MOSAICO, 25–III–010

Martínez Campos, 25/III/010
GUIA
(Fotos de Silviano, durante el desfile de primavera, en La Piedad)

MOSAICO
Silviano Martínez Campos
LA PIEDAD, 25 de Marzo.- AGUA, AGUA, AUNQUE sea de tamarindo, decía “Cantinflas” cuando lo estaban tatemando los apaches por haber invadido su territorio. Y en otra película, el héroe que cayó a la Tierra porque en su planeta se estaban muriendo de sed, se la pasaba bebe y bebe agua, hasta que los de la sociedad de consumo lo hicieron adicto, pero al alcohol.

De mi propia película, sé decir que sed, lo que se llama sed, nunca la he padecido. Porque no pasan de ser anécdotas, hechos pasajeros, desde luego algunos que menciono: cuando de niño se me agotó el agua de la botella en pleno cerro y en plenas secas, bajé sudoroso a la barranca en busca del líquido, no hallé nada, subí con doble sed, lo que quiere decir que para tarugo no se estudia.

Otra vez, ya adolescente, en la excursión a La Malinche, se agotó el refresco del “lunch”, pero allí la compensación fue al llegar a la nieve, aunque no fuera de tamarindo. O en la excursión al Pinal, en puebla, eso antes, de niño, pero allí las indecibles aromas de los pinos y yerbas, hacían que me olvidara de la sed. O en Baja California, mientras en San Vicente, esperábamos con Toño Madrigal a quienes nos dieron el “raite” al Ejido Eréndira, y nos despachamos una sandía caliente, tanto para mitigar el hambre, como la sed. Llegaríamos al mar, donde sí hay agua (jeje), para trabajar en la pisca de tomate, cultivar parcelas y contemplar en todo su esplendor el cielo estrellado.

Ya no me entretengo mucho y sólo digo que cuando vaquerillo, bebía en los arroyitos junto con las vacas, y ahora en mis caminares debo cargar mi agua embotellada. Y al rato, va a ser el aire embotellado (no es para tanto, agrego). LO BUENO QUE ya nos estamos dando cuenta y por todos los medios, orientados por las Naciones Unidas, tratamos de hacernos ver y de hacerle ver a los niñitos, los ciudadanos de mañana, la importancia del agua para nuestras vidas. Por eso se vio muy bien el festival aquí, en La Piedad, con motivo del Día Internacional del Agua.

O en el desfile infantil de Primavera, eventos ambos en los cuáles se subrayó, con suavidad y con arte, la importancia del líquido para nuestra sobrevivencia. Niñitos vestidos de gotitas de agua, menos discursos y más expresiones gráficas para ilustrarnos, premiaciones al por mayor del SAPAS a niños, escolares, madres de familia, personas activas de la sociedad, reconocimientos a quienes no solamente son conscientes del asunto, sino trabajan para abordarlo. Porque desde luego no basta saberlo, sino hay qué actuar. CON MOTIVO DEL mencionado Día Internacional del Agua, las Naciones Unidas, a través de algunas de sus agencias, difundió una especie de decálogo (diez palabras) en este caso siete preguntas y sus respectivas respuestas, sobre las dudas en torno al agua, bajo el lema de “Agua Limpia para un Mundo sano”
La pregunta 2 dice: “¿Cuál es el estado de la calidad del agua en nuestro planeta? La calidad del agua del mundo está disminuyendo, fundamentalmente debido a las actividades humanas. El creciente aumento de la población, la rápida urbanización, el vertido de nuevos patógenos y nuevos productos químicos de las industrias y las especies invasoras son factores fundamentales que contribuyen al deterioro de la calidad del agua. Además, el cambio climático seguirá afectando dicha calidad. Los principales riesgos son la falta de datos y de monitoreo sobre la calidad del agua a nivel mundial, así como la falta de conocimientos acerca de los posibles efectos de los contaminantes naturales y antropógenos en el medio ambiente y en la calidad del agua. El hecho de que en muchos países la calidad del agua no se considere algo prioritario ha dado por resultado una insuficiente asignación de recursos, la debilidad de las instituciones y la falta de coordinación para buscar solución a los problemas que presenta la calidad del agua”. La pregunta 4 dice: “¿Cómo influye el cambio climático en la calidad del agua? El cambio climático y, en particular, el aumento de las temperaturas y los cambios en las características hidrológicas, como sequías e inundaciones, afectarán la calidad del agua y acentuarán la contaminación del agua causada por sedimentos, nutrientes, carbono orgánico disuelto, patógenos, plaguicidas y sal, así como por la contaminación térmica. Además, se prevé que el aumento del nivel del mar provoque una expansión de las zonas de salinización de las aguas subterráneas y de los estuarios y, por consiguiente, reduzca la disponibilidad de agua dulce para los seres humanos y los ecosistemas en las zonas costeras… Hace falta mejorar los conocimientos y los modelos acerca del cambio climático en lo que respecta al ciclo hidrológico a escalas que faciliten la adopción de decisiones. Resulta insuficiente la información con que se cuenta acerca del impacto del cambio climático en el agua, en particular respecto de la calidad del agua, los ecosistemas acuáticos y las aguas subterráneas”. Por eso pienso y digo que si no hacemos caso, nos puede suceder lo que a Cantinflas o al hombre que cayó a la Tierra. “Nosotros los pueblos” ya trabajamos y los mensajeros de otras dimensiones, como Francisco, de seguro nos motivan, por lo que hay lugar para la Esperanza (activa).

(www.lapiedadymiregion.wordpress.com; http://www.ziquitaromipueblito.wordpress.com; http://www.silviano.wordpress.com).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: