ANÁLISIS A FONDO. Gómez Maza. SER SER HUMANO EN EL MÉXICO VIOLENTO; EL EMPLEO, EN EL FILO DE LA NAVAJA

Digna Ochoa

Image via Wikipedia

JUE 04-08-11

Francisco Gómez Maza

Análisis a Fondo: Ser ser humano en el México violento

Un caso para la Araña

Pero hay salidas…

Acaba de reunirse en México el Conversatorio “Construyendo acciones: presente y futuro de las víctimas de la delincuencia organizada”, auspiciado por la Red por una Cultura de Paz (Recupaz), un encuentro que puso el dedo en muchas de las llagas sangrantes, o convertidas en cicatrices abiertas, purulentas, que duelen hasta la médula, como el dolor que siente un condenado a las más horribles torturas. Perdón, pero no se puede hablar bien de México, señor presidente, cuando los mexicanos van al abismo, un negro, dia-bólico abismo, aunque no esté consciente de ello la clase política.

Recupaz reúne a más de 70 organizaciones de la sociedad civil e instituciones académicas. Uno de sus proyectos es la atención a víctimas de la violencia de la delincuencia organizada. Enfoca su atención a los mayormente afectados, los niños y las mujeres sin acceso a la justicia.

En el Conversatorio, reunido en el auditorio Digna Ochoa de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, se habló de lo negro, de lo sucio, de los infortunios, de las desgraciadas desgracias que han venido padeciendo y muriendo miríadas de mexicanos desde que Felipe Calderón se inauguró como presidente de la República y declaró la guerra al narcotráfico.

Del suplicio que han padecido miles de migrantes indocumentados. Salen de sus pueblos en México y Centroamérica rumbo al sueño americano. Y en el camino son víctimas de las bandas de la delincuencia organizada, de policías corruptos, bandoleros coludidos con sicarios del narcotráfico, o jefes de cualquier pandilla; de funcionarios venales, criminales, y son agredidos, secuestrados por cientos, torturados, masacrados.

Se habló de los miles de niños, adolescentes y jóvenes secuestrados y obligados a trabajar para las bandas criminales; niños, adolescentes y jóvenes huérfanos o adictos captados también por los grupos criminales, y adolescentes y jóvenes que se introducen en estos grupos por la falta de oportunidades y de desarrollo económico en el país. La pobreza, en todo su enceguecedor esplendor.

Se habló de la criminalización de las personas que son asesinadas en las calles por soldados del Ejército, de la Marina o policías municipales, ya que lo primero que se dice de éstos es que son delincuentes.

Y también de las agresiones a los periodistas.

El coordinador del Programa de Protección a Periodistas de la Casa del Derecho del Periodista, Rogelio Hernández López, advirtió de los asesinatos de personas vinculadas con el ejercicio del periodismo. No han tenido peor época que este sexenio (2006-2012). Un total de 47 asesinadas hasta el 17 de junio pasado. Pero los agravios registrados son 371. Tan sólo en 2009 fueron 244 las agresiones a periodistas en México.

Hablaron de lo duro, de lo difícil, de lo doloroso, pero los participantes en el Conversatorio trazaron también buenas pistas para encontrar la salida y no por la puerta trasera…

Edgardo Buscaglia puso énfasis en la importancia de los movimientos sociales agrupados en redes, para prevenir mayores violaciones a los derechos humanos. El asesor de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en temas de crimen organizado subrayó: el objetivo y el éxito de una Red es salvar vidas por medio de sus trabajos de prevención.

Buscaglia, también presidente del Instituto de Acción Ciudadana para la Justicia y la Democracia, fue terminante. Ofreció una solución: no puede haber Seguridad Humana si no se pueden ejercer en la práctica todos los derechos, civiles (a la seguridad), políticos (a la justicia) y económicos (de acceso al trabajo, a la tierra o la propiedad).

Para esto tiene que haber seguridad de las instituciones del Estado. Es cuando las instituciones funcionan bien y ayudan a ejercer esos derechos. Éste debe ser el objetivo de toda red social que atiende a migrantes, a niños, a adictos, a jóvenes, a mujeres traficadas: fomentar el ejercicio de esos derechos.

Organizaciones civiles como Marabunta, Cauce Ciudadano y Hermanos en el Camino, del sacerdote Alejandro Solalinde, han salvado vidas, y cumplen con el objetivo de una Red social, porque cuando se juntan las organizaciones y trabajan coordinadamente puede salvarse más vidas que cuando se trabaja de manera aislada.

El trabajo de una red es dar oportunidades a jóvenes para que no den vueltas por las calles; para que no quemen su vida, sino que cuenten con oportunidades, habilidades de vida; para prevenir que caigan en la adicción a cualquier tipo de droga ilícita y mueran. Pero no se puede hacer mucho de manera aislada.

Sólo con la organización de la llamada Sociedad Civil, unida, cooperante entre sí, a la manera de las organizaciones defensoras de los migrantes, se da la oportunidad de que los responsables del gobierno tomen conciencia de que la vida de los seres humanos no es parte de un juego de vencidas. Lo que hasta ahora se ha estado practicando es un juego de a ver quien se cansa primero.

Nomás recordemos que, años atrás, México era un país de referencia internacional, en diversos asuntos: el asilo a perseguidos políticos, la defensa de los derechos humanos, por mencionar dos muy importantes.

Se impone pues, como advierten personajes como Buscaglia, mejorar el sistema político para que sea verdaderamente representativo; terminar con la compra de votos por parte de las mafias legales y las ilegales. Y refundar las instituciones. Ahora sí que “mandar al diablo” a las inútiles y comenzar de cero. Sólo así puede limpiarse la casa.

http://analisisafondo.blogspot.com/

analisisafondo@cablevision.net.mx

Francisco Gómez Maza
Analisis a Fondo
@ANALISISAFONDO

+++++

MIE 03-08-11

Francisco Gómez Maza

Análisis a Fondo: El empleo, en el filo de la navaja

·         La cantidad cuenta, pero más la calidad

·         Muchos, empleados, pero mal pagados

Al primer trimestre del año que corre, la Población Económicamente Activa (PEA) en México sumó 47 millones 911 mil 345 personas (de un total de 113 millones 211 mil 011 habitantes, de acuerdo con el censo de población y vivienda de 2010). La población ocupada, empleada en la economía formal, fue de 45 millones 430 mil 178. Los desocupados o desempleados sumaron 2 millones 481 mil 167. Sólo se habla de empleos. No de su calidad. No de si son justamente remunerados, de si tienen prestaciones etc.

En julio pasado, se sumaron a las filas de los ocupados o empleados 43 mil 329 nuevos trabajadores, como lo acaba de destacar y festejar con total impudicia, sin mayores acotaciones, sólo para vender la idea de un gobierno eficiente, Javier Lozano Alarcón, secretario del Trabajo y Previsión Social. Con esos nuevos empleos se llegó a 15 millones 37 mil 438 asegurados en el Instituto Mexicano del Seguro Social, cifra calificada de “histórica” por el funcionario.

De enero al cierre de julio de 2011 se crearon 425 mil 819 nuevos empleos; es decir, 2.9%. Habrá que creerle a Lozano. No tiene por qué mentir. Sólo que dice una parte de la verdad. Oculta la más importante. De qué sirve que yo le dé empleo a alguien, si no le pago lo justo, si no le doy vacaciones pagadas. Si no…

Pero aquí viene el quid: históricamente, hay algo así como un millón y medio de nuevos mexicanos haciendo cola para encontrar un lugar donde trabajar y ganarse la vida. A esta población, arrinconada en la pobreza o en miseria y en la desesperación o, si bien le va, en la economía informal, nadie en la economía que paga impuestos ha podido darle oportunidad de emplearse como la gente.

Al primer trimestre de este año había 2 millones 481 mil 167 desempleados, aumentados exponencialmente en el segundo cuarto del año. La tasa de desocupación anda, desde el 2009, entre una y cuatro décimas por arriba del 5 por ciento de la población total en edad de trabajar. No es nada, podría usted decir. Pero qué pasaría si usted formara parte de ese ejército de desempleados, sin presente ni futuro.

Recientemente, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, la cúpula de cúpulas de la clase patronal, Mario Sánchez Ruiz, advirtió que, durante el segundo semestre del año, se podrían crear otros 45 mil nuevos empleos al mes, cifra inferior a los 60 mil que se registraron durante la primera mitad del año, pero… pero pidió tomar con mesura las alegres cifras de Lozano Alarcón. Por qué…

Porque en lo que resta del año, la actividad económica ingresará en un proceso de desaceleración que implicará un menor ritmo de creación de puestos de trabajo. Ya lo hablamos ayer. La recesión económica en Estados Unidos, agudizada por la política económica del gobierno federal mediante el recorte de los rubros del presupuesto de gasto, frenará el ritmo de la actividad económica, cuyos efectos incidirán dramáticamente en México.

Además, habrá que guardar para el año verde el entusiasmo. La cantidad de empleos que se crean mensualmente en México es insuficiente. Históricamente insuficiente. Parece que los jóvenes que terminan su carrera o que no la terminan pero que tienen necesidad de vivir, estuvieran condenados al fracaso. La economía, marcada por el modelo de capitalismo salvaje del neoliberalismo, nunca ha sido capaz de hacerle frente a la demanda de trabajos.

En lo que resta de este 2011 se podrían crear alrededor de 225 mil nuevos empleos, para sumar un total de 650 mil en todo el año. Pero esta cifra es apenas la mitad de los puestos de trabajo necesarios para cubrir la demanda de los  jóvenes en edad para incorporarse al mercado laboral.

Pero tome en cuenta, amigo lector, lectora, que hasta aquí hemos hablado de cifras. El número de personas en edad de trabajar, el número de ocupados, el número de desocupados etc. La pregunta grave es otra. El desempleo abierto es uno de los indicadores más utilizados para analizar el estado de los mercados laborales de los países y regiones, de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).

Sin embargo, existe otro concepto fundamental que también debiera considerarse para este propósito: la “calidad del empleo”. Esta noción se encuentra determinada en gran parte por dos factores: el entorno económico-productivo, reflejado en la productividad laboral y su heterogeneidad, y la institucionalidad laboral.

Todos los indicadores muestran todavía elevadas brechas que reflejan los enormes retos en términos de calidad de empleo y de igualdad. Existen aún importantes diferencias en la calidad de empleo entre hombres y mujeres, asalariados y no asalariados y trabajadores de zonas urbanas y rurales. Una verdad evidente que no necesita demostración. La vive usted a diario y sabe usted que el dinero que recibe cada día 14 o 15 se le agota al día siguiente.

http://analisisafondo.blogspot.com/

analisisafondo@cablevision.net.mx


Francisco Gómez Maza
@ANALISISAFONDO
http://analisisafondo.blogspot.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: