ANALISIS A FONDO. Gómez Maza. LAS VÍCTIMAS DE LA BORDER PATROL

16-06-10
FRANCISCO GÓMEZ MAZA
ANÁLISIS A FONDO: LAS VÍCTIMAS DE LA BORDER PATROL

· La Patrulla Fronteriza de EU, en la absoluta impunidad

· Ningún agente, condenado por homicidio de migrantes

Si los mexicanos nos quejamos de la impunidad con que hacen y deshacen nuestras “autoridades”, los barones del dinero, líderes políticos oficialistas, jefes de corporaciones sindicales, el grado de impunidad en los Estados Unidos de Norteamérica es exponencial. El abogado Jesús Romo Vejar, de Tucson, que defiende a familiares de inmigrantes víctimas de agentes de la Patrulla Fronteriza le dijo a la corresponsalía de la agencia estatal Notimex que, desde la fundación en 1924, ninguno de sus agentes ha sido declarado culpable del homicidio de algún inmigrante, a pesar de existir múltiples casos documentados de muertes injustificadas. En toda la historia de la corporación, aclara sin embargo, sólo dos agentes han comparecido ante las cortes, acusados de asesinato. Uno fue exonerado y el otro dejado en libertad, al no existir un acuerdo del jurado sobre su culpabilidad. Prácticamente, los agentes de la Patrulla Fronteriza nunca son acusados de homicidio criminal. Los procuradores de distrito de Estados Unidos rechazan formularles cargos; los casos no llegan a las cortes. Siempre existe una excusa, una coartada técnica que justifica para ellos el no presentar los cargos. En estos casos hay una impunidad completa. la justificación suele ser siempre una piedra, considerada legalmente como una arma letal. La Corte Federal de Apelaciones del Décimo Distrito, con sede en California, dictaminó a principios de la década de los 90 que, en caso de ataque contra un agente, las piedras constituían una arma letal. Desde entonces, en todos estos casos de homicidio siempre aparece una piedra que justifica al agente el haber disparado.

Muchos de los incidentes ocurren en áreas apartadas y son atestiguados sólo por otros indocumentados. “Entonces es la palabra de ellos en contra de la del agente”.

Para los procuradores no es popular el acusar a un agente de la ley, y suelen ser abiertamente criticados cuando llegan hacerlo, sobre todo en los casos en los que la víctima es un inmigrante indocumentado. Los fiscales optan entonces por no presentar cargos o por acusar a los agentes de violaciones menores. En los pocos casos en que los agentes llegan a las cortes acusados de abuso, los jurados de mayoría anglosajona realmente no tienen ninguna empatía con los indocumentados”, le ha confiado a la agencia de prensa mexicana María Jiménez, una activista de derechos humanos en Houston. Los abogados que representan a las familias de las víctimas optan, tras fallar en los procesos criminales, por abrir una nueva vía en búsqueda de justicia, con la presentación de una demanda por la violación de los derechos civiles. Pero una buena parte de estas demandas son solucionadas fuera de las cortes, en arreglos entre el gobierno federal y las familias de las víctimas, en las que suelen pagarse indemnizaciones. Los agentes que cometieron las violaciones nunca son responsabilizados más allá de perder su trabajo. La Patrulla Fronteriza constituye en la actualidad una de las corporaciones de policía más grande de Estados Unidos, con unos 20 mil agentes en sus filas, tras haber experimentado un crecimiento acelerado en los últimos 15 años. Los casos de mexicanos muertos o heridos por el uso de la fuerza de las autoridades migratorias se han incrementado en los últimos tres años, al pasar de cinco en 2008, a 12 en 2009, y a 17 en lo que va del presente año, de acuerdo con estadísticas de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México.

Y qué les queda hacer a los inmigrantes, a los familiares de las víctimas de la Border Patrol. Sólo encender velas y rezar, como este martes cuando decenas de personas recordaron públicamente en la californiana ciudad de Los Angeles a Anastasio Hernández y a todos los migrantes asesinados en la frontera por la Patrulla. El martes anterior por la tarde se celebró el primer evento en memoria de Anastasio, el migrante muerto tras ser agredido por la Patrulla Fronteriza en la garita de San Ysidro, y de Sergio Andrés Hernández, el niño de 14 años que recibió un disparo por parte de un agente de la misma agrupación en la frontera entre El Paso y Ciudad Juárez. Para recordarlos a ellos y a todos los otros migrantes que han perdido la vida por eso, por ser migrantes, es que se dieron cita activistas del Consejo Binacional de Organizaciones Comunitarias Mexicanas USA (CBO); Ángeles de la Frontera; Hermandad Mexicana Trasnacional y la Red Nacional de Jornaleros (NDLON), entre otras organizaciones, como lo ha reportado el periódico en español, La Opinión de Los Angeles. “Dios no puso fronteras en ningún país. El astronauta José Hernández dijo que lo que más le había conmovido cuando estaba en el espacio fue ver que desde allá no se veían fronteras en la tierra”, comentó Josefina Hernández, vicepresidenta de CBO. “Dios no las puso; fuimos nosotros, por egoístas y ambiciosos”.

Una línea de cruces blancas con el nombre de Anastasio Hernández, quien murió el pasado 31 de mayo, se formó frente a la iglesia de Nuestra Señora de Los Ángeles de la Placita Olvera. Hasta ahí llegó también un grupo de jóvenes con carteles recordando al niño Sergio Hernández, muerto el 7 de junio. Un grupo más sacó un paquete de velitas, y mientras cada quien encendía la suya, un par de cruces luminosas se empezó a formar en el piso. “Sí está bien que peleemos con amor, pero también que lo hagamos con actividad y justicia”, dijo Silvia Andrade, integrante del Comité del Este de Los Ángeles. “Que busquemos que esas personas que los mataron sean castigadas como criminales. Que hablemos con nuestros representantes para que [sus muertes] no queden impunes”. Al tiempo que los presentes recordaron a todos los inmigrantes muertos, aquellos cuyos casos se conocen y los que han muerto anónimamente, también se recordó la responsabilidad del gobierno mexicano en estas muertes. A los migrantes mexicanos les da muina ver que el presidente Felipe Calderón anduviera muy feliz en el mundial de futbol, cuando a este niño lo mataron. Desde que Barack Obama inauguró su periodo de gobierno – todo el mundo lo creía un santito -, se ha incrementado el odio hacia los inmigrantes, pero específicamente hacia la comunidad latina.

http://analisisafondo.blogspot.com/

análisisafondo@gmail.com

http://lacomunidad.elpais.com/analisisafondo/2010/6/16/analisis-fondo-victimas-la-border-patrol

http://analisisafondo.blogspot.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: