En Ario de Rayón.Cantamisa del presbítero Mario Barragán Zamora

EN ARIO DE RAYON. CANTAMISA DEL PRESBITERO MARIO BARRAGÁN ZAMORA

+ Es el 7º sacerdote de Ario de Santa Mónica
+ “Sacerdote de tu corazón” *
+ Fue ordenado en la Diócesis de Ensenada

Por AMPARO SOLÍS BARRAGÁN

ARIO DE RAYON, MICH., 13 de junio de 2010.— A las 12 del mediodía, la calle Narciso Mendoza de este poblado se vistió de alegría y el repique de campanas acompañó al Pbro. Mario Barragán Zamora, quien salió de la casa paterna rumbo a la parroquia de Santa Mónica, para celebrar su primera misa.

El neosacerdote después de haber sido ordenado el pasado 11 de junio, festividad del Sagrado Corazón de Jesús y clausura del Año Sacerdotal, en la catedral de Ensenada, Baja California, regresó a su pueblo natal a celebrar su cantamisa.

Tupidos cordeles de flores multicolores que al centro tenían la imagen de Santa Mónica, macetas con espigas de trigo y un tapete de aserrín, poco borrado por la tormenta que cayó a las 5 de la mañana de ese día, eran parte del adorno.

Discretos cordeles con flores blancas y amarillas, que pendían de lo alto de la torre, adornos eucarísticos y agua teñida de azul que brotaba de la fuente daban la bienvenida al nuevo sacerdote que iba del brazo de su papá Alfredo Barragán y de su hermana Ana Lucía; lo acompañaban también los Pbros. Herminio Hernández Melgarejo y Jesús Barragán Bueno, además tíos, primos, sobrinos y amigos.
A la entrada del templo parroquial se unió a la procesión el párroco de Santa Mónica, Fernando Fernández y los acólitos con la cruz alta y los ciriales.
La parroquia estaba llena de fieles cuando la maestra Benita Toledo dio la bienvenida a la celebración para “elevar una acción de gracias a Dios porque uno de sus hijos, Mario Barragán Zamora, es llamado por Cristo para servir a su iglesia”.
El coro entonaba “Pueblo de Reyes” mientras la hermana del recién ordenado le colocaba la estola y sus padrinos de bautismo, Lucila Bueno y Jesús Barragán, lo revestían con las ornamentas propias del sacerdote, después de darle la bendición inició la
EUCARISTÍA
El P. Mario muy emocionado agradeció y dijo que “esta celebración es por todos ustedes y por mi mamá” (ya fallecida), un prolongado aplauso lo sacó de su pesadumbre.
El altar de la parroquia lucía hermosos arreglos de flores naturales blancas y amarillas, además de adornos eucarísticos y enormes mariposas monarca.
Después de las lecturas, el P. Jesús Barragán leyó el evangelio. Sacerdote de mi corazón serás, es el lema que yo elegí el pasado 11 de junio, ese día fiesta del Sagrado Corazón de Jesús y clausura del Año Sacerdotal, en la que todo el año pasado se pidió por los sacerdotes y el Santo Cura de Ars, que siempre decía que la alegría del sacerdocio es ser misericordioso en todo momento”. Invitó a todos los presentes a ser seguidores de Jesús que nos llama, nos quiere y nos ama.
Los diferentes coros de la parroquia se unieron en uno solo para musicalizar esta celebración eucarística, como lo hicieron hace poco más de un año en el Cantamisa del ahora P. “Chuchín” Barragán.
Antes de concluir la ceremonia, el P. Mario se presentó “a los que no me conocen” y dijo: “Soy Mario Barragán Zamora, gracias a todos ustedes por sus oraciones, por esta vocación que inició hace 13 años en un proceso de formación algo diferente, pero ninguna formación es igual”.
Mencionó que el Don del sacerdocio es un Don de Dios para el pueblo, agradeció al coro su participación, a quienes ayudaron en el arreglo del templo, a parientes y amigos.
Se dijo contento y feliz “porque pertenezco aquí, nací aquí”.
Que su lema para el 11 de junio fue “seré sacerdote para tu corazón”, continuó diciendo que “hoy me he consagrado al Señor, sobre todo a quien me impulsó a hacerlo: mi madre”, un nudo en la garganta le impidió seguir hablando por unos minutos mientras un aplauso prolongado lo ayudó a desahogar sus lágrimas para continuar. “Ella está contenta, ella inició esto y mi papá lo termina, gracias papá por tu apoyo, por el coraje que me enseñaste de no doblegarme, de seguir siempre adelante”.
Un poco más tranquilo bromeó y preguntó a los presentes: “¿Saben cuál es la diferencia entre un macho y un hombre?”
Los presentes, con la piel erizada y lágrimas en los ojos preguntaban: ¿cuál?
Y él sonriente contestó que “el macho no llora, y el hombre se aguanta”.
Las sonrisas arrancadas a los presentes rompieron un poco el momento triste de la celebración, luego el recién ordenado invitó a todos a la comida que se ofreció en su honor en el Salón La Huerta, pero antes agradeció la presencia del P. Herminio y la ayuda del P. Jesús.
El párroco de Santa Mónica hizo uso de la palabra para referirse a una carta de Los Reyes, y le dijo: “Padre Mario, no fue el profeta, fue Cristo quien te echó el manto encima y te encomendó la Misión. Los sacramentos, la misión, el pastoreo, qué felices seremos si los realizamos bien”.
Después de la bendición y en medio de porras se llevó a cabo el acostumbrado besamanos donde niños, jóvenes, adultos y personas mayores se acercaban a felicitar al padre y pedirle su bendición, y sus oraciones, sobre todo los enfermos, como una señora que padece cáncer y un joven que tiene ceguera por causa de la diabetes.
A las 2 de la tarde en medio de una lluvia de papel picado que caía de lo alto de la torre y el repique de campanas, el recién ordenado se dirigía al lugar donde sería
LA FIESTA
En el salón La Huerta, una manta con la leyenda “SACERDOTE PARA TU CORAZÓN” daba la bienvenida a los comensales y felicitaba al padre por su ordenación. <a
Adentro, gran parte de las mesas estaban ya ocupadas por los parroquianos que recibieron de pie y con un aplauso al P. Mario que llegaba acompañado de sus familiares.
En la mesa principal lo acompañaron su papá, su hermana Lucía y el esposo de ésta, algunos de sus tíos y los presbíteros Fernando, Herminio y Jesús, además de las Hnas. Operarias de la Sagrada Familia, encargadas del Colegio América.
Todos los presentes pudieron compartir el acostumbrado mole, arroz, salsas, carnitas y becerro que el pueblo ofreció por la alegría de contar con un nuevo sacerdote.
La Banda Ardiente fue la encargada de las notas musicales de este festejo en el que por cierto el P. Mario puso en práctica sus dotes de cantante e interpretó “Cruz de Olvido” y “Si nos dejan”.
Los jóvenes que participan de los Proyectos de Vacaciones (PRODEVAC) activamente atendieron a todos los asistentes.
Alrededor de las 3:30 de la tarde, comenzó un pequeño festival organizado por los centros educativos en el que alumnos del Colegio América y del Kínder Estefanía participaron con rondas y bailables como “Arriando la Mula”, “La Danza de las Vocales” y “La Culebra”, entre otras.
ANTECEDENTES
El Pbro. Mario Barragán Zamora nació en Ario de Rayón el 10 de mayo de 1972, es hijo de Alfredo Barragán Ponce y Teresa Zamora Bañales, ya fallecida.
Tiene 4 hermanos que son: Alfredo, Arnulfo, Ana Lucía y Vicente.
Hizo sus estudios de primaria una parte en el Colegio América y la otra en la Escuela Narciso Mendoza turno matutino, y los de Secundaria en la Técnica #46 de la comunidad.<a
Compartió experiencias y amistad en grupos juveniles y en los coros de la parroquia. Impulsado por su madre, quien fue catequista comprometida con su parroquia, le surgió la inquietud del sacerdocio, decidió ingresar al Seminario Mayor de Tijuana, Baja California; después en Chicago y San Antonio. El P. Mario estuvo un tiempo fuera del seminario y retomó de nuevo el camino del Señor en Chicago, y por último en Ensenada, donde fue ordenado en la Catedral dedicada a la Virgen de Guadalupe, el pasado 11 de junio, en el marco de los festejos de clausura del Año Sacerdotal.
Algo parecido a la formación sacerdotal del P. Manuel Soria Barragán, quien se ordenó también fuera de la Diócesis de Zamora, quien a propósito, el próximo mes de julio toma posesión de la parroquia de San Antonio, en Sacramento, California.
Cabe señalar que los hermanos del P. Mario viven en EU y sólo pudo venir su única hermana a acompañarlo a esta fecha tan importante para su vida.
Es el 7º sacerdote surgido de esta parroquia, los otros 6 son: Espiridión Arceo, quien estuvo en la parroquia de Nahuatzen en el tiempo de la persecución religiosa, y Rubén Godínez López, impulsor de la construcción del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, ya fallecidos.
Alejandro Gómez Peña, sacerdote salesiano que presta sus servicios en el Colegio Anáhuac de Guadalajara; Manuel Soria Barragán, radicado en EU; Alfonso Segura Barragán, quien trabaja en la comunidad de Naranjo de Chila, Mpio. de Aguililla, Michoacán, y el más reciente Jesús Barragán Bueno, quien colabora en la parroquia de San Pedro y San Pablo en la bella población de Paracho, de las Guitarras, Michoacán.

+++++

Anuncios

6 comentarios

  1. Amparo: gracias por poner mas informacion y y fotos de nuestro pueblo, felicidades al padre Mario, saludos para toda la jente del pueblo, y un abrazo fuerte para ti, que dios te bendiga, asta pronto.

  2. Gracias Amparo por compartir estos momentos tan bonitos en la vida de Mario. A muchos nos hubiera gustado estar presentes, pero con tu ayuda pudimos disfrutar aunque sea un poco de tanta alegría.

  3. Holaaaaaaa Gracias gracias por poner esta informacion de el ahora Padre Mario!!!

    muchas gracias y necesito preguntarle donde puedo localizar y contactar al padre mario?

    de antemano gracias por tu atencion 🙂

  4. !Hola….muchisimassss…. gracias a dios y a ustedes quienes pusieron esta inf……hojala podamos comunicarnos con el padre mario …. felicidades y muchas gracias…….

  5. feliz cidadez amario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: