ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. ¡UN BLOQUE POR MÉXICO!

30px|Español Imagen de Silvano Aureoles Conejo...

30px|Español Imagen de Silvano Aureoles Conejo, político mexicano. 30px|English Image of Silvano Aureoles Conejo, mexican politician. (Photo credit: Wikipedia)

MIE 29-08-12

FRANCISCO GÓMEZ MAZA

ANÁLISIS A FONDO: ¡UN BLOQUE POR MÉXICO…!

·       Alfombra nueva, tablero electrónico casi 3D

·       Los nuevos diputados con juguete nuevo

En la LXII Legislatura de la Cámara de Diputados “no habrá bloques; el único bloque será por México”. Afirmación histórica, si no fuera porque no pasa de ser un lugar común que todos los políticos, del signo ideológico que sean, pronuncian a voz en cuello cuando se acaban y se inician los ciclos de la rusticatiomexicana.

30px|Español Imagen de Jesús Murillo Karam, Ex...

30px|Español Imagen de Jesús Murillo Karam, Exgobernador de Hidalgo, México. 30px|English Image of Jesús Murillo Karam, former Governor of Hidalgo, México. (Photo credit: Wikipedia)

Ayer la proclamó el líder. Porque Manlio Fabio Beltrones Rivera, quiéranlo o no sus opositores de dentro y fuera del PRI, es el que comenzó a llevar la voz cantante en la nueva Cámara, que ayer inició los trabajos previos al arranque de pasado mañana sábado primero de septiembre con el sexto y último informe del presidente panista.

Con esposa, hijos, cuñados, abuelitos, suegros, suegras, y hasta con la mascota, casi, los nuevos diputados del espectro político mexicano fueron arribando ayer, desde muy temprano, al búnquer de San Lázaro. El restaurante Los Cristales se abarrotó de comensales que en grupos nutridos pedían juntar mesas para que toda la tropa rompiera el ayuno.

Y por ahí, al fondo del comedor, solos, dos personajes que harán historia de ahora a tres años, desayunando acuerdos, negocios políticos, posiciones,  huevos fritos, frijolitos, tortillas, pan blanco, cafecito y lo que su imaginación se atreva a imaginar: el sonorense Beltrones Rivera y en michoacano Silvano AureolesConejo.

Manlio Fabio Beltrones Rivera

Manlio Fabio Beltrones Rivera (Photo credit: Wikipedia)

Ambos, hablando, pero de qué, porque al final ni el priísta ni el perredista soltaron prenda. Y habrá que creerles que sólo convinieron en quien sería el presidente de la mesa directiva de la legislatura. Pero, quién les va a creer.

Ah, y después de terminar de desayunar, y de no responder a  preguntas de reporteros que cubren el sector legislativo sonorense y michoacano se fueron a lo oscurito, dicen que a una oficinas del PRI en la Cámara, para continuar sus consultas. Ambos aseguraron que no hay distanciamientos, ni pleitos, ni ninguna confrontación entre las dos fracciones parlamentarias. Y que cuando las haya platicarán para ponerse de acuerdo.

Los diputados perredistas mientras tanto se reunían en el Salón Verde, más que nada a la espera de que se abriera la sesión, para lo Jesús Zambrano Grijalva, sonorense también, curiosamente, ya experimentado en eso de la vida. Siempre a las carreras, sólo cruzó unas cuantas palabras con el escribidor, recordando tiempos idos de cuando el PRD prometía ser una opción verdadera de cambios profundos en este país históricamente aplastado por los fundamentalismos, los autoritarismos, la corrupción y la impunidad. Pero se fue corriendo, precisamente al Salón Verde, donde se realizan las reuniones especiales de la Cámara.

La sala de prensa era un hervidero de reporteros, fotógrafos, camarógrafos, orejas de gobernación, y en los pasillos y la explanada hervía el ambiente colorido de mujeres de blanco, de verde y muchas que se atrevieron a vestirse de rojo… Parecía una gran escuela primaria en el primer día de clases. Todos y todas, como dicen ahora que hay que decir para no ser machista, andaban eufóricos y eufóricas, o eufóricas y eufóricos.

30px|Español Imagen de José González Morfín, p...

30px|Español Imagen de José González Morfín, político mexicano 30px|English Image of José González Morfín, mexican politician (Photo credit: Wikipedia)

A eso de las 10:30, el salón de sesiones, remozado, con tableros electrónicos recién instalados, que costaron la friolera de 92 millones de pesos, alfombra nueva, con monitores en cada una de las 500 curules, todo una chulada, iba llenándose de diputados, diputadas, diputaditos, diputaditas y toda suerte de asesores y busca chamba. Los grupos de nuevos legisladores representantes de los estados se abrazaban y se tomaban la foto de la historia, y los fotógrafos de sociales haciendo su agosto  – sí, su agosto, porque agosto termina mañana viernes, jajaja – imprimiendo placas y placas desde sus tarjetas mutimedia.

Por fin, los llamados decanos, integrados por ex legisladores viejitos asumieron la presidencia para dar inicio a la sesión preparatoria de la LXII Legislatura y llamar a la votación para “elegir” a la mesa directiva. Arnoldo Ochoa, viejo político colimense, fungió como presidente, flanqueado por el panista José González Morfín y la chiapaneca Arely Madrid Tovilla. Y se inició el desfile de los 500 diputados menos 13 que no asistieron, unos por estar todavía impugnada su elección y otros porque no se les dio la gana asistir.

Y al final la no noticia; no noticia porque todo el mundo ya lo sabía Fue electo como presidente el hidalguense Jesús Murillo Karam; y como vicepresidente, el guanajuatense Francisco Agustín Arroyo Vieyra. Y ya. Gran aplauso. Gran apapacho entre diputados y diputadas, fiesta, algarabía, muchas ganas. Y de todos. Los perredistas, los petistas, los “ciudadanos”,los propejistas todos, francamente entusiasmados por hacer historia y al Peje…que se vaya a su rancho de Palenque.

La presidencia de la mesa citó a los diputados para la sesión del sábado, a la que todo el mundo asegura asistirá el señor de Los Pinos, a entregar su último informe, tan esperado por todo el mundo, pero no por el contenido, sino porque es el último y quedarán sólo tres meses, o 90 días, para que se vaya.

Una sesión de mero protocolo luego de la cual los diputados se fueron a celebrar y los reporteros a la chinga. Se empeñó en su trabajo la colega Fátima Monterrosa, muy bien plantada.

analisisafondo@cablevision.net.mx

Francisco Gómez Maza

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. Y AHORA, ¿A PALENQUE?

JUE-30-08-12

FRANCISCO GÓMEZ MAZA

ANÁLISIS A FONDO: Y AHORA, ¿A PALENQUE?

·       Uno por uno, los recursos de AMLO, declarados infundados

·       El Movimiento Progresista no “probó” ni una sola acusación

Era de esperarse la resolución de los siete magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. No debe sorprender a nadie. Menos a Andrés Manuel López Obrador y su equipo de abogados. Estos no acreditaron ninguna de las impugnaciones, de acuerdo con las reglas del juego del derecho constitucional.

La Constitución y las leyes no les daban margen a los jueces para resolver a favor de López Obrador. Más cuando éste, siendo parte del sistema, le entró desde que buscó la candidatura del Movimiento Progresista a la Presidencia de la República.

No se enoje nadie, pero es el juego de la democracia occidental cristiana. Es el juego de la democracia mexicana. No hay para dónde hacerse. Por lo mismo, la palabra más pronunciada y escuchada ayer, cuando el secretario del Tribunal leyó el proyecto de Calificación Jurisdiccional de la Elección Presidencial (proyecto de sentencia), en la sesión pública de la Sala Superior del Tribunal Electoral sobre la validez de la elección presidencial del primero de julio, fue “infundado” o “infundada”,refiriéndose a las quejas de la izquierda.

La Coalición Movimiento Progresista de Andrés Manuel López Obrador, de acuerdo con el Proyecto de Calificación elaborado por los magistrados Constancio Carrasco Daza, Flavio Galván Rivera y Salvador Olimpo Nava Gomar, se enfrentó al rechazo de todas las “pruebas presentadas” por el equipo jurídico de López Obrador.

Las “probanzas” presentadas para pedir la anulación de la elección fueron sustentadas en “razones insuficientes”. Es que la Constitución y las leyes no enumeran ni califican cuáles son “razones suficientes”. De acuerdo con el Proyecto, los lopezobradoristas no pudieron probar que el PRI compró cinco millones de votos, mediante dinero ilícito.

Pero en honor a la verdad, y ningún educado en leyes debería de sentirse ofendido, el derecho constitucional mexicano, la Constitución y las leyes fueron hechos para preservar las instituciones y darle carta de ciudadanía a los partidos políticos como única opción para presentar candidatos a puestos de elección popular. Y a todos, inclusive al PRD, al Partido del Trabajo y al Partido del Movimiento Ciudadano, y especialmente a López Obrador, debería de sorprenderles y menos enojarlos, porque también estos son parte del establecimiento.

En el Proyecto de Calificación, ni la propaganda encubierta en radio y televisión y medios impresos, ni el rebase de topes de gastos de campaña, ni el uso ventajoso de las encuestas de opinión, ni el financiamiento encubierto a través de     aportaciones directas del gobierno del estado de México y de otros gobiernos estatales, el grupo financiero Monex y los almacenes Soriana, ni los gastos excesivos de campaña y el financiamiento de empresas, la compra y la coacción del voto, la propaganda y publicidad desplegada por la empresa Televisa, la Organización Editorial Mexicana, el diario Milenio, agravios acusados por López Obrador en contra del PRI y su candidato Enrique Peña Nieto, pudieron ser probados en el contexto jurídico. No hubo pruebas y hay pruebas que no hacen prueba, como lo dijo uno de los magistrados al momento de su defensa del Proyecto.

La de ayer fue una resolución judicial anunciada y esperada. El proyecto propuso desestimar la pretensión de nulidad presentada por la Coalición Movimiento Progresista por insuficiencia de pruebas. Las supuestas y fantasmagóricas causales constitucionales de nulidad no fueron comprobadas por López Obrador. Y eso que su equipo jurídico presentó miles de pruebas. Desgraciadamente para ellos, ninguna fue acreditable por la investigación y el estudio de los tres magistrados autores del Proyecto.

Las conclusiones fueron defendidas de entrada por el magistrado Salvador Olimpo Nava Gomar, miembro de la Comisión que elaboró el Proyecto de Calificación. Punto por punto fue desglosando los reclamos de López Obrador a los presuntos agravios del PRI y su candidato Peña Nieto. Y los fue desestimando uno por uno. Sin fundamento, infundados, no acreditados…

En el fondo de todo este teatro, hay que reconocer que el artículo 41 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (La renovación de los poderes legislativo y ejecutivo se realizará mediante elecciones libres, auténticas y periódicas…), hay que aclararlo, no se ocupa claramente de la posibilidad de anular una elección presidencial por compra de votos. Lo que contiene es una serie de generalidades y, sobre todo, las condiciones para el aseguramiento de la existencia y supremacía de los partidos políticos sobre cualquier otro ente popular que pudiera interesarse en la elección de sus representantes o empleados públicos.

Y los diputados de todos los partidos fueron quienes aprobaron las reformas constitucionales, en el sentido de mantener el dominio de la partidocracia sobre la población y, simplemente, dejaron intactas todas las condiciones adecuadas para que la ley ordinaria se ocupara de cerrar cualquier resquicio legal que pudiera alterar lo que se llama las instituciones. Lo que hicieron ayer los magistrados fue precisamente esto: asegurar la vigencia de las “sagradas” instituciones de la democracia. Esto es, cualquier cosa que pudiera alterar la permanencia de la dominación de los grupos de poder.

De acuerdo con la Constitución y las leyes no podía ser otra la resolución del Tribunal. Y agréguele que la argumentación de los abogados del Movimiento Progresista fue totalmente inconsistente, ya no con el criterio de los magistrados, con la Constitución y las leyes.

Y lo grave de todo es que los legisladores del Partido de la Revolución Mexicana avalaron las reformas constitucionales y legales que le dieron pie al Tribunal para declarar, unánimemente, válida la elección del primero de julio pasado. No debe llamarse a engaño nadie de la izquierda. Menos López Obrador, quien en esta ocasión se manifestó por ponerse bajo el manto de la Constitución y de las leyes y, por lo tanto, de las instituciones que mandó al diablo en 2006.

O como se dice en el lenguaje popular, “quien se lleva se aguanta”.

Ahora, ¿a Palenque?…

analisisafondo@cablevision.net.mx

Francisco Gómez Maza

La dimensión de lo pofundo: el espíritu y la espiritualidad. Leonardo Boff

[Em português, em baixo].

La dimensión de lo profundo: el espíritu y la espiritualidad

2012-08-30


El ser humano no posee solamente exterioridad, que es su expresión corporal. Ni solo interioridad, que es su universo psíquico interior. Está dotado también de profundidad, que es su dimensión espiritual.

El espíritu no es una parte del ser humano al lado de otras. Es el ser  humano entero, que por su conciencia se descubre perteneciendo a un Todo y como porción integrante de él. Por el espíritu tenemos la capacidad  de ir más allá de las meras apariencias, de lo que vemos, escuchamos,  pensamos y amamos. Podemos aprehender el otro lado de las cosas, su  profundidad. Las cosas no son solo ‘cosas’. El espíritu capta en ellas  símbolos y metáforas de otra realidad, presente en ellas pero no  circunscrita a ellas, pues las desborda por todos los lados. Ellas  recuerdan, apuntan y remiten a otra dimensión, que llamamos profundidad.

Así, una montaña no es solamente una montaña. Por el hecho de ser  montaña trasmite el sentido de majestad. El mar evoca la grandiosidad,  el cielo estrellado, la inmensidad, los surcos profundos del rostro de  un anciano, la dura lucha por la vida y los ojos brillantes de un niño,  el misterio de la vida.

Es propio del ser humano, portador de espíritu, percibir valores y  significados y no solo enumerar hechos y acciones. En efecto, lo que  realmente cuenta para las personas no son tanto las cosas que les pasan  sino lo que ellas significan para su vida y qué tipo de experiencias que marcan, les proporcionaron.

Todo lo que sucede porta existencialmente un carácter simbólico, o  podemos decir hasta sacramental. Ya observaba finamente Goethe: «Todo lo que es pasajero no es sino una señal» (Alles Vergängliche ist nur ein Zeichen). Es propio de la señal-sacramento hacer presente un sentido mayor,  trascendente, realizarlo en la persona y hacerlo objeto de experiencia.  En este sentido, todo evento nos recuerda aquello que vivenciamos y  nutre nuestra profundidad.

Por eso llenamos nuestros hogares con fotos y objetos amados de nuestros padres, abuelos, familiares y amigos; de todos aquellos que entran en  nuestras vidas y que tienen significado para nosotros. Puede ser la  última camisa usada por el padre, que murió de un infarto fulminante con solo 54 años, el peine de madera de la abuela querida que murió hace  años, la hoja seca dentro de un libro enviada por el enamorado lleno de  saudades. Estas cosas no son sólo objetos; son sacramentos que hablan a  nuestra profundidad, nos recuerdan a personas amadas o acontecimientos  significativos para nuestras vidas.

El espíritu nos permite hacer una experiencia de no dualidad, muy bien  descrita por el zen budismo. «Tú eres el mundo, eres el todo» dicen los  Upanishad de la India mientras el gurú señala hacia el universo. O « tú  eres todo», como dicen muchos yoguis. «El Reino de Dios (Malkuta d’Alaha o ‘los Principios Guías de Todo’) está dentro de vosotros», proclamó  Jesús. Estas afirmaciones nos remiten a una experiencia viva más que a  una simple doctrina.

La experiencia de base es que estamos ligados y religados (la raíz de la palabra ‘religión’) unos a otros y todos a la Fuente Originaria. Un  hilo de energía, de vida y de sentido pasa por todos los seres  volviéndolos un cosmos en vez de un caos, sinfonía en vez de cacofonía.  Blas Pascal, que además de genial matemático era también místico, dijo  incisivamente: «El corazón es el que siente a Dios, no la razón» (Pensées, frag. 277). Este tipo de experiencia transfigura todo. Todo queda impregnado de veneración y unción.

Las religiones viven de esta experiencia espiritual. Son posteriores a  ella. La articulan en doctrinas, ritos, celebraciones y caminos éticos y espirituales. Su función primordial es crear y ofrecer las condiciones  necesarias para permitir a todas las personas y comunidades sumergirse  en la realidad divina y alcanzar una experiencia personal del Espíritu  Creador. Lamentablemente muchas de ellas han enfermado de  fundamentalismo y doctrinalismo que dificultan la experiencia  espiritual.

Esta experiencia, precisamente por ser experiencia y no doctrina,  irradia serenidad y profunda paz, acompañada de ausencia de miedo. Nos  sentimos amados, abrazados y acogidos en el Seno Divino. Lo que nos  sucede, nos sucede en su amor. La misma muerte no nos da miedo, la  asumimos como parte de la vida y como el gran momento alquímico de  transformación que nos permite estar verdaderamente en el Todo, en el  corazón de Dios. Necesitamos pasar por la muerte para vivir más y mejor.


A dimensão do profundo: o espírito e a espiritualidade

O ser humano não possui apenas exterioridade que é sua expressão corporal. Nem só interioriadade que é seu universo psíquico interior. Ele vem dotado também de profundidade que é sua dimensão espiritual.

O espírito não é uma parte do ser humano ao lado de outras. É  o ser humano inteiro que por sua consciência se percebe partencendo ao Todo e como porção integrante dele. Pelo espírito temos a capacidade de ir além das meras aparências, do que vemos, escutamos, pensamos e amamos.  Podemos apreender o outro lado das coisas, o seu profundo.  As coisas não são apenas ‘coisas’. O espírito capta nelas símbolos e metáforas de uma outra realidade, presente nelas mas que não está circunscrita a elas, pois as desborda por todos os lados. Elas recordam, apontam e remetem à outra dimensão a que chamamos de profundidade.

Assim, uma montanha não é apenas uma montanha.  Pelo fato de ser montanha, transmite o sentido da majestade.  O mar evoca a grandiosidade, o céu estrelado, a imensidão, os vincos profundos do rosto de um ancião, à dura luta da vida e os olhos brilhantes de uma criança, o mistério da vida.

É próprio do ser humano, portador de espírito, perceber valores e significados e não apenas elencar fatos e ações.  Com efeito, o que realmente conta para as pessoas, não são tanto as coisas que lhes acontecem mas o que elas significam para suas vidas e que tipo de experiências marcantes lhes proporcionaram.

Tudo que acontece carrega, existencialmente, um caráter simbólico, ou podemos dizer até sacramental. Já observava finamente Goethe:”tudo o que é passageiro não é senão  um sinal”(Alles Vergängliche ist nur ein Zeichen”). É da natureza do sinal-sacramento tornar presente um sentido maior, transcendente, realizá-lo na pessoa e faze-lo objeto de experiência. Neste sentido, todo evento nos relembra aquilo que vivenciamos e nutre nossa profundidade.

É por isso que enchemos nossos lares com fotos e objetos amados de nossos pais, avós, familiares e amigos; de todos aqueles que entram em nossas vidas e que tem significado para nós.  Pode ser a última camisa usada pelo pai que morreu de um enfarte fulminante com apenas 54 anos, o pente de madeira da avó querida que faleceu já há anos ou a folha seca dentro de um livro, enviada pelo namorado cheio de saudades. Estas coisas não são apenas objetos;  são sacramentos que nos falam para o nosso profundo, nos lembram pessoas amadas ou acontecimentos significativos para nossas vidas

O espírito nos permite fazer uma experiência de não-dualidade, tão bem descrita pelo zenbudismo. “Você é o mundo, é o todo” dizem os Upanishads da Índia enquanto o guru aponta para o universo.  Ou “Você é tudo” como muitos yogis dizem.  O Reino de Deus (Malkuta d’Alaha ou ‘os Princípios Guias do Todo) estão dentro de vós” proclamou Jesus.  Estas afirmações nos remetem a uma experiência viva ao invés de uma simples doutrina.

A experiência de base é que estamos ligados e religados (a raiz da palavra ‘religião’) uns aos outros e todos com a Fonte Originária.  Um fio de energia, de vida e de sentido passa por todos os seres tornando-os um cosmos ao invés de caos, uma sinfonia ao invés de cacofonia. Blaise Pascal que além de genial matemático era também místico, disse incisivamente; “é o coração que sente Deus, não a razão” (Pensées, frag. 277).  Este tipo de experiência transfigura tudo.  Tudo se torna permeado de veneração e unção.

As religiões vivem desta experiência espiritual. Elas são posteriores a ela. Articulam-na em doutrinas, ritos, celebrações e caminhos éticos e espirituais.  Sua função primordial é criar e oferecer as condições necessárias para permitir a todas as pessoas e comunidades de mergulharem na realidade divina e atingir uma experiência pessoal do Espírito Criador. Infelizmente muitas delas se tornaram doentes de fundamentalismo e de doutrinalismo que dificultam a experiência espiritual.

Esta experiência, precisamente por ser experiência e não doutrina, irradia serenidade e profunda paz, acompanhada pela ausência do medo.  Sentimo-nos amados, abraçados e acolhidos pelo Seio Divino.  O que nos  acontece, acontece no seu amor.  Mesmo a morte não nos mete medo; é assumida como parte da vida, como o grande momento alquímico da transformação que nos permite estar verdadeiramente no Todo, no coração de Deus. Precisamos passar pela morte para viver mais e melhor