Dios, ese desconocido conocido. Leonardo Boff

Dios, ese desconocido conocido

2012-10-18

El 5 y 6 de octubre tuvo lugar en Asís una edición más del «Atrio de los Gentiles», iniciativa del Consejo Pontificio de la Cultura del  Vaticano, enfocada a la cuestión de Dios. El presidente de Italia,  Giorgio Napolitano y el cardenal Gianfranco Ravasi, al frente del  Consejo y famoso exégeta bíblico, realizaron un incitante diálogo sobre «Dios, ese desconocido».

Con el «Atrio de los Gentiles» se está haciendo un esfuerzo para poner a dialogar a creyentes y no creyentes. El Atrio era el espacio alrededor  del templo de Jerusalén accesible a los gentiles (paganos) que, de otra  manera, jamás podrían entrar en el templo. Ahora se busca quitar las  prohibiciones para que todos puedan acceder al templo.

A este propósito me permito una reflexión que me acompaña a largo de  toda mi vida de teólogo: pensar a Dios más allá de las objetivaciones  religiosas (metafísicas) y procurar interpretarlo como Misterio siempre  desconocido y, al mismo tiempo, siempre conocido. ¿Por qué este camino?  Einstein nos da una pista: «el hombre que no tiene los ojos abiertos al  Misterio pasará por la vida sin ver nunca nada».

Efectivamente, a dondequiera que dirijamos la mirada, hacia lo grande y  hacia lo pequeño, hacia fuera y hacia dentro, hacia lo alto y hacia lo  bajo, hacia todos los lados, encontramos el Misterio. Misterio no es lo  desconocido; es lo conocido que nos fascina y nos atrae para conocerlo  más y más, y, al mismo tiempo, nos causa extrañeza y reverencia. Porque  siempre está ahí, se ofrece permanentemente a nuestro conocimiento y al  intentar conocerlo, percibimos que nuestra sed y hambre de conocerlo  nunca se sacia. Pero, en el mismo momento en que lo captamos, se nos  escapa en dirección a lo desconocido. Lo perseguimos sin cesar y aún así sigue siendo Misterio en todo conocimiento, creándonos una atracción  invencible, un temor y una reverencia irresistibles. El Misterio es.

Mi tesis de base es esta: En el principio estaba el Misterio. El  Misterio era Dios. Dios era el Misterio. Dios es Misterio para nosotros y para Sí mismo.

Es Misterio para nosotros en la medida en que nunca acabamos de  aprehenderlo ni por la razón ni por la inteligencia. Cada encuentro deja una ausencia que lleva a otro encuentro. Cada conocimiento abre otra  ventana a un nuevo conocimiento. El Misterio de Dios no es el límite del conocimiento sino lo ilimitado del conocimiento. Es el amor que no  conoce reposo.  El Misterio no cabe en ningún esquema ni es aprisionado  en ninguna doctrina. Está siempre por conocer.

El Misterio es una Presencia ausente. Y también una Ausencia presente.  Se manifiesta en nuestra absoluta insatisfacción que incansablemente y  en vano busca satisfacción. En este transitar entre Presencia y Ausencia se realiza el ser humano, trágico y feliz, entero pero inacabado.

Dios es misterio en sí mismo y para sí mismo. Dios es misterio en sí mismo porque su naturaleza es Misterio. Por eso, Dios en cuanto Misterio se  autoconoce y, sin embargo, su autoconocimiento nunca termina. Se revela a sí mismo y se retrae sobre sí mismo. El conocimiento de su naturaleza  de Misterio es cada vez entero y pleno y, al mismo tiempo, abierto  siempre a una nueva plenitud, permaneciendo siempre Misterio, eterno e  infinito para Dios mismo. Si no fuese así no sería lo que es: Misterio.  Por lo tanto, es un absoluto Dinamismo sin límites.

Dios es Misterio para sí mismo, es decir, por más que Él se autoconozca  nunca agota su autoconocimiento. Está abierto a un futuro que es  realmente futuro. Por lo tanto, a algo que todavía no se ha dado, pero  que puede darse como nuevo para sí mismo. Con la encarnación Dios empezó a ser aquello que antes no era. Por lo tanto, en Dios hay un devenir,  un hacerse.

Pero el Misterio, por un dinamismo intrínseco, se revela y se auto  comunica permanentemente. Sale de sí y conoce y ama lo nuevo que se  manifiesta de él. Lo que va a revelarse no es reproducción de lo mismo,  sino siempre distinto y nuevo, también para Él. A diferencia del enigma, que una vez conocido desaparece, el Misterio cuanto más conocido más  aparece como desconocido, es decir, como Misterio que invita a más  conocimiento y a mayor amor.

Decir Dios-Misterio es expresar un dinamismo sin residuo, una vida sin  entropía, una irrupción sin pérdida, un devenir sin interrupción, un  eterno venir a ser siendo siempre, y una belleza siempre nueva y  diferente que jamás se marchita. Misterio es Misterio, ahora y siempre,  desde toda la eternidad y por toda la eternidad.

Delante del Misterio se ahogan las palabras, desfallecen las imágenes y  mueren las referencias. Lo que nos cabe es el silencio, la reverencia,  la adoración y la contemplación. Éstas son las actitudes adecuadas al  Misterio.

Asumiendo tal comprensión se derriban todos los muros. Ya no habrá Atrio de los Gentiles y tampoco existirá más templo porque Dios no tiene  religión. Él es simplemente el Misterio que liga y religa todo, cada  persona y el universo entero. El Misterio nos penetra y estamos  sumergidos en Él.

PADRES DE MÁS DE CUATRO. Silviano Matínez Campos

PADRES DE MÁS DE CUATRO. Silviano Martínez Campos

Publicado el junio 15, 2012 por silviano  | Editar

PADRES DE MÁS DE CUATRO. Silviano Martínez Campos

Publicado el junio 13, 2012 por silviano  | Editar

(De EL TALLER, de la Enciclopedia Libre

Universal en Español). Fotos del recuerdo, de

Silviano.

FANT.27.- PADRES DE MAS DE CUATRO

Martínez Campos, 10/III/96                                

GUIA

[editar] PADRES DE MAS DE CUATRO

Silviano Martínez Campos

“Soy padre de más de 4”, es una expresión popular, entre nosotros, para dar a entender un sentimiento de afirmación que muchas veces raya en la actitud dominadora que llamamos machismo.

“Soy tu padre”, se decía antes, por lo menos entre niños y adolescentes, para dar a entender un cierto ascendiente o una cierta dominación, por lo menos en las querellas un tanto en broma, un tanto en serio, que se dan entre gente menuda.

Y había una canción mas o menos insultante, aunque nadie se escandalizaba por ella puesto que hasta se tocaba en público, la cual giraba en torno al personaje central, el chivo padre, que como todo campesino sabe, es el que encabeza la chivada.

Pero a la protección del padre acudían y acuden los niños pequeños como recurso de defensa cuando no se puede más en sus pequeños pleitos callejeros y esgrimen la consiguiente amenaza: “Le voy a decir a mi papá”.

O cuando se trata de presumir, dicen: mi papá es esto (y sigue la letanía de títulos y cualidades) o mi papá tiene esto ( y sigue la lista de posesiones que desde luego el otro no tiene). Es una nececesidad de asegurarse, en el apoyo del padre propio y a costa del ajeno.

Cuántas consideraciones podrían hacerse con motivo del Día del Padre, festividad realmente nueva, aunque matizada de mercantilismo para balancear la más tradicional y mayormente arraigada del Día de la Madre.

“Pa” y “ma” parecen ser en muchas partes primeros balbuceos de los infantes cuando comienzan a hablar y, según los estudiosos, en por lo menos algunos de los idiomas de nuestra área cultural, es el origen de la palabra padre.

Plantean también los estudiosos como posibilidad el que en una época lejana de la historia hubiera dominado la madre, en lo que se llamó matriarcado, etapa posteriormente sustituida por la del patriarcado, que lleva milenios.

Pero si las mujeres se ponen listas y continúan minando las concepciones vigentes del patriarcado, puede que dicha era no dure mucho. Cuál pudiera ser la direccón que tomen las cosas, nadie sabe; pero tal vez una solución intermedia sea que lleguemos al dominio del hijo, que en muchos casos y familias ya está vigente. COMIENZAN LAS DIFICULTADES

Pobrecitos padres, cuando no les llueve les llovizna. En una actitud conmiserativa hacia ellos, habría qué considerar el oficio de padre ahora como el más difícil.

Comenzando por los padres solteros muy jóvenes, que pican y corren y, aun cuando no son muchos, los hay. Porque es una verdadera lástima que dejen embarazada a la muchacha y luego no acepten su paternidad. Pero nadie les enseñó a ser padres a edad temprana.

O los padres que sin ser solteros, por azares del destino o a resultas de “una metida de pata”, llegan al matrimonio jóvenes y cuando menos lo espean ya son padres de, ahora sí, más de 4. Cuando al lado de ellos hay a su vez unos padres amorosos y solidarios, no hay problema. Pero cuando se les deja solos a los pobres, ¡Cuántas penalidades!.

A los padres a quienes sin ser muy “chavos” ni muy viejos, los tiempos les han movido el tapete. Nos enseñaron a ser padres de otra manera, con el ejemplo a veces autoritario, a veces complaciente, a veces débil, pero funcionaba.

Mas se vino el gran cambio en nuestro entorno, y ahora parece que las cosas no funcionan. Claro, cuando quiere uno que marchen bien, porque habrá alguien a quien le sea indiferente siquiera que funcionen.

Sin embargo, los padres más atribulados deben ser los de mayor edad, digamos los ancianos. Muchos creen que a ellos de plano se les pasó el tren. Que ya no sirven par nada y aun cuando no tengan ya hijos en edad de crianza, continúan como padres para sus nietos pero ya nadie los toma en cuenta.

Sí señor, se acabó el tiempo en que el anciano era considerado un guía para la familia y una especie de patriarca. Lo que decía era mandato para la familia, pero ahora hasta los nietos lo corrigen y le dicen: “No abuelito, ya no es así, eso era en sus tiempos”.

Una categoría de padres merece especial tolerancia: los padres autoritarios, dominadores y represivos que tenían (o tienen si aún los hay) al hijo como propiedad. Por ellos sí los tiempos pasaron de noche, ya que ignoraban o ignoran que el hijo también tiene derechos y, aun cuando esté obligado al respeto, al amor, no está obligado a la sumisión abyecta, autodestructiva. Y la falta de sumisión es lo que más lastima a los padres autoritarios y por ello sufren cuando el hijo se defiende. Algo incomprensible para dichos padres, por eso merecen tolerancia.

PERO HAY DE PADRES A PADRES

De todas maneras, es muy padre ser padre. Es toda una bendición el haber recibido el don de la paternidad, el ser instrumentos para que la fuerza creadora del Universo se manifestara en un nuevo ser. Pero también es un aprendizaje ser padre. El comenzar una vida de experiencia novedosa e ir creciendo como padre junto con el hijo y al mismo tiempo ir descubriendo que de alguna manera vas reproduciéndote en él, en lo más noble que hay en ti pero ¡Ay!, a veces también en tus defectitos o defectotes.

El don de la paternidad biológica tal vez no se dé a todos. Y el don de la paternidad espiritual en sus máximas expresiones, tampoco. Pero todos podemos ser padres de más de 4 en el don de humanidad, lo que también es una bendición. Es gratificante ser un padre así, en una paternidad que, ésta sí, puede comenzar desde joven y prolongarse durante toda la vida.

Padre de un pensamiento que sirva para que otro prójimo a su vez encuentre la mejor manera de vivir. Padre de una actitud que a su vez haga ver al otro que la vida vale la pena, aun cuando a veces se manifieste en forma trágica.

Padre de una iniciativa, grande o pequeña, que permita activar voluntades para que las cosas mejoren, en la familia, en la sociedad y en el mundo. Padre de un sueño, que facilite a quienes te rodean, captar la diferencia entre lo que realmente vale y lo que aun cuando útil, es transitorio. Padre de un ideal compartido, que te permita no perder los estribos en medio del vendaval de los tiempos postrimeros del siglo y del milenio.

Y por encima de todo, paternal (aunque no paternalista) porque trates de ver con tolerancia la miseria ajena y en lo que puedas remediarla, porque después de todo hay alguna coincidencia de la propia limitación.

Aun cuando haya padres irresponsables, dominantes, autoritarios, más que por maldad por inercia y atavismos sociales, nunca deja de estar vigente la sabiduría tradicional que invita a respetarlos y amarlos. Esa sabiduría que conservan muchos padres ancianos, aparentemente inútiles, pero que de alguna manera calladamente conservan la savia de la vida.

En medio de una humanidad en dificultades, donde está faltando la verdadera fraternidad (no sólo la escrita en los textos), la verdadera maternadad (no sólo la de las celebraciones), la verdadera paternidad bien podría contribuir a nulificar la mentalidad de que “cada quien se rasque con sus uñas”, porque de ser así algunos las tienen más grandes y hacen mayores alborotos, como en el caso de los violentos.

Un espíritu abierto no tiene por qué temer la vorágine de los cambios que nos envuelven, mismos que al parecer no significan otra cosa que una metamorfosis o transformación (su significado es el mismo), una recreación, un renacimiento de la especie y con ella tal vez de toda la vida, a pesar de las apariencias en contra.

En ese sentido, los fundamentalismos (querer conservar a toda costa todo como está o estaba), aunque socialmente inadecuados y hasta riesgosos, representan un refugio ante el cambio y tal vez (sin justificarlos) en el llamado período de transición sea una necesidad al servicio del equilibrio mientras se ve más clara la dirección que llevamos.

Para el creyente, la dirección es hacia una Potencia superior, un Misterio de paternidad (o maternidad) que a nuestro modo de ver científico de hombres contemporáneos, causó la gran explosión del Universo y entretegió galaxias, constelaciones, estrellas, planetas y posiblemente vida esparcida por todo el Universo.

A esa Potencia creadora que sobrepasa al Cosmos, a ese “Pantocrator” (Todopoderoso, por Soberano), a esa Presencia Amorosa, los cristianos lo llamamos Padre. Pero como Jesucristo, también lo podemos invocar cariñosa y confiadamente como “Abba” (papá). O sea, dicho a la mexicana: “Papá Diosito”, el que cura (salva) de todas las heridas que podamos causar los padres de la Tierra.

(Publicado en GUIA, Semanario Regional Independiente, Zamora, Mih., México. VENTANAS, 5—B, 10 de Marzo de 1997) Reproducido en Mi Ziquítaro, Silviano’s Web

Copyright   (c) 2007 Silviano   Martínez Campos. Se autoriza la copia, la distribución y la   modificación de este documento bajo los términos de la licencia de   documentación libre GNU, versión 1.2 o cualquier otra que   posteriormente publique la Fundación   del Software Libre (Free Software   Fundation); sin secciones invariables (Unvariant Sections), textos de portada (Front-Cover Texts), ni textos de contraportada (Back-Cover Texts).Se incluye   una copia en inglés de esta licencia en el artículo Text of the GNU Free Documentation License.

CARTA DE LA TIERRA. Boletín, Mayo 2012

CARTA DE LA TIERRA. Boletín, Mayo 2012

MOSAICO, 3-V-012

senor de la piedad, la piedad michoacan

senor de la piedad, la piedad michoacan (Photo credit: juanpiadoso)

Martínez Campos, 3/V/012

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 3 de Mayo.- ALLÍ, EN MI ombligo del mundo, o sea Ziquítaro, hay uno de los barrios nuevos formado en y en torno de un cerrito que domina gran parte del poblado. Se llama, pues, el Cerrito de la Santa Cruz. Al principio de los setenta, se me ocurrió tomar unas fotos, con mi camarita infantil, desde otro barrio, Los Nopales Altos, hacia el Sur-Poniente, precisamente donde salían, al fondo el dicho cerrito y parte del entonces potrero de El Consejo, junto al Corral de los Toros, todo ello ahora densamente poblado. Alguna vez, hará también muchos años, subí con parte de mi familia “crucificada”, en excursión peatonal, al supradicho cerrito, cuya característica era, precisamente, albergar allí junto a un montículo de piedras, una Cruz de madera, junto a la cual crecía un chirimoyo. La característifa de dicho árbol, era que no dabas chirimollas, ni para remedio. Así es de que todo quedó en el recuerdo, porque chirimollo y cruz desaparecieron, tan sólo piedras quedaron de aquel simbólico lugar para los añorantes. ALGUNA VEZ EXPLICARÉ, tal vez en el juicio final, por qué llamo a Ziquítaro mi ombligo del mundo. Y por qué pretendió mi fantasía instalar una antena interplanetaria en el mero Cerro del Metate. De pronto diré que es el lugar de mis fijaciones, de mi regreso al pasado y al paraíso perdido de mi infancia, donde por cierto no todo eran florestas ni cantares, sino también había cruces, y pesaditas algunas. HACE RATO, A eso de las seis, escuché cohetes y ni por asomo creí que se adelantaran un día a celebrar mi santo. Ah, me quedé pensando, si es hoy el Día de la Santa Cruz. La patrona, si así se puede expresar, de los constructores. He admirado siempre a los constructores, aunque cuando por necesidad quise penetrar en su gremio, me hayan aguantado sólo tres días, en Tijuana, porque tal vez por verme joven desnutrido, el maestro me corrió luego de que me dio a entender que no podía yo ni con la carretilla, con la ventaja utilitaria, para mí, que no me escatimó mis tres dólares de sueldo. Manera franca de correrme, aún así más civilizada que en otros tiempos posteriores y en otras sutiles circunstancias. LOOR A LOS CONSTRUCTORES de antes, que nos dejaron para la admiración y el escrutinio de su profundísima sabiduría, pirámides, conjuntos urbanos de toda índole, templos, catedrales que juntan al Cielo con la Tierra. Y loor a los de ahora, luego de que con el matrimonio de la ciencia con la técnica, diseñan y edifican obras admirables de la ingeniería que serán la admiración de los que vienen. Y LOOR A todos nosotros, seres humanos de nuestro tiempo, quienes de veras estamos construyendo un mundo nuevo, luego de que nuestra debilidad histórica nos hizo ser infieles, en gran parte, a los arquitectos, ingenieros, planificadores que diseñaron todo “allá”, cuando el Gran Proyecto del Big-Bang , la Palabra que se hizo Universo, del cual somos parte. Y PARA RECORDAR que también somos constructores, inventamos fechas, calendarios, santorales, conmemoraciones, desde Día del Niño, Día del Trabajo, Día del Maestro,
Día del Agua, Día del Arbol, hasta el Día de la Madre Tierra y tal vez no tan lejos en el tiempo, Día del Hermano Cosmos, a la manera de Francisco el de Asís. DE PRONTO, EN todos lugares y también aquí, se festejó al Día del Niño

Así lo informó la presidencia: “Con una serie de actividades recreativas en manualidades y artísticas, el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de La Piedad, festejó a los niños de todo el municipio en el “Festival del Día Niño” que organizó en el Teatro del Pueblo. Poco más de dos mil niños acompañados de sus papás, se dieron cita en la plaza principal de la ciudad para disfrutar de la variedad de actividades como: pintura al gis en pellón, pintura en cerámica, decorado de brochetas con chocolate, así como concursos y demás dinámicas que se organizaron en honor de los infantes.Aunado a estas actividades los pequeñines pudieron disfrutar del espectáculo “Los Sueños de Cri Cri”, presentado por el Ballet Folklórico Yurécuaro México Internacional A.C. La presidenta del DIF, Carmen Lilia Rojas Abarca, en acto inaugural dio la bienvenida y felicitó a todos los pequeños, “Estamos muy contentos de que hayan asistido para poder festejarles este día, sabemos que son la alegría del hogar y queremos que hoy esa felicidad se multiplique y esperamos se diviertan a lo grande”. CIERTO, Y TALvez más que en otros tiempos, el mundo, nuestro único mundo, nuestra única morada, la Tierrita, está llena de cruces. No sólo las que dejan desolados hogares, grupos y naciones los violentos. los homicidas, sino las que deja a su miseria el sistema saqueador que está destruyendo la vida. Ya lo sabemos, nos estamos destruyendo. Pero al mismo tiempo surge por todos lados un movimiento, imparable y triunfador a la larga, de quienes reconstruyen desde los escombros lo que nunca debió tocarse, las mismas entrañas de la vida diseñada con Sabiduría y Amor antes del gran grito del parto inicial del Big-Bang. Y sí, es cierto, con una ayudita desde Arriba, sin perder nuestra libertad ni autonomía de seres creaturales, lograremos retomar la gran utopía desde aquí, y más allá, de una nueva Tierra y un nuevo Cielo. Y entonces sí, será la gran celebración, la Gran Fiesta y nuestra Tierrita será colocada frente al gran fuego para que sea el corazón del Cielo. (www.lapiedadymiregion.wordpress.com: http://www.ziquitaromipueblito.wordpress.com; http://www.silviano.wordpress.com).

EN ZACAPU. FAMILIA MEJIA CAMPOS. Fotos del recuerdo

FAMILIA MEJÍA CAMPOS. Fotos del Recuerdo

(Proporcionadas por Jesús Mejía Campos)

A la izquierda, Luis Ojeda Pérez, en la guerra. Con él, un amigo

Sacramento Mejía, Rafa López, Jesús López

Alfonso Ojeda Pérez

Alfonso, Emilio, Enrique, Jesús, Angelina, Guillermina, Lizet, Alfonsoti, Carmelita, Emilio Mejía. Festejando los cien años de José Mejía Cortés.

Amigos de Luis Ojeda Pérez, quien se fe  a la derecha de la foto.De la segunda guerra mundial.

Angelita Aguiñiga Mejía, y su abuelito Jesús Aguiñiga Duarte, en su cincuenta aniversario

Angelina Campos González y Francisco Mejía Campos

Angelina Mejía Aguiñiga

Angelita Mejía Campos y Francisco Mejía Ventura

Carmen Mejía Campos y su ahijada, hija de Lupe Vargas

Carmen Ojeda Pérez

Carmen Ojeda  Pérez, en otra gráfica

Catalina Salgado (2)

Catalina Salgado (3)

Catalina Salgado (4)

Catalina Salgado (1)

Chago Salgado Mejía, en su servicio militar en Mexicali

De izquierda a derecha, el Dr. Bicho, Sacramento Mejía, Francisco Arroyo, el Dr. Adolfo, un amigo, Jaime Rodríguez López y Rufitos

MOSAICO, 14-III-012

(Foto de Silviano)

Martínez Campos, 14/III/012

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 14 de Marzo.- NO NOS HAGAMOS pendejos, decía mi amigo y colega Cuco Molina cuando quería enfatizar lo obvio, durante aquellas charlas de café, en la ciudad de México, hará casi medio siglo, cuando nos reuníamos un grupo de amigos y colegas, antes de comenzar a reportear. Charlas que, como todas, no llevan a ninguna parte, mucho menos si son en torno a la “grilla” política; pero sí son importantísima razón para convivir entre cuates. Por eso retomo aquella “filosofía” cafetera para decir que siempre, pero sobre todo ahora, todos somos vulnerables. Todos, todos, algunos de una manera, otros de otra, será porque somos mortales. DIGO ESTO, SIN pretender descubrir el hilo negro y , refiriéndome a mi propia vulnerabilidad, ahora todo me parece obvio y no me refiero a las anécdotas que ahora parecen pintorescas, ni tampoco a los trances aquellos tan fuertes de una operación por aquí, otra por allá, o la gran crisis de salud hará décadas superada. Ni siquiera al resquemor último de si eso será o no cancerígeno, porque después de todo, aun cuando mortales, hay palabritas entre nosotros sobrecargadas, por el cus, cus del gran sufrimiento que provocan, lo cual tampoco es ajeno cuando percibido en seres queridos como la sufriente mamá Benita, hará unos 16 años, precisamente, este mes. De todas maneras, honor a la competencia médica y mi admiración a las maravillas del instrumental que facilita diagnósticos certeros y formidables ayudas para el discernimiento de los profesionales de la medicina, y tranquilidad de a quien corresponda. ME REFIERO, PUES, más bien a la vulnerabilidad a la cual como sociedad, hemos llegado. Me comentaban que ayer una pareja de personas de edad no encontraban, en la central camionera, la manera de regresar a su tierra, en un poblado de Guanajuato. Es que para volver, tenían qué pasar por Morelia, y a dicha capital michoacana no había ninguna salida de transportes, por el bloqueo. Vulnerables, pues, lo mismo de quienes acuden a la ciudad moreliana, por razones de atención médica, su trabajo, o sencillamente paseantes que tratan de volver a la ciudad. Ojalá el problema, que se supone complejo, pueda encontrar salidas con la sabiduría política que se atribuye al nuevo gobernador y con la que se presume debe tener la contraparte. Todos en la indefensión, pues, cada quien argumentando sus derechos. ¿Y las obligaciones?, podrían argumentar los más vulnerables. SI DE VULNERABLES se trata, no los hay más que aquellos que que se ven en trance de perecer luego de algún accidente, en nuestra sociedad mecanizada. Y allí están los cuerpos de auxilio para responder, en primer lugar la Cruz Roja, que se ha ganado a pulso, a través de los decenios, el título de benemérita institución. Aquí, como en todo el país, como lo hace desde hace 42 años, se realiza la colecta para fortalecer sus fondos para servicio de la comunidad. Según informaicón proporcionada por la presidencia, “El presidente del Consejo Directivo de la Cruz Roja en el municipio, Armando Nájera Alvarado, comentó, “La Cruz Roja brinda servicios asistenciales a toda la población. … el año pasado a nivel nacional se prestaron más de 1.5 millones de servicios de auxilio y 4.8 millones de servicios médicos; a nivel local se atendieron un promedio de mil 490 servicios, lo que representa un 70 por ciento de servicios en la ciudad y municipios vecinos de los tres estados”. Y por su parte, el alcalde piedadense Hugo Anaya Avila  dijo en su oportunidad: “Quiero aprovechar el momento parar felicitar a todo el equipo, por el arduo trabajo desinteresado y entregado que a diario desempeñan en beneficio de todos los ciudadanos y que en varias ocasiones no nos enteremos”,  DESDE LA ESFERA oficial, pero con participación de sectores sociales, se ha formado aquí un comité que se denomina de apoyo a los (pobladores) más vulnerables. Dicho comité quedó integrado por el presidente municipal, un regidor de cada fracción, tres representantes de la sociedad civil, jefes de tenencia de Río Grande, Ticuítaco, Los Guajes y el encargado del orden de la comunidad de la Campana, así como el delegado territorial de la Secretaría de Política Social del Estado. De esta dependencia, que diseña el programa, su titular Agustín Hernández Rosales expresó que “dicho programa tiene como meta beneficiar potencialmente a 141 mil 130 adultos mayores de 65 años que viven en condiciones de pobreza en los pueblos y colonias más marginadas de los 113 municipios del Estado”. PUES SI, TODOS, todos, somos vulnerables, una vez que nuestra Tierrita perdió su “tranquilidad” milenaria (en rigor siempre ha estado agitada, con nosotros o sin nosotros), por aquello de los transtornos ambientales, atribuidos en gran parte a nuestras formidables hazañas tecnológicas. Ya lo sabemos, por fortuna los noticieros y programas televisivos especializados, nos lo dicen día, a día. Es mejor saberlo, somos vulnerables . Y como ya lo sabemos, por eso hay lugar para la Esperanza. Y algunos auguran tiempos venideros luminosos, aunque no se crea. DE PRONTO, EN mucho sirve el arte, para no caer en el desánimo ni en la autoflagelación al considerarnos especie fallida. Y el arte, en todas sus expresiones, ha de servir de mucho. Aquí se llevó a cabo un festival michoacano, en el que participaron artistas populares de Tlazazalca, Zacapu, Chavinda y Paníndícuaro, entre otros y el director de Cultura del municipio, don Benjamín Buenrrostro, aseguró que hubo gran respuesta del público. Al mismo tiempo anuncio que a partir del próximo lunes comenzará aquí, un festival que será extensión del “festival Mundial de danza” que se celebra en la vecina población de Yurécuaro. Aquí podrán verse conjuntos de Bolivia, Argentina y Ecuador, así como de algunos Estados de nuestro país. (www.lapiedadymiregion.wordpress.com; www.ziquitaromipueblito.wordpress.com; www.silviano.wordpress.com).


MOSAICO, 8-III–012

Martínez Campos, 8/III/012

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 8 de Marzo.- DICEN QUE CADA quien habla de la feria según le va en ella y debe ser cierto, no faltaba más, porque no aprende uno por lo común las cosas, si a su paso por la feria no capta uno algo de ella. Caso de la educación En mi caso la considero de privilegio. Pero aun cuando a veces le digan a uno educado, cuando niño, cuando joven y mucho después, se agradece el cumplido (cuando joven muy agradable para el Narciso que lleva uno adentro). Pero en el interior de uno mismo se da cuenta que no tiene en realidad, lagunas culturales, sino mares, océanos. De todas maneras, la feria, digo la vida, es un aprendizaje y por mi parte me siento privilegiado, y agradecido, por la formación que recibí, la formal y la no tanto, la de la escuela de las aulas y la de la escuela de afuerita, esta que enseña golpeando, que enseña mimando, que enseña pro-vocando. No supe, o no pude, o no quise, llegar a los altos niveles académicos y, por lo que respecta a los humanísticos, me asomé a ellos, lo que me permitió un poco tomar a muchos de sus personeros como maestros, captar un poco de sus tesoros y luego poder divulgárselos al gran público a través de mi oficio de periodista Y COMO ARRIBA mencioné privilegios, ahora veo que todos mis pasos, en las aulas y fuera de ellas, fueron privilegiados. Mis dos o tres años de primaria (no estaban definidos) en la Escuela Rural Federal “Lázaro Cárdenas”, de Ziquítaro, capté lo que es vingular la enseñanza con el terruño, con la pequeña porción de mundo; en el Colegio Vasco de Quiroga de Penjamillo, aprendí el rigor suave de la enseñanza y la apertura hacia algo entonces (y ahora) indefinible para la mente infantil, la gran cultura cristiana: en la Escuela Apostólica de Puebla, aprendí lo que es el privilegio que disfrutan los niños cuando pretenden ser encauzados hacia nuevos, novísimos horizontes; en el seminario de Puebla, en los cuatro años que pasé por él, como que mi mente captó un poco la complejidad que envolvían dos mil años de historia a la Iglesia que desde su manto clerical me arropaba. En todos los casos, ahora lo veo, no podía desvincularse uno de su origen social ni hacer comparaciones en eso de que la vida social era dispareja, como ahora. Luego de la gran cátedra de la vida, cuando durante unos nueve años fue trabajador temporal aquí, y allá, como obrero, en trabajos de campo, empleado de fábrica, maestro improvisado, aprendí que no se nace con el privilegio de ser intocado por los conflictos. Después de eso, en la Escuela de Periodismo “Carlos Septién García”, durante cuatro años fue adiestrado para percibir un poco el sentido de las relaciones sociales y me fue dada la apertura al gran mundo, ese que nacía luego de la hecatombe cultural de los sesenta y luego en mi práctica periodística, con sus altibajos, me asomé al mundo contradictorio que se nos dejaba ver desde los círculos del poder omnimodo que entonces percibíamos y desde cuya influencia, a pesar de todo, nos esforzábamos los del gremio salido de la escuela, en ser ciudadanos conscientes y hasta donde se podía participar con el granito de arena, como se dice, en la gran transformación que se avecinaba en nuestro México y en nuestro mundo. Y el gran cambio para mi, aunado a las experiencias “subjetivas”. el curso elemental (elemental para el no especialista) de introducción al estudio de la Biblia, que me permitió asomarme al universo de nuestra tradición. Y EN ESAS estamos. Mi aprendizaje ahora (del profesional no digo nada, me introduje en el universo de la red y en él estoy), consiste, en mi ancianidad, según la cronología aceptada, en ponerme disponible. Y en esta etapa es difícil el aprendizaje. Porque disponerse para ver la vida desde la ventana y palpar los horizontes oscuros, aun cuando se adivinen un poco los luminosos, es difícil. Es pues difícil ser viejo, no por lo que falte, considero, sino por lo que sobra. Para qué todo eso por lo que se pasó, si allí se queda. Pero luego dice o piensa uno, no, no, no es inútil. Fue tu aprendizaje, para, según tus convicciones, “aprendas luego” a valorar mejor el aprendizaje de la verdadera vida, del “conocimiento” sin fin, del abrazo amoroso definitivo de la vida. Pero esto es una especulación que sobrepasa las aulas. MEJOR PERMITAME, MI amigable posible lector(a), recordar que durante veintidós años que tengo por aquí, he visto a La Piedad. Transformada, particularmente en su terreno de sus instituciones educativas. La UNIVA (Universidad del Valle de Atemajac, plantel La Piedad), insitución donde reportee cuando ni contaba con instalaciones propias y enseñaba en el Colegio Vasco de Quiroga. El Instituto Tecnológico de La Piedad, formador de ingenieros y profesionales calificados en áreas técnicas. La Universidad de León, la Universidad Veracruzana, El Colegio de Michoacán. Y Las instituciones más viejas, igualmente prestigiadas, como Preparatoria Mártires de la Reforma, que acaba de celebrar sus cincuenta años, promovida por el maestro Jesús Alcacio; la Preparatoria Natalio Vázquez Pallares, empujada por su director don Héctor Castro; el CBETIS 84, formador de jóvenes teórico prácticos; El Colegio Vasco de Quiroga, de alto nivel preparatoriano, al igual que el Colegio Juana de Asbaje, ambas instituciones de enseñanza en varios niveles, de primaria, secundaria y preparatoria. Y tantas otras instituciones, sin excluir las relativas a la comunicación, que son todas la médula espiritual, en cierto sentido, del alma de La Piedad, que siempre lo ha sido, pero ahora lo digo, también lo digo, mi ombligo del mundo. (www.lapiedadymiregion.wordpress.com; http://www.ziquitaromipueblito.wordpress.com ; www.silviano.wordpress.com).

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 308 seguidores