MOSAICO, 8-III–012

Martínez Campos, 8/III/012

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 8 de Marzo.- DICEN QUE CADA quien habla de la feria según le va en ella y debe ser cierto, no faltaba más, porque no aprende uno por lo común las cosas, si a su paso por la feria no capta uno algo de ella. Caso de la educación En mi caso la considero de privilegio. Pero aun cuando a veces le digan a uno educado, cuando niño, cuando joven y mucho después, se agradece el cumplido (cuando joven muy agradable para el Narciso que lleva uno adentro). Pero en el interior de uno mismo se da cuenta que no tiene en realidad, lagunas culturales, sino mares, océanos. De todas maneras, la feria, digo la vida, es un aprendizaje y por mi parte me siento privilegiado, y agradecido, por la formación que recibí, la formal y la no tanto, la de la escuela de las aulas y la de la escuela de afuerita, esta que enseña golpeando, que enseña mimando, que enseña pro-vocando. No supe, o no pude, o no quise, llegar a los altos niveles académicos y, por lo que respecta a los humanísticos, me asomé a ellos, lo que me permitió un poco tomar a muchos de sus personeros como maestros, captar un poco de sus tesoros y luego poder divulgárselos al gran público a través de mi oficio de periodista Y COMO ARRIBA mencioné privilegios, ahora veo que todos mis pasos, en las aulas y fuera de ellas, fueron privilegiados. Mis dos o tres años de primaria (no estaban definidos) en la Escuela Rural Federal “Lázaro Cárdenas”, de Ziquítaro, capté lo que es vingular la enseñanza con el terruño, con la pequeña porción de mundo; en el Colegio Vasco de Quiroga de Penjamillo, aprendí el rigor suave de la enseñanza y la apertura hacia algo entonces (y ahora) indefinible para la mente infantil, la gran cultura cristiana: en la Escuela Apostólica de Puebla, aprendí lo que es el privilegio que disfrutan los niños cuando pretenden ser encauzados hacia nuevos, novísimos horizontes; en el seminario de Puebla, en los cuatro años que pasé por él, como que mi mente captó un poco la complejidad que envolvían dos mil años de historia a la Iglesia que desde su manto clerical me arropaba. En todos los casos, ahora lo veo, no podía desvincularse uno de su origen social ni hacer comparaciones en eso de que la vida social era dispareja, como ahora. Luego de la gran cátedra de la vida, cuando durante unos nueve años fue trabajador temporal aquí, y allá, como obrero, en trabajos de campo, empleado de fábrica, maestro improvisado, aprendí que no se nace con el privilegio de ser intocado por los conflictos. Después de eso, en la Escuela de Periodismo “Carlos Septién García”, durante cuatro años fue adiestrado para percibir un poco el sentido de las relaciones sociales y me fue dada la apertura al gran mundo, ese que nacía luego de la hecatombe cultural de los sesenta y luego en mi práctica periodística, con sus altibajos, me asomé al mundo contradictorio que se nos dejaba ver desde los círculos del poder omnimodo que entonces percibíamos y desde cuya influencia, a pesar de todo, nos esforzábamos los del gremio salido de la escuela, en ser ciudadanos conscientes y hasta donde se podía participar con el granito de arena, como se dice, en la gran transformación que se avecinaba en nuestro México y en nuestro mundo. Y el gran cambio para mi, aunado a las experiencias “subjetivas”. el curso elemental (elemental para el no especialista) de introducción al estudio de la Biblia, que me permitió asomarme al universo de nuestra tradición. Y EN ESAS estamos. Mi aprendizaje ahora (del profesional no digo nada, me introduje en el universo de la red y en él estoy), consiste, en mi ancianidad, según la cronología aceptada, en ponerme disponible. Y en esta etapa es difícil el aprendizaje. Porque disponerse para ver la vida desde la ventana y palpar los horizontes oscuros, aun cuando se adivinen un poco los luminosos, es difícil. Es pues difícil ser viejo, no por lo que falte, considero, sino por lo que sobra. Para qué todo eso por lo que se pasó, si allí se queda. Pero luego dice o piensa uno, no, no, no es inútil. Fue tu aprendizaje, para, según tus convicciones, “aprendas luego” a valorar mejor el aprendizaje de la verdadera vida, del “conocimiento” sin fin, del abrazo amoroso definitivo de la vida. Pero esto es una especulación que sobrepasa las aulas. MEJOR PERMITAME, MI amigable posible lector(a), recordar que durante veintidós años que tengo por aquí, he visto a La Piedad. Transformada, particularmente en su terreno de sus instituciones educativas. La UNIVA (Universidad del Valle de Atemajac, plantel La Piedad), insitución donde reportee cuando ni contaba con instalaciones propias y enseñaba en el Colegio Vasco de Quiroga. El Instituto Tecnológico de La Piedad, formador de ingenieros y profesionales calificados en áreas técnicas. La Universidad de León, la Universidad Veracruzana, El Colegio de Michoacán. Y Las instituciones más viejas, igualmente prestigiadas, como Preparatoria Mártires de la Reforma, que acaba de celebrar sus cincuenta años, promovida por el maestro Jesús Alcacio; la Preparatoria Natalio Vázquez Pallares, empujada por su director don Héctor Castro; el CBETIS 84, formador de jóvenes teórico prácticos; El Colegio Vasco de Quiroga, de alto nivel preparatoriano, al igual que el Colegio Juana de Asbaje, ambas instituciones de enseñanza en varios niveles, de primaria, secundaria y preparatoria. Y tantas otras instituciones, sin excluir las relativas a la comunicación, que son todas la médula espiritual, en cierto sentido, del alma de La Piedad, que siempre lo ha sido, pero ahora lo digo, también lo digo, mi ombligo del mundo. (www.lapiedadymiregion.wordpress.com; http://www.ziquitaromipueblito.wordpress.com ; www.silviano.wordpress.com).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: