INCÓGNITAS EN MICHOACÁN. Salvador Flores LLamas

Enrique Peña Nieto, político mexicano.

Image via Wikipedia

A c e n t o

Incógnitas en Michoacán

SALVADOR  FLORES  LLAMAS

El resultado electoral de Michoacán dejó a atolondrados a partidos y ciudadanos; hoy se espera el cómputo final con el desahogo de las inconsistencia en 623 actas; pero lo más seguro es que el caso llegue al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Fausto Vallejo, Humberto Moreira y Fernando Moreno Peña, los victoriosos del PRI,  hicieron amarres no muy correctos, pues estaban dispuestos a todo para lograr el triunfo, indispensable para poder sobrevivir políticamente

Si Fausto perdía la gubernatura, no tendría sino retirarse de la política, porque ya no iba a gobernar Morelia por cuarta vez, y sería muy difícil le dieran una candidatura a diputado federal o senador, tras haber fracasado.

Moreira requería oxígeno para mantenerse en el liderato priísta por la deuda escandalosa que heredó a Coahuila, y habría perdido méritos hasta para ser senador o diputado, con furo para protegerse.

A Moreno Peña, cacique de la Universidad de Colima y ex gobernador, el PRI lo había hecho de lado; Michoacán era su oportunidad de reverdecer lauros que lo resucitaran.

Al PAN le cayó de peso la derrota, y le falta hurgar bien en sus motivos para presentar argumentos sólidos de defensa

El CEN, que preside Gustavo Madero, afirmó que existen evidencias de que grupos criminales presionaron en las zonas de mayor influencia de los candidatos panistas, para inhibir la participación ciudadana y el voto libre.

Eso va en consonancia con que en La Piedad, además del asesinato del alcalde panista Ricardo Guzmán Romero, la víspera de la elección un diario fue obligado a publicar una intimidación anónima para que la población no votara por el PAN y ni siquiera portara camisetas de ese partido.

El PAN tampoco pudo lanzar en 8 municipios candidatos a alcaldes, porque los criminales amagaron a los prospectos.

En el PRD, que quiere ir hasta invalidar la elección, como es su estilo; se sospecha que el gobernador Leonel Godoy no jugó claro ni cumplió el scrip a que se comprometió, y su pésima gestión y ligas mafiosas, mediante su hermano narcodiputado Julio César, empinaron al partido al fracaso

Por eso Cárdenas Batel mejor se regresó a EU y dejó de apoyar la campaña de Silvano Aureoles; Cuauhtémoc lo hizo, pero no como él quería; de ahí que conmine a que ya acepten la derrota.

El PANAL jugó un papel singular. Su líder Luis Castro fue a varios mítines con Luisa María Calderón, pero se esfumó al final por instrucciones de Elba Esther, que ya tenía pactada su alianza con Peña Nieto y el PRI, y tarde se le hacía que pasaran los comicios de Michoacán para hacerla pública.

Elba no le cumplió bien a la candidata panista, y ordenó al Panal no hacerlo fondo por compromisos con Peña Nieto.  

De este esbozo de la elección michoacana las conclusiones resultan obvias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: