MOSAICO, 21-VI-012

Tanhuato Michoacan

Tanhuato Michoacan (Photo credit: so_cal_cesar)

Felipe Calderón, president-elect of Mexico (le...

Felipe Calderón, president-elect of Mexico (left) and Luiz Inácio Lula da Silva, ex-president of Brazil (right). (Photo credit: Wikipedia)

senor de la piedad, la piedad michoacan

senor de la piedad, la piedad michoacan (Photo credit: juanpiadoso)

Margarita Zavala, poltica mexicana, esposa del...

Margarita Zavala, poltica mexicana, esposa del presidente de México, Felipe Calderón. (Photo credit: Wikipedia)

Geyser in Ixtlan, Michoacán

Geyser in Ixtlan, Michoacán (Photo credit: Wikipedia)

English: Mexican president Felipe Calderón (le...

English: Mexican president Felipe Calderón (left) and Brazilian president Luiz Inácio Lula da Silva (right) during an official ceremony in Mexico City. Español: El presidente mexicano Felipe Calderón (izquierda) y el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (derecha) durante una ceremonia oficial en la ciudad de México. Português: O presidente mexicano, Felipe Calderón e o presidente Luiz Inácio Lula da Silva durante cerimônia oficial de chegada ao México. (Photo credit: Wikipedia)

Felipe Calderón Hinojosa, Presidente de México.

Felipe Calderón Hinojosa, Presidente de México. (Photo credit: Wikipedia)

Martínez Campos, 21/VI/012

GUIA

 

                                               MOSAICO

                                               Silviano Martínez Campos

         LA PIEDAD, 21 de Junio.- LA INGENUIDAD DEL alma campesina es sin duda valor que debe conservarse. Pero ¡Ay!, la trambuluqueada que genera en veces. Porque no faltaría quien pensara, semanas antes, el Día de San Isidro, 15 de mayo, que por sólo venirse una tormenta, volveríamos a lo de antes, al ciclo fijo, heredado por “la naturaleza”, de que entonces, luego de la bendición de las semillas, comenzaban de verdad las aguas. Pues no fue así, y hablo del lugar que piso, no de otros territorios donde ya ni aguantan a la hermana agua, que les provoca hasta inundaciones. HOY, PUES, 21 de junio. Amaneció nublado, tan nublado, que da gusto. Pero no ha llovido nada, si acaso intermitentes lloviznas, ténues, ligeras, esporádicas, de tal manera que, en el entorno, en los prados aún agrestes vecinos, el suelo está seco. Un amigo de la tercera edad como decimos, con su gancho de carrizo seco tratando de bajar algún guamúchil en el árbol que junto con otros vecinos, este año no dio vainas. Los casahuates apenas reverdeciendo, el Arroyo Cinco de Oros que hará unos dos años inundó una zona del centro, ahora seco: dos o tres aves garrapateras husmeando entre el ganado que a duras penas pepena una que otra yerba seca, a un lado de las piedras o en el cobijo que dan a la yerba casahuates, huizaches, soyates o copales; la presita cercana, asolvada, que guarda siempre algunos matorros espinosos atacados en sus juncos por reses o chivas que algo pepenan. Pero eso sí, en la pequeña cordillera del vecino Guanajuato, a la orilla del Bajío, la lluvia copiosa de ayer, los truenos que nos avisan a veces que en el colindante Jalisco, o por el rumbo de Yurécuaro, no es lo mismo y  cuando no les llueve por lo menos les llovizna. SOMOS INGENUOS, PUES y esperamos, atosigados por la propaganda, que a partir del primero de julio (más bien primero de diciembre) México cambie de milagro y las mil maravillas ofrecidas por los candidatos, empiecen a funcionar “ipso facto”, o sea porque lo dijo el ciudadano y nada más.  Y olvidamos que nuestra historia se hizo, la hicimos, con encuentros y desencuentros y hostigados por las potencias, vecinas o no; pero que de todas maneras aquí vamos y que ni autoritarismos, dominaciones, manipulaciones de quienes debieran ser profetas, intemperancias ideológicas tanto de las izquierdas obsoletas, como de las derechas obsoletas, si uno se atiene a los maniqueos esquemas heredados por siglos. PERO AÚN ASÍ, como en las eras del campo entonces no dominado por el negocio de las transnacionales, cuando bien que sabíamos separar la semilla de la paja, del granzón o de la basura, estamos aprendiendo a separar la semilla heredada por los siglos de la basura contaminada de las  burocracias que ofrecían el cielo en la tierra pero cuando treparon  al poder fue para beneficiar a su círculo, a su clan o a su negocio, y se olvidaron  de que fueron  pueblo. PERO AÚN ASÍ, hay esperanzas y los políticos nos ponen a parir chayotes cuando nos la pintan fácil la que no es fácil, y difícil la que no es difícil. Como cuando la propaganda del PRI nos dice que “El orgullo de este país son las mujeres”. Lo que es cierto, pero entonces un ciudadano de filiación o simpatía panista, podría revirar y decir, pues vote por Josefina. O por Joanna o por Luisa María. Pero en el revire, en el cual son muy duchos los politicos, podrían decir los priistas: pero si nosotros nos referimos a Beatriz, a Rocío, a Adriana. LA JOVEN ADRIANA Hernández Iñiguez, de La Piedad, es la candidata del PRI a la diputación federal, por este distrito que comprende a este municipio y a Tanhuato, Yurécuaro, Vista Hermosa, Ixtlán de los Hervores, Ecuandureo y Zamora. Según se ha percibido, en su intensa actividad ha entablado comunicación con representantes de todos los sectores sociales, incluidos hasta los eclesiásticos. Durante el convivio de los periodistas que estrenaron su asociación local, se le vio muy saludadora, mesa por mesa. INGENUOS QUE SOMOS, creemos a veces que un movimiento espontáneo, por el hecho de tener mucha prensa en sus comienzos, ya tiene asegurado su triunfo en la sociedad. Como el  “#Yo soy 132” nacido entre jóvenes de la Ibero y extendido a otros centros universitarios del país. En su sitio web se lee: no somos veinte ni somos cien, prensa vendida, cuéntanos bien. Está bién, como el sesenta y ocho, quienes realmente lo vivimos, sabíamos que muchos periodistas simpatizaban con los estudiantes. Tampoco no todos los estudiantes, por el hecho de serlo, son revolucionarios. Veremos, y ojalá, que el movimiento se extienda también a otros sectores juveniles, como trabajadores y campesinos. INGENUOS QUE SOMOS, ni los  poderosos de Europa ni los poderosos del  G-20, por el hecho de serlo, van a resolver los problemas del sistema considerado agonizante. Según los enterados, un parchecito que acaso durará unos pocos años. A ver qué se dice, en Río+20, la cumbre más plural que los 20 y en la cual también participan grupos de la naciente sociedad civil. BUENO, EL G-20 no era para dirimir cuestiones ambientales, más complejisimas que el puro negocio, o la pura geopolítica de los poderosos. Pero en una intervención pública, el Presidente  Felipe Calderón no negó la cruz de su parroquia y externó que a él le interesan las cuestiones ambientales. Y en una entrevista, admitió temores. Eso lo honra, creo, y ojalá no volvamos a los tiempos en que el de Los Pinos, se creía, o por lo menos lo hacían, infalible, intocable, sacro, semidiós, pero sólo durante seis años ya que luego derrumbaban su estatua ideológica, como sucedió con las estatuas reales a la caída de la Unión Soviética. LO MEJOR ES aceptar ser endiosados desde arriba (la fe), antes de sentirnos endiosados desde abajo, porque así comienzan las dictaduras. (www.lapiedadymiregion.wordpress.com; www.ziquitaromipueblito.wordpress.com; www.silviano.wordpress.com).

 

 

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 308 seguidores