MOSAICO, 29–I–09

Martínez Campos, 29/I/09
GUIA

MOSAICO
Silviano Martínez Campos
LA PIEDAD, 29 de Enero- ¡BUENO, YO NO creo ni tantito!, que el mismísimo año de mi nacimiento, haya perturbado la economía nacional. Mi megalomanía no llega a tanto y, si acaso, a la hora de las utopías, vuelo y vuelo y vuelo al grado de plantear como posible, hasta la unificación humana. Y es mucho decir, a como ve uno las cosas de alrevesadas, o sea, dicho de otro modo, al revés. Se me ocurre, esta ocurrencia, luego de que veo en un promocional electrónico, del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) distribuido por el Ayuntamiento de La Piedad, sobre los censos económicos en el país, cada cinco años, a partir de 1930 cuando comenzaron. Ese año se registraron 48, 573 negocios, pero al censo siguiente, en 1935, fueron 7, 619, en 1940, 55, 196 y mucho después, en 2004, 3 millones, 005,157. El INEGI levanta esos censos económicos, según dice, a fin de planear políticas económicos en el sector público, para que se sitúen los empresarios en las condiciones del mercado, los académicos dispongan de la posibilidad de contrastar información del aparato productivo nacional, estatal y regional. Este año dichos censos se levantarán de marzo a julio de este año, por sectores productivos. Por aquí estuvo el subdirector estatal de servicios de información del INEGI, Ariel Rodríguez Gutiérrez, quien encontró la buena disposición de las autoridades municipales de La Piedad, encabezadas por el alcalde Ricardo Guzmán Romero, para colaborar con la institución referida. Se puso de manifiesto que en La Piedad se censarán más de cuatro mil establecimientos. Quienes censen, tocarán todas las localidades a fin de detectar si en su interior existe alguna actividad económica y por primera vez se incluirá información sobre comerciantes en tianguis llamados sobre ruedas. Y a los choferes de taxi. El jefe de zona, encargado de supervisar los trabajos del censo en La Piedad, Churintzio, Tanhuato, Yurécuaro y numarán, es el señor Ulises Tamayo Mújica. PARECE QUE EL “fuerte”, como se dice en la jerga “polaca” para contender por el Partido Acción Nacional por el V Distrito, en la elección federal para diputados, es el ex alcalde piedadense Arturo Torres Santos. De recién que terminó su período como presidente municipal, le pregunté sobre sus actividades futuras en el área política y dijo estar dispuesto a participar en lo que le fuera posible. Cuando alcalde, había expresado que terminaría su período de presidente, sin perturbarlo con aspiraciones de otro tipo, y cumplió. Ahora resulta que se registró dentro de su partido para contender, junto con la aspirante suplente, Judith Acevedo Martínez, de Zamora, para la candidatura panista. Dije que a lo mejor es el fuerte (no el designado, sino el fuerte, entre la militancia) porque en su registro estuvieron presentes, según se informó, la funcionaria del consejo de elecciones la piedadense Irene Villaseñor y, además, el alcalde Ricardo Guzmán, Beatriz Bribiesca Godoy, Alejandro Espinoza Avila, Oliverio Campos Cuamba, Rosa María Aguilar Solorio, José González Torres, Tarsicio Lara Mendoza, Samuel Hidalgo los zamoranos Raúl González Velázquez, José Antonio Verduzco Bribiesca y Elisa Navarro Verduzco, entre otros, según se informó desde la oficina política de Torres Santos. Pero, ya entrado en estos terrenos tan resbaladizos de la polaca, he de decir que supe de buena fuente, que la síndica Ligia López Aceves ya no está tan fuerte y por lo tanto han disminuido sus pretensiones. Pero como le escuché eso a un militante que simpatiza con otro pretendiente a la candidatura panista, Gustavo Garibay, de Yurécuaro, mejor me reservo mi juicio, con mayor razón de que por razones de mi oficio, prefiero trabajar estas cosas ya cuando están formalizadas las candidaturas. CAMBIO DE FRECUENCIA para referirme a terrenos tan resbaladizos como etéreos, como ese de la unificación humana, apuntado arriba. Pero parece que en el momento actual, ya no es tan utópica, sino más bien realista, y por lo tanto una necesidad, esa pretensión. Estos días se realiza en Bélem, provincia de Pará, Brasil, un foro social mundial, de esos que bordan la utopía, pero con los pies en la Tierra, al asegurar que otro mundo es posible. Dentro del foro, estos días participará el foro UBUNTU, una red mundial de la sociedad civil. Este foro promueve la reforma profunda de las instituciones internacionales, incluida la ONU, a fin de confrontar, para resolverlos, retos mundiales como la crisis financiera, la crisis de los alimentos y el cambio climático. NO ES, PUES, imposible, la unificación humana, paso previo los cambios en mentalidades, estructuras, instituciones, etcétera. Algo que llevará mucho tiempo, pero cuyo proceso ya, se ve por todos lados, está en marcha en todas partes, a pesar de las intemperancias y locuras que todavía privan entre grupos sociales, tribus, países y las réplicas y contrarréplicas a la hora de examinar lo que fuimos, somos o aspiramos a ser. Basta ver los noticieros para percibirlo (www.ziquitaro.zoomshare.com; http://www.lapiedadymiregión.wordpress.com; http://www.silviano.wordpress.com.)

Eliazar Báez, Rosa Rodríguez, Ma. Guadalupe Campos y Silviano Martínez, en Ziquítaro 1992

Eliazar Báez, Rosa Rodriguez, Ma. Guadalupe Campos y Silviano Martinez, en Ziquitaro1992

Silviano con las hermanas Socorro y Marisela Martínez Campos, a fines de los sesenta

Desde el mirador de la Torre Latinoamericana, ciudad de México

Desde el mirador de la Torre Latinoamericana, ciudad de México

Ma. Guadalupe Campos Espinoza y Silviano Martínez Campos, con sus hijos Miryam, Miguel y Emmanuel

Ciudad de México, en los ochenta

Ciudad de México, en los ochenta

Convivencia familiar de Ma. Guadalupe Campos Espinoza y Silviano Martínez Campos, con sus hijos Miguel, Emmanuel y Miryam

Ciudad de México, 1989

Ciudad de México, 1989

Don J. Encarnación Martínez Mejía, con sus hijos Sara y Silviano Martínez Campos

En la ciudad de México, principios de la década de los setenta

En la ciudad de México, principios de la década de los setenta

Don Raúl Campos Alvarez y doña Eva Espinoza Reyes, con sus nietos Miguel, Emmanuel y Miryam Martínez Campos, junto a Ma. Guadalupe y Silviano, los papás

Parque Santa Maria la Ribera. ciudad de México

Parque Santa María la Ribera. ciudad de México