MOSAICO, 17–VI–010

Martínez Campos, 17/VI/010
GUIA

El padre Francisco Martínez recibe del gobernador Leonel Godoy, el Premio Estatal Ambiental. Ver GUIA Síntesis Regional Informativa, 13--VI--010


Ver GUIA Síntesis Regional Informativa, 13--VI--010

MOSAICO
Silviano Martínez Campos
LA PIEDAD, 17 de Junio.- NO NOS HAGAMOS pendejos, decía mi amigo y colega Cuco Molina, cuando quería enfatizar algo que por obvio se daba por descontado. Es un supón, argumentaba mi amigo y colega Luis Mayén (+) cuando quería reforzar sus argumentos, sin dar el brazo a torcer, pero dejando la puerta abierta a la verdad que proponía.

Ver GUIA Síntesis Regional Informativa, 13--VI--010

Claro, estas argumentaciones amistosas eran durante las charlas de café, o durante el desayuno, en medio de la actividad reporteril en la ciudad de México, allá por mediados de los sesenta. No nos hagamos pendejos, yo no me atrevería, salvo que me llevaran arrastrando, a presentarme desnudo en el centro cívico de La Piedad, donde me presento vestidito y enchamarrado y así seguiré haciéndolo, espero.

Ver GUIA Síntesis Regional Informativa, 13--VI--010

Por eso es un supón el que yo me presentara desnudo por allí. No hay por aquí cerca ninguna casa de la risa (y bien que hace falta en casos), pero de seguro iría a parar a alguna de ellas. Y NO SÉ por qué estoy asociando eso de lo desnudo, con las encrucijadas. Siempre, siempre, dentro de mis fijaciones más naturalistas, está la admiración por los montes, los arroyos, las barrancas y los cruces de caminos. Si yo me presentara desnudo en una encrucijada, olería a magia, porque tienen fama de alianzas con poderes “non sanctos”, y la mera verdad, yo no soy de ese equipo, y espero que ningún ser humano, sino del equipo del Soter, del Salvador, de Jesús el Mesías, pues.

Foto de Silviano

DESPUÉS DE LA quema de brujas de siglos aciagos, ahora se está revalorando el cuerpo y, aunque sea en el arte callejero, de esos espectáculos que organiza un fotógrafo de fama mundial, los que se atreven a presentarse desnudos acuden a las encrucijadas, éstas urbanas, para decir que sí, que a quién le importa y a correr o a posar como Dios nos trajo al mundo.

Foto de Silviano

Soy partidario pues de que se revalore el cuerpo (porque lo estamos destruyendo, el propio y todo el cuerpo de la Tierra), pero tampoco que se desvalore, desde la perspectiva del negocio y que hagamos de todo el planeta un Table Dance para llenar las arcas y cajas fuertes de los señores del espectáculo.

Censo de población. Foto de Silviano

CAMBIO PUES DE frecuencia, para centrarme en las encrucijadas. Y plenamente desnudo, que al fin y al cabo es todo esto metafórico. Real, pero metafórico, y aun cuando bordo en lo obvio, no estoy para otro tipo de desnudeces.

Foto de Silviano


Por principio de cuentas, a pocas horas del encuentro de futbol México—Francia, me planto en mi deseo de que ganen los compatriotas, aun cuando no esté en juego el futuro de la Patria.

Foto de Silviano

Ya dirán los expertos, luego del juego, si estábamos o no en la encrucijada del pase a la otra etapa, y si el resultado, favorable o no, nos permitió presentarnos desnudos, orgullosos de nuestro futbol, aun cuando por delante del campeonato haya grandes luminarias. Recuerdo el mayor elogio del futbol-deporte, que he leído.

Foto de Silviano

Allá por el 70, creo, durante el mundial primero en México. En una columna, (Suma y Resta) en Excélsior, creo, de don Ramón de Ertze Garamendi, un sacerdote español radicado en México.

Foto de Silviano

Un elogio del juego de equipo, con el individualismo puesto en lugar marginal, el arte, en movimiento, del cuerpo humano en la cancha, de la participación con la gritería, del público y una expresión de la cultura humana. Estos son conceptos que creo haber captado del escritor, desde luego no literales en su pluma.

En la fuente de La Garcita. Foto de Silviano

LA ENCRUCIJADA DEL México sufriente, atrapado por la ira de parte de sus hijos y la angustia y temor “metafísico” (no se le ve sentido) de otra parte de sus hijos. El año en que celebra dos gestas históricas violentas, que sin embargo fueron también, encrucijadas y ahora lo vemos, y generadoras de nueva vida. LA ENCRUCIJADA “POBLACIONAL”, el año en que se hace un Censo y en el que se avizorará, tal vez, luego de nuestro conteo generacional, que nos estamos haciendo viejos como pueblo. Y que no nos hemos dado tiempo para pasar de la diversión y jolgorio de la generación juvenil, al diseño de una sociedad que continúe joven, pero madura en el diseño de mejor porvenir para los que ahora se divierten.

Emmanuel, Carmerlita, Raúl. Foto de Silviano

LA ENCRUCIJADA DE una civilización que destapa las cloacas petroleras de la Tierra y, como aprendiz de brujo, no sabe cómo tapar el pozo de los veneros que el poeta mexicano le atribuyó como autoría, al mismo diablo. LA ENCRUCIJADA DE la mayor comunidad de creyentes en el Mesías, la católica, a la que también la agarraron de sorpresa los tiempos nuevos, y sus dirigencias no tuvieron tiempo de sacar las bibliotecas a las calles ni de guardar a tiempo las estatuas, para ponerse a disposición del Espíritu, y poner la letra, muy importante desde luego, en su segundo lugar (San Juan Crisóstomo, primera homilía sobre San Mateo). El cristiano, para ser creíble, debe presentarse desnudo, leí en un pensador actual. Desnudo de poder, de tener, de saber, etc. Facilito ¿no?.CAMBIO DE FRECUENCIA par transcribir una cita erudita: …”En la verdadera aventura humana, la aventura interior, uno no encuentra en la encrucijada más que a sí mismo: se ha esperado una respuesta definitiva, no hay más que nuevos senderos, nuevas pruebas, nuevos andares que se abren. La encrucijada no es un fin, es un alto, una invitación a ir más allá. Uno no se para allí si no es porque quiere actuar sobre los demás, para bien o para mal, o si se descubre incapaz de elegir por sí mismo: es entonces lugar de meditación, de espera, no de acción. Pero es también el lugar de la esperanza: la ruta seguida hasta aquí no estaba cerrada; una nueva encrucijada ofrece una nueva oportunidad de elegir la buena vía. Ahora bien, las elecciones son irreversibles”. (Encrucijada, Diccionario de los Símbolos, Herder 1986). (PD: los autores de ese diccionario son Jean Chevalier y Alain Gheerbrant).

Foto de Silviano

(www.lapiedadymiregion.wordpress.com; http://www.ziquitaromipueblito.wordpress.com; http://www.silviano.wordpress.com.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: