MOSAICO, 8–VII–010

Martínez Campos, 8/VII/010
GUIA

MOSAICO
Silviano Martínez Campos
LA PIEDAD, 8 de Julio.- POR AQUELLAS SEMANAS de mayo, o junio, ya no aguantábamos aquí el calor y muchos, entre sorbo y sorbo del agua embotellada, deseábamos con fervor que se viniera, aunque fuera con fuerza, el agua imbotellable de las nubes. Y que se viene, je, la hermana agua, que a veces se comporta como iracunda hermana, y si no preguntémosle a Monterrey, amplias zonas de Nuevo León, y comarcas de Tamaulipas y Coahuila. Con el agua sí se juega, pero bien controladita. Con el agua no se juega, cuando se enoja y arropa con su furia comarcas, ciudades y barrios, destruyendo a su paso (si es que pasa), lo que encuentra, ensañándose desde luego con la pobrería que habita zonas de riesgo en barriadas donde la necesidad o la corrupción hizo se asentaran a la orilla de arroyos o ríos y, quizá, hasta mares.. ESTÁ PESADITA LA COSA. Cambio de frecuencia para referirme a una de tantas de mis fijaciones infantiles. En equipo a veces, a veces en solitario, nos posesionábamos de las márgenes de un arroyito, la imaginación y la práctica en esos menesteres, nos hacía convertirnos en ingenieros constructores, sin que por asomo supiéramos que existían tales profesionales de la construcción hidráulica. Y eran muchas las lecciones cuando nunca lográbamos cimentar una cortina de presa en una corriente que lueguito la derrumbaba. Pero si se ponía uno listo, hacía su presita en un arroyito manso, con su desfogue consiguiente. O de plano, ya en plan provocativo, derrumbábamos la cortina, antes que lo hiciera la creciente (la corriente). Pero sí aprendíamos. Se juega con el agua, pero el agua tiene sus propias reglas. Y a ella nos ateníamos. NO SÉ SI en torno a este recio temporal, sea suficiente, para dar cuenta de ello, abordarlo desde el enfoque narrativo, o descriptivo, porque todo enfoque, es sobrepasado. Lo mejor agarrarlo desde donde se pueda, porque siempre se llega a lo mismo: una tragedia, obra natural y obra humana, en su hechura. Hace casi ocho días, comentábamos con un amigo lo de Monterrey. Me “aventé” a decir que en Monterrey, una ciudad tan rica, sus autoridades dispondrían de los medios para reconstruir. Nuevo León todo también, dijo mi amigo. Pues me equivoqué y a estas alturas, ni siquiera ha sido posible, evaluar todos los daños. El embate de las aguas superó toda capacidad no sólo de previsión, sino de reacción ante la tragedia. Y todos, gobierno local, estatal y federal, aunados para afrontar la tempestad en aquella amplia región. Pero hay un “héroe”, no digo que olvidado, pero aparentemente puesto en segundo lugar: la llamada sociedad civil, siempre generosa, siempre dispuesta (hablo en lo general) para acudir en auxilio de los hermanos en a puros, en este caso miles y miles. ESPERARIA UNO QUE, estos temporales, como mal menor, fuesen expresión “normal” del comportamiento del clima regular, el que es tormentoso, o calmado, fuerte, o suave, desde siglos de siglos. Pero si fuese expresión, como indicio ya en el aquí y el ahora, del cambio climático, lo que tal vez no sea descartable así como así, pues le agrega un imponderable mas a nuestra dramática situación, pero en este caso en el aquí, y ahora local, regional y planetario (aunque suene rimbombante). Y de ser así, razón de más para extremar las precauciones preventivas, las que la inteligencia y hasta la imaginación nos dicten: no construir en márgenes de arroyos y ríos, no desviar cauces de arroyos y ríos, esmerar las técnicas de construcción de embalses y presas, fortalecer los fondos en todos los niveles, para casos de desastres, afianzar, por noble y funcional, la tarea de nuestro Ejército, Marina y organismos gubernamentales para acudir en auxilio de los menesterosos sufrientes por ciclones, inundaciones, terremotos, sequías o cualquier contingencia, tan común ya en este planeta interconectado. Y lo que surja, porque si la Gaia tiene su imaginación reconstructora (remediar lo que nosotros le averiamos), nosotros tenemos la nuestra, porque somos la misma Gaia pensante y “arrepentida” de lo que a ella (a nosotros mismos) le hicimos con nuestras imprevisiones, errores e injusticias. Ni es tarde, ni es imposible. Pero eso sí, de ser así las cosas, el tiempo apremia y no podremos esperar que sea facilito arreglar el desperfecto. NO HABEMOS OBSERVADORES imparciales, y menos en el ámbito político. La diferencia tal vez se pueda palpar echando mano de aquella sabia sentencia de que cada quién habla de la feria, según le va en ella. O según percibe uno el juego desde la orillita de la feria, por lo demás de todas maneras implicado en ella. A propósito pues de las elecciones locales recién ocurridas, sí a la democracia, hoy por hoy representativa, con todos sus defectos, con la esperanza de que no muy tarde se transforme en participativa, hasta llegar a la ahora utópica, la democracia planetaria. Sí a las alianzas, pero no en torno a lo que parece imposible, el acuerdo en lo ideológico, sino en la necesidad concreta de la población, en el aquí y el ahora de las situaciones. Con tal que se dejen las inercias del pasado paralizante, de ese al que ninguna institución escapa, y se embone el proyecto, siempre provisional, para servir en el aquí y el ahora, a la que se aspira sea comunidad, en todos sus niveles, desde el aldeano hasta el planetario. Y CADA QUIEN aplaude a su equipo, aunque lluevan lágrimas cuando pierde. Pero habrá un ganador el domingo. Y aún así, cada cuatro años se renueva el mundo, no sólo el futbolístico y el olímpico, sino el redondo (cuadrado por universal), en el cual como pelota cósmica, todos rodamos.

( http://www.lapiedadymiregion.wordpress.com; http://www.ziquitaromipueblito.wordpress.com; http://www.silviano.wordpress.com).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: