de acuerdo a la capacidad que cada quien tiene en el problema.

Y en cualquier caso, en cualquier caso, señores, cualquiera que sea ese marco regulatorio sobre el tema de drogas, todas las naciones y estoy convencido, particularmente, las economías emergentes, como México, estamos llamados a implementar una política integral en tres ejes.

Por un lado, combatir a la criminalidad, no rehuirla, no permitir que asiente su territorio como si fuera un Estado nuevo.

Dos. Fortalecer las leyes y las agencias interinstitucionales encargadas de aplicar la ley, en particular hay que limpiar, hay que depurar y fortalecer cuerpos policiacos, fiscalías, Ministerios Públicos y Poderes Judiciales.

Y, tercero, y todavía más importante. Hay que restaurar el tejido social, hay que ampliar de manera acelerada las oportunidades para los jóvenes, de educación, de salud, de trabajo, de esparcimiento.

Hay que hacerlo a través de universidades, bandas de música, equipos de fútbol, clínicas, clínicas de prevención y tratamiento de adicciones. Hay que poner en marcha políticas activas y masivas de prevención y tratamiento de adicciones entre jóvenes y entre adolescentes.

Eso es lo que ya estamos haciendo en México. Así lo estamos haciendo en nuestro país, en estas tres vertientes, que son un imperativo para cualquier Estado democrático.

Sin importar cuál sea la postura o la política en materia de combate a las drogas, es distinto, en cualquier caso es obvio que el Estado debe combatir a los criminales, tener mejores instituciones de cumplimiento de la ley y crear oportunidades.

Pero hoy hago el llamado, porque las naciones tienen, tenemos todos, aquí, en la ONU, que asumir esta responsabilidad que no se ha asumido, lo digo sinceramente, conforme a la magnitud e importancia del problema.

Repito, la mayor causa de homicidios violentos en el mundo la causa el crimen organizado, y ese es un tema que tiene que abordar Naciones Unidas.

Si los países desarrollados, los que consumen toneladas y toneladas de droga todos los días no pueden o no quieren reducir el consumo de drogas, al menos detengan el dinero que le mandan a los criminales; al menos detengan el flujo exorbitante de dinero con el que están financiando los consumidores la muerte de miles de jóvenes.

Y si eso no se puede, es el momento, insisto, de explorar alternativas diferentes al propósito no logrado nunca de reducir el consumo.

Es el momento en que la ONU no sólo participe en este análisis, la ONU tiene que encabezar y encabezar en serio, un profundo debate internacional, que nos permita hacer un balance, por una parte, de los alcances y las limitaciones de la política actual: qué es lo que ha dado, cuánto hemos avanzado en el actual enfoque prohibicionista, por ejemplo.

Y, por la otra, un estudio acerca de la violencia inhumana, inaceptable que genera la producción, la distribución, el tráfico y el consumo de drogas en el mundo, y que ha convertido, duele decirlo, pero así es, ha convertido a América Latina y el Caribe en la región más violenta del mundo.

Este balance, finalmente, debe examinar con honestidad, con rigor académico y con responsabilidad global cuáles pueden ser esas alternativas, debe explorar, específicamente, alternativas regulatorias o de mercado, que nos permitan saber si son o no verdaderas alternativas, que nos permitan terminar a todas las naciones juntas con este flagelo que está costando decenas de miles de vidas en nuestra región.

Así como la ONU examina y aporta soluciones para vencer problemas globales, que amenazan la integridad, la salud y la vida de millones de personas en el mundo; así como se ocupa de las hambrunas en el mundo; así como debemos ocuparnos de la hambruna en el Cuerno de África; así como debemos de ocuparnos de la epidemia, como el virus de la Influenza H1/N1, que nos tocó sufrir a México; así como debemos ocuparnos del cambio climático, es hora, también, de entrar en acción para detener esta ola de muerte que causa tanto sufrimiento a nuestros pueblos.

Así que, yo urjo, respetuosamente, urjo, exijo a las Naciones Unidas a que no sólo participe, sino que encabece una discusión a la altura del siglo XXI, y sin falsos prejuicios, nos lleve a todos encontrar soluciones a este problema grave con enfoques nuevos y eficaces.

Señor Presidente.

Señoras y señores:

Mi Gobierno concluye en pocos meses. Me enorgullece que México cuente ahora con una economía sólida que está en crecimiento y que genera 700 mil empleos anuales nuevos formales en el país.

Con satisfacción puedo decir que hoy México es más fuerte, más justo y más próspero, así lo demuestran nuestros índices de desarrollo humano en educación, salud, vivienda y empleo. Además de atender los cuatro desafíos a los que hecho referencia, quiero decir, que como comunidad mundial necesitamos fortalecer a la ONU desde adentro para que responda a los retos globales.

Una primera tarea es una reforma realista al Consejo de Seguridad, democrática, para hacerlo más representativo y para preservar su capacidad de acción, mediante el mejoramiento de métodos de trabajo y la rendición de cuentas  de sus miembros.

Por otra parte, México celebra, señor Presidente, que haya usted propuesto, como tema central para este periodo de sesiones, la solución pacífica de controversias. Un tema  crucial para la convivencia civilizada y la cooperación.

México es una nación comprometida con la cooperación, con la  concertación de acuerdos

Nos preocupa, y sé que a ustedes también les preocupa, nos preocupa sinceramente   la debilidad o, a veces, la franca inacción de nuestras organizaciones ante violaciones flagrantes al derecho internacional.

La grave situación de Siria, por ejemplo, es un peligro para la paz mundial y es algo que es indignante para todos. Condenamos, sin ambages, la represión del régimen de Damasco y la violencia generalizada que está diezmando a la población civil y que ha provocado ya una crisis de refugio en los países vecinos.

La parálisis del Consejo de Seguridad, ante crisis como la de Siria, debe hoy relanzar la  voluntad, todos, la voluntad política para  transformar ya nuestra Organización.

Así como se ha trasformado y embellecido el edificio de la ONU y se han quitado los residuos de asbesto que la acompañaron tantos años, es importante ya renovar la Organización para ponerla a la altura de las exigencias del Siglo XXI.

Y, también,  por supuesto, condenamos el ataque terrorista, premeditado, contra el Consulado Estadounidense en Bengasi y el asesinato del Embajador estadounidense en Libia y de varios de sus colaboradores.

Señor Presidente:

Reitero que México cumplirá suficientemente con las Metas del Milenio, establecidas por esa gran Organización. Así lo demuestran nuestros índices de desarrollo humano en educación, salud, vivienda, empleo y seguridad social.

En el tema de seguridad, hemos combatido, con determinación, a las bandas criminales. Hemos actualizado nuestras  leyes, hemos emprendido una profunda reestructuración institucional. Y, al mismo tiempo, hemos avanzado en la consolidación de una cultura democrática y en el respeto a los derechos humanos.

Hoy, en México ha pasado ya una reforma, donde todo derecho humano, reconocido en cualquier tratado internacional, suscrito por México, ya es derecho interno exigible ante los tribunales mexicanos.

Me enorgullece dejar un México que mantiene profundas relaciones de amistad y de cooperación con todas las naciones. Un México que participa activamente en la construcción de la paz tan anhelada, en la construcción de un mundo de justicia, de seguridad, de desarrollo.

Queremos libertad para los hombres y las mujeres. Justicia y respeto a los derechos humanos en nuestras sociedades. Queremos un medio ambiente respetado, que permita que nuestra querida  Tierra, nuestro planeta, nos dure para siempre.

Y queremos democracia, sin la cual no hay libertad y no hay desarrollo.

Y, desde luego, queremos, anhelamos, buscamos y deseamos la paz en la Tierra a los hombres de buena voluntad.

Paz para todos ustedes.

Muchas gracias.